POR LA REINCORPORACIÓN

 

<
>

Emiliano, Roberto y Enrique (foto) son tres de los 120 trabajadores de Cerámica San Lorenzo que recibieron telegramas de despido. Son único ingreso para sus respectivas familias. En diálogo con EL TIEMPO coincidieron con que, de no ser reincorporados a la fábrica, ven reducidas sus posibilidades de conseguir empleo.

“Estoy acompañando al gremio en esta movida desde antes de saber que iba a estar afectado. Lo estuve charlando con mi familia, sinceramente, lagrimeando. Esto es totalmente desgarrador para nosotros. No tengo nada en vista y, por cómo viene encaminada la ciudad en general, pienso que no tengo posibilidades de nada. Sólo espero que el gremio y la fábrica me ayuden para poder seguir trabajando”. (Emiliano Zapata, 33 años de edad y 7 años y 4 meses San Lorenzo. Alquila, es padre de dos hijos y es única fuente de ingreso de la familia).

“San Lorenzo es una multinacional muy grande que tiene más de 140 empresas en el mundo y dice que está en crisis. No es así; lo sabemos nosotros que trabajamos todos los días. No tengo hijos pequeños que alimentar pero igual, a mi edad, nadie me va a dar trabajo, más en la situación que está viviendo Azul. Esta empresa de las puertas hacia fuera tiene una imagen y puertas adentro, con el personal, pareciera que no, que no nos necesitan, que somos un número”. (Roberto también es única fuente de recursos para su hogar. Tiene 60 años de edad y 14 en la firma).

“No está en crisis. Aparte, estamos hablando de un grupo que tiene muchas fábricas en todo el mundo. Estarán haciendo una reestructuración pero no pueden estar sacando los puestos de trabajo metiéndole presión a la gente. Si nos vamos de acá es ir a pasar miseria. Ojalá que la fábrica revierta la situación y la cambie totalmente”. (Enrique, 33 años de edad y con 8 años en la empresa).

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *