TORNEO APERTURA DE PRIMERA DIVISIÓN

Por una “petaca” empezaron los festejos de Chacarita

El tricolor no la pasaba bien, era superado ampliamente por Alumni y perdía por 1 a 0. Pero apareció Matías Palermo, primero para marcar la igualdad y luego para hacerse dueño de la mitad de la cancha y así controlar el partido. Con este empate en uno el equipo de Javier Burgos logró su objetivo de superar la serie y se clasificó a la final del Torneo Apertura. 

Matías Palermo cabeza al gol y decreta el empate del partido. Con este tanto, Chacarita consiguió darle vuelta al trámite del encuentro y consiguió su pasaje a la final. El 1 a 1 ya es definitivo. Los jugadores del tricolor celebran junto a su público el haber llegado a una nueva definición, algo habitual en los últimos años.
<
>
Matías Palermo cabeza al gol y decreta el empate del partido. Con este tanto, Chacarita consiguió darle vuelta al trámite del encuentro y consiguió su pasaje a la final.

Chacarita Juniors supo sobreponerse a un inicio adverso, donde fue superado claramente por su rival en el juego y caía por 1 a 0; con la igualdad en el tanteador logró emparejar el trámite, luego pasó controlar el cotejo, de esta manera se quedó con la serie y consiguió su pasaje a la final del Torneo Apertura de Primera División.

El tricolor llegaba a este encuentro la ventaja conseguida el domingo pasado en su cancha e iba a intentar jugar con la desesperación del local, que tenía la obligación de ganar por un tanto, para ir a la definición por penales.

Pero Alumni no le dio tiempo a nada al equipo de Burgos. Desde el comienzo mostró lo mejor de su juego. Una presión muy alta para recuperar la pelota cerca del arco rival y luego un juego vertical para aprovechar la velocidad de sus delanteros y volantes.

En un cuarto de hora espectacular el albinegro superó a su rival en todos los sectores del campo de juego. El partido se disputaba en cancha de Chacarita y a la velocidad que proponía el dueño de casa.

En ese lapso –a los 5 minutos- se puso en ventaja con un verdadero golazo de Kevin Guevara. El “Chino” recibió la pelota en el borde izquierdo del área, acomodó el balón con su cuerpo, y de sobrepique sacó un potentísimo remate que el balón viajó sin escalas al ángulo derecho de Darío Cáceres, solo alcanzó a mirar como caída su arco sin siquiera poder mover las manos.

Los jugadores de Alumni se movían a otra velocidad y eso le permitía recuperar rápido la pelota y una vez que la tenía en su poder atacaba con pases cruzadas –sobre todo de izquierda a derecha- aprovechando los desacoples que mostraban en los primeros minutos la dupla Castañares – Mingochea.

Llegando por ese sector Emiliano Mazzante tuvo dos oportunidades para convertir. Primero sacó un potente remate que Cáceres desvió; luego el volante albinegro no pudo controlar el balón y tuvo que tirar al piso para rematar y su suave disparo llegó a las manos del arquero tricolor.

El tricolor la única manera que tenía para salir era con pelotazos. Recién llegando a los 20 minutos uno de esos envíos le permitió generar un ataque. Jesús Zirilli apareció por izquierda, tiró un centro para la llegada de Matías Palermo, que se anticipó a todos y cabeceó de pique al suelo obligando a Ibáñez a esforzarse para evitar la caída de su arco.

De ese tiro de esquina, en el primer palo la peinó Mariano Escribano, la pelota pegó en el travesaño –con el arquero ya superado- y por atrás llegó el “Petaca” Palermo, que le ganó a Rodríguez,  para empujarla y decretar la igualad del cotejo. Su revancha por lo sucedido segundos antes.

El gol fue un golpe muy fuerte para el local del que ya no pudo salir y agrandó al tricolor. A partir de ese momento, Matías Palermo se hizo dueño de la mitad de la cancha y con ayuda de Olivera y Miglino empezaron a controlar el partido. El albinegro no podía hacer nada de lo hecho hasta ese momento y todo dependía de algún pelotazo o una corrida de Guevara.

Chacarita salía rápido de la mitad con un idea clara. Abrir la cancha, eso hacía que un central se fuera para el costado, el centro delantero se llevaba al otro central para el sector opuesto y a ese hueco lo atacaba con la diagonal del volante externo del otro sector o con una corrida de Palermo por el centro. De esa manera tuvo dos opciones para convertir, primero no pudo Miglino y luego Palermo se quedó sin velocidad y permitió que llegara al cruce De La Canal.

En el complemento el partido perdió en lucidez futbolística. Si bien seguía teniendo intensidad, los dos perdieron el circuito de juego y el encuentro empezó a ser más cortado y luchado. Los arcos le empezaron a quedar lejos a los dos.

El dueño de casa tuvo la más clara con un remate de Alexis Pouyannes, que reemplazó a un apagado Nicolás Canelo, que pegó en el palo derecha del arco de Darío Cáceres, el rebote le cayó a Mazzante y su disparo cuando tenía destino de red pegó en el cuerpo de Di Cataldo quién milagrosamente salvo a su arco.

Con el correr de los minutos, Alumni se fue desesperando y atacaba con mucho empeño pero sin juego asociado y no lograba inquietar a la última línea tricolor, que cada vez se mostraba más segura y sólida. Por su parte, Chacarita tenía el contragolpe a su disposición pero le faltó claridad para definir el encuentro.

El encuentro terminó empatado en un tanto, de esta manera Chacarita logró merecidamente el pasaje a la final del Torneo Apertura y ahora se enfrentará con Boca para dirimir quién es el mejor equipo del fútbol de Azul.

LA FIGURA

12092016_10_petaca

Matías Palermo

El petaca apareció en el peor momento de su equipo para convertir el gol del empate. A partir de ese momento el volante central se hizo dueño de la mitad de la cancha y así su equipo empezó a controlar el partido.

Con un gran despliegue Palermo siempre estuvo colaborando, ya sea en defensa o en ataque, con su compañero ya sea para recuperar el balón y mantener la pelota en poder tricolor.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *