EN UN MISMO JUICIO ABREVIADO

Por varios y diferentes delitos fueron condenados un hombre y una joven

 

Un tercer encausado, pero que todavía no ha sido juzgado, habría sido cómplice del varón en un intento de robo ocurrido en un campo. Y de la mujer, en dos robos que se registraron en un supermercado oriental. Al primero de los imputados -que está preso, registra varios antecedentes penales y fue declarado “reincidente”- le impusieron una condena de un año y siete meses de prisión que se tradujo en el dictado de una pena única de ocho años y once meses de cárcel. Además de ser considerado el coautor del mencionado intento de robo en el establecimiento rural, lo condenaron por un “abuso de armas”. A la joven le fue dictada una pena de dos meses de prisión de efectivo cumplimiento. En el juicio quedó probado que había sustraído diferentes elementos de dos vehículos. También, que en un supermercado oriental hizo una compra que pagó con una tarjeta de crédito robada. Y que a ese local había ingresado en dos ocasiones, cuando el negocio estaba cerrado, a robar.

 

Ninguno de los hechos tratados en este juicio abreviado los cometieron juntos ambos imputados: un varón y una mujer que fueron condenados.

Pero un tercer encausado que -señalaron fuentes judiciales- no aceptó someterse a este proceso, se convirtió en el nexo para que los dos fueran juzgados en el marco de este mismo juicio.

Según lo que se menciona en las instrucciones de las causas tramitadas, ese tercer imputado habría cometido uno de los hechos tratados en este juicio abreviado, un intento de robo en un campo, con el hombre que fue condenado. Y dos más, robos en un supermercado oriental, con la mujer a quien también le fue dictado un veredicto condenatorio.

En ese contexto, y hecha esta necesaria aclaración, ese juicio abreviado que se tramitó en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 días atrás sirvió para que un azuleño fuera condenado a “un año y siete meses de prisión de efectivo cumplimiento”, al ser hallado coautor del ya mencionado intento de robo en un establecimiento rural y por haberle disparado a un varón, aunque sin llegar a herirlo.

Identificado como Yani Paolo Grandicelli y de 37 años, en el mismo juicio abreviado fue declarado “reincidente”, en virtud de condenas impuestas por otros delitos con anterioridad, situación que hace que actualmente esté preso. Eso hizo, además, que le fuera dictada una pena única de ocho años y once meses de prisión, tras computar las referidas condenas anteriores que registra a modo de antecedentes penales con la que recibiera por los dos hechos tratados en este juicio abreviado, ilícitos por los que fue hallado “coautor” de un robo doblemente agravado por su comisión en despoblado y con efracción, en grado de tentativa; y “autor” de un abuso de armas.

En tanto, la joven que también fue condenada en este juicio abreviado fue identificada por voceros del TOC 1 como Yanina Miracco, de 25 años.

El juez Gustavo Borghi, que intervino en este proceso, le impuso una pena de dos meses de prisión de cumplimiento efectivo “por resultar coautora y autora penalmente responsable de los delitos de Hurto Simple (dos hechos), Defraudación (dos hechos) y Robo Simple, en concurso real”, según se mencionó en la resolución.

El varón

Una de las dos causas penales por las que Grandicelli fue sometido a este juicio abreviado estuvo relacionada con un intento de robo en un campo que está en jurisdicción de Cacharí y ocurrió el 12 de abril de 2013.

Aquel día, en horas de la mañana, quedó probado que el encausado y un cómplice -ese otro varón que finalmente no se sometió a este juicio abreviado- ingresaron con fines de robo a un establecimiento rural que se llama “El pingo” y está ubicado en el camino a “La Sofía”, a la altura del Cuartel XIV del Partido de Azul y aproximadamente a unos seis kilómetros del camino viejo a Las Flores.

Ambos lo hicieron “previo romper dos vidrios de la vivienda del establecimiento rural”. Y una vez en el interior de la casa, se apoderaron ilegítimamente de varios cubiertos y utensilios de cocina, una radio, un farol, ropa de cama y dos garrafas.

Pero no pudieron lograr el objetivo de llevarse las cosas, debido al “rápido accionar policial de la Subcomisaría de Cacharí, que procedió a la aprehensión de los mismos”, señaló el juez Borghi en el fallo.

Yani Paolo Grandicelli fue condenado también por un caso de abuso de armas que ocurrió en Azul el 9 de febrero de 2014.

Cuando era alrededor de la hora 21 de ese día, en un auto en el que circulaba junto a dos personas más, se hizo presente en una casa que está en Calle 5 entre Jujuy y Comandante Franco del Barrio El Sol. Y desde el interior del rodado, “disparó tres veces con un arma de fuego del tipo revólver” contra un varón al que no llegó a herir, que en ese entonces estaba con su esposa.

La víctima de este abuso de armas señaló que el accionar de Grandicelli estuvo relacionado con un robo que su tío había sufrido meses atrás. Y por ese ilícito el hombre declaró que sospechaba del ahora condenado en este juicio abreviado.

Pero nunca Grandicelli finalmente fue procesado por aquel robo ocurrido en un domicilio de Villa Fidelidad y que había tenido como víctimas a un hombre y a su mamá.

Por ese hecho, el mismo día de ocurrido, dos olavarrienses habían sido detenidos. A uno de ellos lo habían condenado en marzo del año pasado. Al otro, en marzo de este año. También, tras las realizaciones de sendos juicios abreviados.

La mujer

En el mismo juicio abreviado, a la joven Yanina Miracco la condenaron a dos meses de prisión a cumplir como autora y coautora de los delitos ya referidos anteriormente.

Uno de los hechos que cometió ocurrió el 5 de enero de 2013 en esta ciudad. Ese día, entre las 6.20 y las 12 horas, se apoderó de diferentes elementos que había en el interior de una camioneta Ford F 100 que estaba estacionada en Perón entre Alvear y Maipú.

Un estuche con cierre que en su interior contenía un carné de conducir del propietario del rodado, tarjetas de débito y crédito tanto del dueño de la camioneta como de su esposa, documentación del vehículo y una valija con herramientas fueron los elementos sustraídos en ese entonces.

Ese mismo día, además, quedó probado que la encausada “engañó” a uno de los responsables de un supermercado oriental que está sobre calle Maipú, frente a la Plaza “La Tosquera”, al adquirir mercaderías que pagó con la tarjeta de crédito sustraída horas antes. El monto de esa defraudación ascendió a los 254 pesos, según se indicó en el fallo.

Días más tarde el mismo local, cuando estaba cerrado, se convirtió en el lugar al que la joven ingresó con fines de robo en dos oportunidades.

Una de esas veces fue cuando habían transcurrido unos minutos de la hora cinco. En esa ocasión, Miracco lo hizo junto al otro coimputado que tiene ese hecho y que finalmente no se sometió a este juicio abreviado.

“Previo forzar la cerradura de la puerta de acceso” del negocio, se indicó en el fallo, fueron sustraídos 450 pesos y “tickets varios correspondientes a compras efectuadas con tarjetas de débito y crédito en ese lugar”.

Aproximadamente una hora después de ese primer robo, la misma pareja regresó nuevamente al local. En esa segunda oportunidad, para robar más dinero y documentación que había en la caja registradora.

Ambos robos quedaron registrados a través de las cámaras de seguridad instaladas en ese comercio.

Por último, Miracco también fue condenada por un ilícito ocurrido poco antes de la hora 19 del 31 de marzo de 2013.

Ese día, “se apoderó ilegítimamente de un estuche de anteojos color negro, marca “Patagonia”, que contenía la suma de cuarenta y ocho pesos con sesenta centavos ($48,60) y de un GPS, marca “Garmin”, color negro”, se indicó en el fallo.

Esos elementos estaban en un automóvil Renault 19 que se encontraba estacionado en Primero de Mayo entre Salta y Sarmiento de esta ciudad.

El dato

Un azuleño identificado por voceros judiciales como Jorge Alberto Florencio es quien también tiene que ser juzgado por el intento de robo en el campo por el que Yani Paolo Grandicelli fue condenado en este juicio abreviado y por los robos ocurridos en el supermercado oriental, delitos por los que en este mismo proceso fue condenada Yanina Miracco. El juez Gustavo Borghi señaló en la resolución que se excusaba de seguir interviniendo con relación a la situación de ese otro coimputado que tienen los hechos señalados. Lo hizo teniendo en cuenta que ya emitió opinión en el fallo de este juicio abreviado, al pronunciarse a favor de las condenas para los dos encausados por esos ilícitos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *