CLAUDIA BOGLIANO

Positivo balance de la primera jam de dibujo

Lo destacó la directora del Museo de Arte López Claro en referencia a la actividad que se desarrolló el viernes con la participación de 25 alumnos, en su mayoría estudiantes de la Escuela de Bellas Artes, con dos horas de arte en su máxima expresión.  

“Esta historia se está haciendo en Buenos Aires con muy buena convocatoria, así que decidimos hacerlo en Azul”, señaló Claudia Bogliano, directora del Museo de Arte López Claro. 
FOTOS NACHO CORREA
<
>
“Esta historia se está haciendo en Buenos Aires con muy buena convocatoria, así que decidimos hacerlo en Azul”, señaló Claudia Bogliano, directora del Museo de Arte López Claro. FOTOS NACHO CORREA

El pasado en el Museo de Arte López Claro se realizó la primera Jam de Dibujo. En la oportunidad, en el lugar se reunió una gran cantidad de estudiantes de Bellas Artes que fusionaron la pasión por dibujar con la música de jazz tocada en vivo a cargo de Martín Rodríguez, junto con una modelo improvisando poses para que los dibujantes dejaran salir sus líneas y colores.

La denominada jam session (a veces traducido como tocada o zapada) es un encuentro informal de improvisación musical. La definición clásica de una jam session surgió de George Frazier, quien aludió a una reunión informal de músicos de jazz, con afinidad temperamental, que tocan para su propio disfrute música no escrita ni ensayada.

Para conocer el resultado que tuvo esta experiencia, EL TIEMPO dialogó con la directora del Museo, Claudia Bogliano, quien realizó un balance de la jornada.

Detalles de la jornada

“Fue una linda experiencia; la gente, alrededor de 25 personas, se reunió para dibujar en simultáneo con el músico que estuvo tocando piezas de jazz y la modelo hizo alrededor de 20 poses”, dijo Bogliano.

Acerca de esta última artista destacó que “hizo un trabajo excelente porque es maestra de yoga; se quedó inmóvil durante 5 minutos, aproximadamente, en cada postura. Tuvo una muy buena repercusión en el público”.

Realmente “nos quedamos muy contentos porque en su mayoría eran jóvenes, fueron dos horas en un silencio y una compenetración para hacer los dibujos que era un placer observar. Fue una nueva experiencia en Azul; se quedaron todos encantados y vamos a tratar de repetirla de vez en cuando”.

Por último, Bogliano mencionó que “fue un balance muy positivo de la primera Jam de dibujo. Ojala se pueda reiterar. La gente se quedó muy agradecida y la calidad de los dibujos es para destacar. La verdad es que se cumplió lo que se quería realizar con la jam; misión cumplida”.

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *