La Nacion

Preocupación en el macrismo por la paridad con Cristina

<
>

Cambiemos redefinió su estrategia en la provincia; quieren evitar el debate económico y eludir la confrotación con el kirchnerismo; además se reforzó la presencia de figuras en el territorio

adie menciona la palabra “alarma”, aunque la preocupación es concreta y palpable. La paridad que refleja la mayoría de las encuestas entre los candidatos de Cambiemos y la ex presidenta Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires es motivo de conversación y análisis en cada una de las reuniones de la mesa chica de campaña, dónde sobresale la figura del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la omnipresencia del presidente Mauricio Macri.

“El cambio no es la economía, el cambio ya empezó, con un gobierno que dialoga y que hace lo que hay que hacer”, dijo el jefe de gabinete el miércoles por la noche, en una reunión con encargados de la comunicación bonaerense, porteña y nacional llevada a cabo en Costa Salguero. Según testigos, Durán Barba complementó la arenga con un llamado a no entrar en el “golpe por golpe” con Cristina ni con ningún otro postulante. “Ustedes tienen que ser lo más cercanos posible y no entrar en las discusiones de la política. No suma, a la gente no le interesa”, dijo el consultor estrella en ese cónclave.

En ese punto, casi todos coinciden: a Cambiemos le irá mejor en octubre que en agosto. Algunos creen en una “derrota pasajera” con Cristina el mes próximo, otros en una victoria ajustada. Nadie en un triunfo holgado. “Ganamos por 2 en esta, y por 8 en octubre”, pronostica Santilli, uno de los más optimistas, según quienes lo escucharon. “Una cosa es perder por un punto, otra por cinco”, advierten cerca de otro miembro del selecto grupo que toma las decisiones. “Estamos en el peor momento en las encuestas, hay mucha operación en un escenario parejo. Pero el escenario de agosto no será necesariamente el de octubre”, coinciden cerca de la gobernadora bonaerense.

En el Gobierno creen que Cristina Kirchner tiene un voto duro que quedará claro en su totalidad en las PASO. “Si queda primera sumará algún punto, pero no mucho más. En cambio, nosotros vamos a crecer seguro, la gente se va a poner como loca si ve que puede ganar en octubre, y Massa va a desaparecer”, creen en la comunicación de la campaña nacional, que encabezan Federico Morales y Guillermo Riera.

En el comando central de Balcarce al 400 hay también ironías. “Ahora Cristina nos copia la estética de los actos y está en su derecho, pero muestra algo que no es y eso la gente lo percibe”, afirmó a LA NACION otro de los responsables de la campaña.

En ese contexto, y para sumar “todo lo posible” en las PASO, los cinco primeros candidatos bonaerenses (Esteban Bullrich y Gladys González al Senado, Graciela Ocaña, Héctor Toty Flores y Guillermo Montenegro en diputados) comenzaron su campaña de “instalación” en los medios. “Queremos que los conozcan”, reconocen en el comando de campaña.

Cada uno de ellos se centrará en los temas que domina: Bullrich, Educación, González, lucha contra las mafias; Ocaña, corrupción, Flores, problemas sociales y Montenegro, Justicia y narcotráfico. ¿Y la economía? “En la provincia no se discute la economía, sí de seguridad, de las motos que reparten droga. Hay sectores a los que está yendo mejor y otros a los que todavía no llegamos. A esos hay que hablarles para que nos vuelvan a votar”, afirman cerca de la gobernadora bonaerense.

¿Y quien les va a hablar, además de los candidatos? Vidal, responden sin dudar en el comando de campaña. ¿Y el Presidente? “También, pero él va a repartir su tiempo en 24 elecciones”, contestan desde el búnker bonaerense. Peña y Frigerio, que se reparten la coordinación de la campaña nacional, son las otras dos figuras que estarán apuntalando. Aunque algunos prefieran desdramatizar, Vidal dijo que “la pelea contra las mafias se verá condicionada si no ganamos la elección”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *