DESDE UNIDAD CIUDADANA

Presentarán dos proyectos de ordenanza para declarar la emergencia laboral y alimentaria 

Sobre estas iniciativas brindaron detalles, en diálogo con EL TIEMPO, María Inés Laurini y Alberto Lencina, integrantes de ese espacio político en el ámbito local. Entre otras cuestiones, en la oportunidad se informó que esta acción surge de un relevamiento realizado en diferentes sectores de la ciudad. Según se dio a conocer, la idea es que puedan ser tratados en la próxima sesión del Concejo Deliberante.

María Inés Laurini y Alberto Lencina, referentes de Unidad Ciudadana en el ámbito local que dialogaron con EL TIEMPO. NACHO CORREA
<
>
María Inés Laurini y Alberto Lencina, referentes de Unidad Ciudadana en el ámbito local que dialogaron con EL TIEMPO. NACHO CORREA

Desde Unidad Ciudadana se presentarán dos proyectos de ordenanza cuyo objetivo primordial es que se declare la emergencia laboral y alimentaria.

Según se indicó, estas iniciativas “apuntan a resolver problemáticas que se reflejan en despidos en el sector privado y la administración pública. Además, preocupa también el dramático aumento en el número de chicos que asisten a comedores, que ya supera los cupos establecidos”.

En diálogo con EL TIEMPO, brindaron detalles acerca de estas propuestas María Inés Laurini y Alberto Lencina, integrantes de Unidad Ciudadana en el ámbito local.

“De caminar los barrios, de interactuar con la gente, de relevamientos propios”

De acuerdo con lo indicado, estos proyectos surgen desde un relevamiento realizado por este espacio político en diferentes sectores de la ciudad e ingresarán al Legislativo local a la brevedad para que puedan ser tratados en la próxima sesión del Concejo Deliberante.

En ese sentido Lencina mencionó que “esto tiene el respaldo de los vecinos, porque surge de caminar los barrios, de interactuar con la gente, de hacer algunos relevamientos propios. A partir de eso  surgen estas necesidades. Un tercio de los azuleños están con problemas laborales; los comedores escolares tienen cada vez más chicos y los cupos no aumentan, y el dinero por cupo tampoco se incrementa proporcionalmente a las necesidades”. En ese contexto es que “estamos pidiendo que tomen medidas para atacar esas problemáticas”.

“Se trata del modelo 30-70”

En lo que respecta a la situación laboral, Laurini manifestó que “a los numerosos despidos -concretos y reales- que se han dado, se suma la preocupación por la falta de expectativa que tiene -en general- la franja etaria que está entre los 18 y los 25 años, lo que sería el primer empleo. Además está la inquietud relacionada con que después de las elecciones siga habiendo despidos en el ámbito público”.

Paso seguido, Lencina hizo alusión a que “tuvimos despidos, por ejemplo, en Cerámica San Lorenzo, en el Molino San Martín, en la administración pública en general -dependencias estatales nacionales, provinciales y municipales-; cierre de comercios y disminución en las ventas; la oferta laboral para los cuentapropistas ha decaído notablemente; las Pymes están atravesando una difícil situación, la Cooperativa Pachi Lara también”.

Asimismo, Laurini remarcó que “había una sensación en la situación política de Azul de que el paso del Intendente a Cambiemos le iba a facilitar tener mejor trato en el nivel provincial y que eso iba a favorecer a la ciudad en cuestión de obras públicas y demás. La ciudadanía de Azul tiene que entender que el modelo económico lo termina afectando. Lo que está pasando con la Pyme textil de Cacharí es lo que pasa con todas las Pymes del país”. En idéntico sentido apuntó que “la entrada de importaciones las ha afectado duramente y el pedido del Gobierno Nacional de que se reconviertan solamente tienen la posibilidad de cumplirlo algunas empresas, otras no pueden”.

“Para una comunidad como Cacharí es muy preocupante esta situación: una pequeña empresa textil con 16 puestos de trabajo, que tenia una demanda que llevaba a planificar su agenda a ocho meses o un año y ahora se redujo totalmente, solicitó los REPRO -estuvieron siete meses pidiéndolos- y se lo aprobaron por tres meses -hasta agosto- y de ahí en más no saben qué va a pasar”, explicó Laurini también.

De igual forma, Lencina refirió que “se trata del modelo 30-70, que es para un 30 por ciento de los argentinos y el 70 queda afuera, pidiendo limosnas…que va a ser un trabajo”.

“Trabajar para mantener las fuentes de trabajo”

En caso de que se consiguiese a futuro la aprobación de la emergencia laboral se lograría, entre otras cosas, que “se frenen los despidos por un año, se crearía un comité de crisis intersectorial que pueda trabajar para mantener las fuentes de trabajo y de producción. Es tratar de generar espacios de diálogo operativos”.

“Como presentamos el proyecto a título personal, porque no tenemos ningún concejal que nos represente, se genera una limitación en relación a presupuesto y gastos,  en los considerandos sugerimos que se pueden impulsar cuestiones para mantener el empleo, como -por ejemplo- disminuir algunas tasas a los comerciantes, que no se sostengan los contratos y las becas, que se contrate mano de obra azuleña en la obra pública”, expresó Lencina.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *