PRIMER BICOMÚN EN AZUL

Bicomún es un acrónimo (palabra formada por las iniciales de otras), BIC: Bien de Interés Cultural, hace referencia a una figura jurídica que aparece en las leyes de Patrimonio Histórico Español. Cuando un bien patrimonial es declarado BIC, adquiere la máxima categoría de protección en lo referido a su conservación.

Procomún se define como los bienes que pertenecen a todos, que se heredan, se crean conjuntamente y que se quiere entregar a las generaciones futuras. El patrimonio, los bienes patrimoniales, forman parte de él y necesitan un modelo de gestión que nazca de la interacción de los miembros de la comunidad. Un concepto que a pesar de estar de actualidad, hace tiempo que existe.

De la unión de estos conceptos y de la reivindicación de que tienen que ir unidos nace BIComún. Categoría mancomunada de protección patrimonial.

Una palabra liberada en la red por el colectivo Niquelarte para nombrar a aquellos elementos patrimoniales que se necesita y se decide conservar “entre todos”, un término que en palabras del investigador Antonio Lafuente define espacios de encuentro y fricción entre lo pro público y lo pro común.

De categoría BIComún pasó a ser un medio (herramientas mancomunadas de protección patrimonial para la acción social), una propuesta en expansión que camina hacia la inclusión y el cambio social.

En el marco de la fiesta de los Artesanos se desarrolló el primer BIComún en la plaza Florentino Ameghino, esta novedosa herramienta de participación. Se trató de una iniciativa impulsada por el Museo Etnográfico y Archivo Histórico Enrique Squirru.

El sábado se realizó un BIComún sobre patrimonio rural y el domingo sobre patrimonio  urbano del partido de Azul.

Participaron activamente de esta experiencia varios alumnos de la Tecnicatura Universitaria en Turismo Cultural que se dicta en el campus universitario de esta ciudad.

Se montó una galería expositiva de fotografías en la Plaza Ameghino para que quienes pasaran pudieran participar colocando unas etiquetas de colores a cada fotografía. Las mismas estuvieron asociadas a una serie de preguntas que cada persona iba respondiendo. En todos los interrogatorios se pretendió dar un panorama general de lo que la gente quiere para con ese bien cultural en un momento concreto. Por ejemplo se preguntó si conoce el bien, si está bien conservado, si le gustaría reutilizarlo, etcétera. Luego se trabajara sobre los resultados obtenidos.

La propuesta viene también con una intención de ampliar las categorías de protección a nivel legislativo desde las administraciones públicas que normalmente se dan y que incluyen a bienes muy concretos pero no incluyen cuestiones que la comunidad reconoce y quiere visibilizar como tales.

Se pretende dar cabida a eso, a empoderar y a que la gente se apropie y tome decisiones sobre lo que quiere hacer con ese patrimonio cultural que tiene, que no solamente depende del Estado sino que también tiene derecho la gente de proponerlo porque es la que habita ese lugar.

El primer BIComún en Azul ha sido una experiencia de interacción comunitaria donde la gente ayudó a identificar los bienes de interés cultural. Asimismo se ha recogido muchas anécdotas que se desconocía sobre esos bienes.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *