FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Prisión en suspenso y multa para un joven al que condenaron por la sustracción de varios corderos

Las penas que le impusieron al encausado, un azuleño que tiene 24 años, fueron de dos años y ocho meses de prisión de ejecución condicional y el pago de una multa por un valor de siete mil pesos. Según quedó probado en este proceso, en octubre de 2014 había sustraído de una chacra de esta ciudad ocho lanares. El hecho lo cometió junto con otro joven y un menor de edad.

Un juicio abreviado tramitado en un Tribunal de esta ciudad por un caso de abigeato finalizó con una condena para un joven azuleño a una pena de dos años y ochos meses de prisión en suspenso y a otra consistente en el pago de una multa de siete mil pesos, informaron ayer fuentes judiciales.

El proceso se sustanció días atrás en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 y contó con la intervención del juez Joaquín Duba, quien halló al encausado autor penalmente responsable del delito abigeato calificado por la participación de un menor de edad.

El encausado fue identificado por fuentes judiciales como Matías Héctor Luna, un joven que tiene 24 años.

La pena de prisión de ejecución condicional que le fuera dictada en este juicio abreviado implicó que el juez que intervino en el proceso le impusiera, como habitualmente sucede en estos casos, diferentes pautas de conducta.

Las mismas, durante el plazo de un año, incluyen que el joven constituya domicilio y se someta al cuidado del Patronato de Liberados, como así también que se abstenga de usar estupefacientes y que no consuma bebidas alcohólicas.

“Dada la carencia de antecedentes penales que registra y demás circunstancias de las previstas en los artículos 40 y 41 del Código Penal, entiendo que resulta inapropiado imponerle una pena de efectivo cumplimiento”, señaló el juez Duba antes de fijarle las pautas de conductas ya referidas al joven.

Ocho corderos

El hecho materia de este proceso abreviado había ocurrido en Azul “entre horas de la noche del día 4 de octubre de 2014 y las 7 horas del día 5 del mismo mes y año”, señaló el juez del TOC 1 en el fallo.

En esas circunstancias, según los elementos reunidos en la causa penal que por este caso de abigeato se había iniciado, quedó probado que “Matías Héctor Luna junto a otras dos personas de sexo masculino, una de ellas menor de edad, ingresaron al establecimiento rural tipo chacra, ubicado en calle Industria entre sus similares San Juan y Catamarca de la ciudad de Azul, propiedad de José Luis Ramallo, y que una vez en su interior se apoderaron ilegítimamente de ocho animales ovinos propiedad de aquél, para luego emprender la retirada del lugar”.

La denuncia radicada en sede policial una vez descubierto el hecho por el propietario de los animales -a los cuales valuó en su totalidad en ese entonces en cuatro mil pesos- dio lugar a una investigación que luego derivó en la aprehensión del encausado y de otro joven como los acusados de cometer este ilícito.

Junto a ellos, policías del Comando de Prevención Rural habían arrestado a un menor de edad que también había participado en ese ilícito convertido días pasados en materia de este juicio abreviado.

Los efectivos de seguridad habían allanados los domicilios de Luna, del otro mayor de edad y del menor.

En esos procedimientos se incautaran ropas manchadas con sangre y otros elementos considerados de importancia para la investigación que por lo sucedido se llevó a cabo en formato de un sumario penal desde una fiscalía local.

Los mayores posteriormente fueron liberados, aunque continuaron procesados en ese expediente penal que días atrás derivó en la condena para Luna.

Cuando los acusados de cometer este hecho fueron arrestados en el Barrio Alfonsina Storni de esta ciudad, uno de ellos -el menor de edad- llevaba sobre sus hombros un cordero recientemente faenado, que luego se comprobó era uno de los animales sustraídos a Ramallo.

También, en un terreno de ese mismo barrio señalado, los policías recuperaron vivo a uno de los lanares sustraídos. Además, encontraron tres cabezas de corderos recientemente faenados y una bolsa de nylon que en su interior contenía vísceras y tres cueros de ovinos.

Otro de los corderos sustraídos fue encontrado por la Policía en una casa del barrio antes mencionado, el cual instantes antes los aprehendidos, entre ellos el joven condenado en este proceso, habían vendido.

Con la existencia del hecho y la autoría del encausado demostrados, el juez Duba escribió en el fallo: “Sin agravantes ni advirtiendo eximentes de la responsabilidad y no pudiéndose imponer una pena superior a la solicitada por el Fiscal, de acuerdo a lo establecido por el Artículo 399 del Código Procesal Penal provincial, corresponde condenar a Matías Hector Luna a las penas de dos años y ocho meses de prisión de ejecución condicional y multa de pesos siete mil ($7000) pagadera en diez cuotas iguales y consecutivas de pesos setecientos ($700) y costas, por resultar coautor penalmente responsable del delito de abigeato calificado  por la participación de un menor de edad, hecho cometido en Azul entre horas de la noche del día 4 de octubre y las 07.00 horas del día 5 del mismo mes del año 2014 del que resultara damnificado José Luis Ramallo”.

El dato

La defensora Oficial Adriana Hernández y el fiscal Javier Barda representaron a las partes en este juicio abreviado. Las penas impuestas al joven fueron las mismas que ambos funcionarios judiciales habían acordado, antes de que el representante del Ministerio Público Fiscal realizara formalmente la petición para la realización de este proceso.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *