HOY EN LABOULAYE

Productores del sur de Córdoba marcharán para reclamar obras contra las inundaciones

<
>

Reclaman que se aceleren los trabajos; la cosecha está demorada porque no hay piso firme para el ingreso de las máquinas.

EL DATO:

Un millón de hectáreas es la superficie afectada por los anegamientos en el sur de Córdoba; también es grave la situación en La Pampa y el noroeste bonaerense.

Productores y vecinos del sur cordobés se movilizarán hoy en Laboulaye para reclamar soluciones a los problemas causados por las inundaciones. Es la segunda asamblea importante esta semana; el martes se hizo una en Cavanagh, en Marcos Juárez, de autoconvocados por los desbordes de la laguna La Blanqueada.

Dino Garimano, presidente de la Sociedad Rural de Laboulaye, explicó a LA NACION que “la gente está cansada” y que la situación empeora, porque en varias zonas las napas ya superaron el nivel del suelo. En la asamblea, que será en el acceso a la ciudad sobre la ruta 7, buscan “encontrar soluciones a la catastrófica situación” de la región.

En los departamentos del sur cordobés hay alrededor de un millón de hectáreas anegadas; son de las mejores tierras agrícolas del país. La cosecha está demorada porque no hay piso firme para ingresar con las máquinas y decenas de tambos cerraron o redujeron hasta un 50% su producción.

Carla Zenzich, representante de los autoconvocados de La Blanqueada -sudeste de Córdoba-, dijo que el pedido es al gobierno central, porque las obras son “muy lentas”. Se hicieron los canales para llevar el agua de las subcuencas 5 y 7 hasta el río Carcarañá, “pero no dan abasto; la laguna crece cada vez más y pueblos como Isla Verde, Guatimozín y Arias viven en riesgo”.

En la asamblea, de la que participaron legisladores nacionales, el defensor adjunto del Pueblo de Córdoba y productores de todo el departamento (sólo faltó el intendente de Cavanagh), el reclamo fue “un accionar rápido y contundente” para evitar que los daños se profundicen, y también que se revean la ley de arrendamiento y el esquema impositivo que rige aun en condiciones de desastre.

Mónica Bessone, productora de Corral de Bustos -aguas abajo de La Blanqueada-, coincidió ante este diario que “si la Nación y Santa Fe no se suman a los proyectos no hay solución”, porque el agua “termina taponada en el límite entre las provincias”.

Contó la experiencia de trabajo conjunto entre productores, el consorcio caminero y Recursos Hídricos en Corral de Bustos, donde se recuperaron unos 200 kilómetros de camino, se pusieron en funcionamiento dos estaciones de bombeo y una tercera está a punto de terminarse. “Sin eso estaríamos cubiertos de agua, pero seguimos recibiendo el desagote de La Blanqueada y hay que avanzar en las canalizaciones para no terminar en un desastre”, sintetizó.

La Blanqueada recibe agua desde la zona sudeste (Arias, Alejo Ledesma) y desagua hacia el límite con Santa Fe, para después seguir al Carcarañá.

Antecedentes     –

Un grupo de mujeres del sudeste de la provincia envió una carta al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. A través de su contenido le piden precisiones sobre las obras que la provincia proyecta realizar sobre la ruta provincial 12 y en proximidades de la ciudad de Corral de Bustos-Infflinger, sobre canales a cielo abierto.

En agosto pasado, la productora Liliana Broda le escribió al presidente Mauricio Macri contándole el drama que viven: “Todo se trata del desastre hídrico que nos dejó a nuestra suerte por el ‘problemita’ de la maldita obra pública. Le ruego de rodillas: denos una mano por favor difundiendo nuestro vía crucis”, escribió.

Unos días después otro grupo, entre quienes estaba Zenzich, le entregó una nota personalmente al Presidente cuando fue a la zona y unas semanas después hicieron lo propio con Schiaretti, a quien le pidieron “un diagnóstico fehaciente y una planificación acorde” a los problemas generados por el agua.

Fuente: La Nación

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *