LA CONVOCATORIA SURGIÓ DEL ÁREA QUE DIRIGE ESTEBAN BULLRICH

Promecer participará mañana del “Primer Encuentro Público Privado por la Educación Rural y Agropecuaria”

: Verónica Torassa (derecha) junto a Cristina Seoane, cuando dos de las referentes del proyecto “Mejoremos juntos la calidad de la educación rural” dieron detalles de la participación que mañana tendrán en el Ministerio de Educación de la Nación. Fabiana Barbieri, directora de la Escuela 41 del Paraje Las Rosas, resaltó la invitación que tuvieron para el encuentro a realizarse en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
<
>
: Verónica Torassa (derecha) junto a Cristina Seoane, cuando dos de las referentes del proyecto “Mejoremos juntos la calidad de la educación rural” dieron detalles de la participación que mañana tendrán en el Ministerio de Educación de la Nación.

Verónica Torassa, por Azul Solidario; la inspectora de la rama Primaria, Cristina Seoane; y Fabiana Barbieri, directora de la Escuela 41 del Paraje Las Rosas, dieron detalles de la disertación que sobre el proyecto “Mejoremos Juntos la Calidad de la Educación Rural” harán ante los ministros de Educación de la Nación y de varias provincias argentinas. 

Un grupo de representantes de las 34 organizaciones no gubernamentales que participan del proyecto “Mejoremos juntos la calidad de la educación rural” van a disertar mañana ante funcionarios del área de Educación de la Nación y de distintas provincias que van a participar del “Primer Encuentro público-privado por la educación rural y agropecuaria”, a llevarse a cabo en la sede del Ministerio de Educación y Deportes de Nación.

Son objetivos del encuentro:

1-Promover el conocimiento de las organizaciones y de las acciones vinculadas con la educación rural y agropecuaria que desarrollan el sector público y el sector privado en todo el territorio nacional.

2-Favorecer la articulación de acciones vinculadas a la educación rural y

agropecuaria.

3-Articular acciones público/privadas para implementar a partir del año 2017.

La bienvenida a los expositores y asistentes al encuentro estará a cargo de Esteban Bullrich, Ministro de Educación de la Nación y otras autoridades. Acto seguido y, en el marco de los “Desafíos para la educación rural”, se dirigirán a los presentes representantes del Ministerio de Educación y de EduRural.

En la actividad se dará paso a la presentación de mapas educativos en la ruralidad, para en ese marco escuchar lo que tiene que decir el Estado y seguidamente el relato que tienen para hacer los referentes de tres casos “exitosos”, como son Azul Solidario- ProMeCER, Cruzada Patagónica y Programa Sembrador.

 

Un recorrido hasta la presentación de hoy

Para conocer otros detalles de la actividad, este diario participó de la conferencia de prensa que ofrecieron Verónica Torassa, por Azul Solidario;

Cristina Seoane, inspectora de Educación de la rama Primaria; y Fabiana Barbieri, directora de la Escuela N° 41 del Paraje Las Rosas, quienes junto con Analía Di Pascuali, directora de la Escuela N° 53 del Paraje Siempre Amigos, estarán hoy en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para narrarle al país en qué consiste el proyecto “Mejoremos Juntos la calidad de la Educación Rural”.

“El año pasado trabajamos 38 ONGs que estamos abocadas a ver cómo podemos colaborar con el estado con la educación pública para mejorar la calidad, tanto en escuelas rurales como en escuelas agropecuarias. Y llegamos a tres ejes de interés consensuados para poder presentarlos a los futuros gobernantes. Eso se terminó en julio o agosto y uno de esos ejes era el de la capacitación docente, de directivos e inspectores; el otro punto importante era todo lo que fuera infraestructura, no solamente lo que tiene que ver con lo edilicio sino también material pedagógico, caminos, recursos. El tercer y último eje fue la articulación público-privada y el trabajo en red en la que las 38 ONGs coincidimos que era una interesante modalidad de gestión para poder trabajar conjuntamente con el Estado. En nuestro caso nosotros venimos con Promecer, un proyecto que se inició en el año 2005 que se llama ‘Mejoremos Juntos la Calidad de Nuestra Educación Rural’ trabajado de la mano del sector público no solamente provincial sino también municipal. Somos una red local muy grande; empezamos siendo nueve instituciones y ahora somos más de catorce y hemos alcanzado interesantes objetivos y metas que nos habíamos planteado. Estos tres ejes fue lo que se le presentó al Ministerio de Educación de la Nación y se decidió hacer una primera jornada de educación rural y agropecuaria público privada en el Ministerio de Educación de la Nación. Se eligieron tres proyectos que fueran modelo de estos tres ejes y tenemos el orgullo de decir que Promecer fue elegido para ser expuesto como un modelo de gestión y trabajo en red. Como nos dan solamente 15 minutos para poder exponer y 10 minutos de preguntas no podemos ir muchos y si bien trabajamos en cuatro ejes que son educación, salud, mujer rural y cuidado del medio ambiente, nos vamos a enfocar solamente en lo educativo”, expresó Torassa.

La socióloga recordó que, en un primer encuentro con el ministro Esteban Bullrich que se realizó en el mes de abril pasado, “una de las primeras cosas que le plantee era que si queríamos mejorar la educación rural, si no había chicos sentados en el aula eso era imposible y que, para que haya chicos sentados, tiene que haber caminos accesibles”. “De alguna manera estamos planteando las ONGs no solamente promover la articulación público privada sino la articulación pública pública. O sea, que el Ministerio de Educación de la Nación pueda articular con Vialidad de la Nación y de la Provincia. Son detalles que me parece que tenemos que empezar a juntarnos todos con todos para encontrar soluciones”, agregó.

 

“Se ha creado capital social”

Torassa reconoció que ocupa un lugar de referencia en la red de instituciones que trabajan en Promecer, pero aclaró que la fortaleza está dada por el respaldo que tiene de las personas y entidades que la acompañan.

“No voy a negar el liderazgo, pero quiero decir que es un liderazgo en el cual hay un acompañamiento muy fuerte de las instituciones. Yo no tengo más que levantar un teléfono para cualquier cosa que enseguida hay respuesta de alguna de las instituciones. Eso es porque se ha creado capital social. No estamos bregando solamente por lo que es el capital humano, que son los chiquitos para que sus familias puedan decir que se quedan a vivir en el campo pero tienen posibilidades de tener atención de la salud y que hasta las mujeres puedan tener alguna actividad como por ejemplo los hilados o lo que quieran hacer. Esas escuelas que estaban aisladas una vez por semana se juntan, se socializan, empiecen a pensar que son parte de un grupo más grande sin necesidad de tener que irse o que se cierren escuelas, que son las únicas instituciones vivas que han quedado en la zona rural”, manifestó y agregó: “Siento una gran satisfacción por el acompañamiento que he tenido y la confianza, porque no se olviden que esto ha pasado por tres gestiones municipales de distinto político que entendieron que esto es un proyecto de la comunidad. Esto creo que es lo que le da fortaleza y que se sostenga. Tener esto legitimado teniendo a los ministros de educación de la Nación y de la Provincia escuchándolo, es muy probable que existan municipios que entiendan que entre muchos se pueden dar una mano para mejorar la calidad de la educación y en última instancia se trata de respetar la Convención de los Derechos del Niño, que es que todos los chicos tienen el derecho de acceder a la misma calidad educativa”.

 

“Las ‘quijotas’ del campo”

Torassa, en otro pasaje de la conferencia de prensa, admitió su admiración por las docentes que ejercen su profesión en la zona rural. “Yo siempre digo que las maestras rurales me despiertan una admiración increíble. Yo las llamo las ‘quijotas del campo’. Durante muchos años trabajé con maestras de escuelas periféricas pero nunca con maestras rurales y esto es un hallazgo que hice yo en 2004. He visto maestras enseñando en tranqueras porque no podían acceder. Esto la ciudad no lo sabe y es bueno que se sepa que no porque sean pocos tienen menos derechos”, indicó.

En este punto hubo plena coincidencia con lo expresado por la Inspectora de Primaria, quien señaló: “Tenemos docentes que llevan más de 15 años en el ámbito rural. En el marco de la profesión es una elección de la docente rural”.

Seguidamente Cristina Seoane resaltó algunos de los resultados que arrojó la labor que se viene trabajando en red.

“Para nosotros es un halago de tener esta posibilidad de poder socializar en un ámbito tan jerarquizado como es el ministerio de Educación de la Nación una propuesta que en nuestro distrito se viene desarrollando desde el año 2005 a partir de esta articulación de lo público y lo privado, donde la ONG Azul Solidario es quien coordina esta articulación. Por un diagnóstico que hace Verónica y su equipo de colaboradores se puede evaluar la necesidad de pensar alguna propuesta que permita sostener el arraigo de los niños en el ámbito rural y a su vez ofrecer igualdad de oportunidades educativas para estos niños que viven en el ámbito rural. Surge este proyecto de ‘Mejoremos Juntos la Calidad de la Educación Rural’ que se comienza a desarrollar a partir de agrupar escuelas rurales por su cercanía y semanalmente se encuentran para poder tener módulos de las materiales especiales a las que los chicos del ámbito rural no tenían acceso. A partir de esta propuesta es que comienzan a tener la misma carga curricular pedagógica de lo que tienen los chicos en las escuelas urbanas. Tienen plástica, educación física, educación artística e inglés. También se fortalece con propuestas como informática, lo cual fue muy innovador para la educación rural. Una de las grandes virtudes de este proyecto es que se ha podido sostener durante más de diez años, ya tiene identidad propia y somos reconocidos en la región justamente por esta propuesta”, afirmó.

Seoane expresó que, lejos de estancarse, el proyecto “se fue ampliando” y hoy ya son una realidad los jardines rurales de matrícula mínima. “Hasta hace uno o dos años teníamos dos y hoy contamos con 16 que funcionan en forma conjunta con las escuelas rurales. Esperamos que esta propuesta se pueda replicar en otras regiones y en otros distritos de la provincia y de las demás provincias y a la vez fortalecer aún más esta iniciativa”, mencionó.

 

“Un trabajo muy en conjunto”

A su turno, la docente Fabiana Barbieri se refirió a la importancia de la invitación que tuvieron del Ministerio de Educación de la Nación, donde se podrá poner de relieve la función que realizan las maestras rurales en una labor codo a codo con las familias.

“Desde el año 2009 que estoy en la escuela rural. Yo había estado antes como docente de Inglés y después quedé como directora de esta escuela (del Paraje Las Rosas). La convocatoria a este encuentro en sí nos sorprendió y a la vez nos abre un gran panorama de un programa que no tiene techo. Nosotros día a día vamos a la escuela, sufrimos los caminos. El nuestro es un trabajo muy en conjunto porque más allá de que a veces llegamos y otras no llegamos, la familia es como que se carga al hombro la educación cuando le estamos dejando tarea como para articular. La familia rural es como que cumple un gran rol porque, cuando volvemos, han hecho todo lo que han podido hacer en su casa”, aseguró.

Barbieri ratificó emocionada el orgullo que implica, en su caso, ser maestra rural. “Mi lugar es ser maestra rural. Siempre digo que nosotras tal vez demos mucho como maestras, pero lo que recibimos es incalculable. Eso te llena el alma”, dijo la docente, para subrayar que “el lograr que la brecha entre aquel chico que llega a la escuela traído por su padre en auto y el nene que acude por sus propios medios, es la lucha de cada día”.

“A través de Promecer y Azul Solidario tenemos muchas posibilidades de trabajar en eso. Siempre se nos van dando herramientas para que nosotros tengamos para trabajar con nuestros alumnos y que ellos puedan tener la mayor cantidad de posibilidades posible y la respuesta de los chicos también es diferente. Se enganchan con las propuestas y logramos tener una asistencia muy regular. Ellos disfrutan de lo que hacemos más allá de estar con sus amigos o compañeros”, indicó Barbieri.

 

Actividades que contagian

Al decir de la directora de la Escuela N° 41, las actividades que se han ido agregando en los colegios rurales, despertaron el entusiasmo del alumnado.

“Gracias a Azul Solidario no sólo tenemos las áreas especiales sino otros espacios con personas dedicadas a dar talleres de circo, de murga, de canto, se formó una banda rural y todo eso entusiasma muchísimo a los alumnos y en los encuentros, más allá de estar en estas actividades, se planean muchas otras cosas (talleres de huerta, fútbol rural, murales que reflejan la historia de los distintos parajes y es una forma de identificarse)”, sostuvo.

“Cada vez que tenemos un acto es una unión de las comunidades, porque van los vecinos, las familias y los mismos chicos. Son ocasiones que todos esperan para compartir”, agregó.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *