BRINDIS EN EL OBRADOR MUNICIPAL

“Puede parecer extraño estar tan ligado al personal pero toda mi vida fue así, y no voy a cambiar de viejo”

 

La expresión surgió de Jorge Sarasola, director de Vialidad Urbana, Hidráulica y Pavimento cuando ayer al mediodía conversó con este diario para hacer un primer análisis de lo que será su gestión al frente, por ejemplo, de un Plan Integral de Bacheo. En un clima de total camaradería, el funcionario y los empleados del obrador participaron de un sencillo brindis de Fin de Año.

 

Escribe: Augusto Meyer

de la redacción de EL TIEMPO

 

 

<
>

 

 

Los trabajadores municipales del Obrador parecen haber encontrado, como quien dice, “la horma a su zapato”: un funcionario que se pone el overol y que participa, a la par de ellos, de esta dificultosa etapa devenida por la falta de herramientas e implementos indispensables para reconstituir las devastadas calles de la ciudad. Ayer, más allá de realizar un primer análisis de la tarea que tiene por delante Jorge Sarasola como responsable de la Dirección de Vialidad Urbana, Hidráulica y Pavimento, la idea de EL TIEMPO fue presenciar el brindis de Fin de Año entre el funcionario y los obreros. El encuentro se desarrolló en completa armonía a punto que uno de los trabajadores dialogó con este diario y confió que Sarasola tiene todo el apoyo de los empleados del Obrador. El trabajador aclaró que siempre hubo voluntad para trabajar pero que, hasta la asunción de Hernán Bertellys como intendente, no contaban con la materia prima necesaria para tapar los pozos con el camión bacheador.

En las expresiones de los dos entrevistados y el clima reinante en el predio situado en la Avenida 25 de Mayo Norte era evidente que todos hicieron una  vuelta de página y, con los escasos materiales y herramientas disponibles,  salen a solucionar los inconvenientes generados por la inacción de la gestión Inza en materia de mantenimiento de calles.

Sarasola es uno de los funcionarios que, al aceptar el cargo, no preguntó cuál sería su salario de bolsillo y ayer, en la nota con este matutino, hasta pidió que la comunidad ejerza un control de la tarea que tiene por delante.

“Acá estamos con los muchachos festejando el fin de año, dando cuenta de la cordialidad que hay entre funcionario y empleados. Acá yo soy funcionario por accidente, pero hay que valorar la gente que tenemos en este sector, que colabora en lo que sea. Tenemos choferes trabajando con la pala porque camiones no hay. Dentro de lo que podemos tratamos de cumplir lo más posible con los pocos elementos que tenemos. Pero vamos a salir adelante”, expresó Sarasola. “Ya estamos en marcha con el bacheo, estamos tratando de reparar las máquinas para salir a arreglar las calles de tierra y encarar la limpieza de desagües pluviales. Estamos faltos de vehículos; ya se irá recomponiendo la situación pero lo principal lo tenemos, que es el recurso humano. Un recurso humano importantísimo que es un solo grupo; las tres secciones se han juntado y estamos trabajando en común para solucionar los problemas lo antes posible”, agregó.

 

“Con lo poquito que tenemos”

 

Consultado Sarasola sobre los implementos que encontró cuando pisó por primera vez el Obrador Municipal, una vez que fue puesto en funciones como director, dijo que “encontrar encontré poco, pero vamos a restaurar lo que se pueda y conseguiremos alguna ayuda por parte de la intendencia. Hay prioridades, como el hospital o EcoAzul, pero vamos haciendo lo que se puede con lo poquito que tenemos”.

Respecto del estado anímico del trabajador que tiene a cargo, señaló que “esta gente estaba un poco caída pero yo le di señales claras. Acá no hay botines ni ropa; siempre les hicieron promesas y nunca se las cumplieron”. “Mi objetivo, aparte de hacer los trabajos que hay que hacer, es que la gente tenga la seguridad que va a tener todos los beneficios que le corresponden. No es necesario que tenga sindicato y, el que lo tiene, puede estar afiliado al gremio que sea pero acá el que tiene que preocuparse de que el empleado esté bien es el funcionario. Yo estoy con la gente y si bien a mí me tocó ser funcionario, voy a trabajar para que ellos tengan los beneficios que les corresponden”, amplió.

 

“Acá no hay traslados ni renuncias”

 

En otro tramo de la nota con este diario, Sarasola señaló que “puede parecer extraño que uno esté tan ligado al personal pero toda mi vida fue así, y no voy a cambiar de viejo”. “Ya me conocen los muchachos. Soy de una sola palabra y acá no hay traslados, no hay renuncias ni nada. Acá finalizamos con un brindis…económico pero para el año que viene lo haremos con asado y todo, si es posible. Festejamos con una sidra o con un mate, pero lo importante es estar todos juntos”, advirtió.

También mencionó que si bien hay maquinarias que podrán ser reparadas para volcarlas a la calle, aclaró que “todo movimiento grande de tierra no se va a poder hacer por el momento. Estamos ya en campaña para ir reparando lo que se pueda”. La crisis financiera que la gestión Inza dejó la comuna impactó en distintas áreas del municipio, y el Obrador no es la excepción. “La gente que habla mira al empleado municipal (como haciéndolo responsable del estado de las calles) pero si al empleado municipal no le das los elementos, no pueden solucionar nada. Hay que darles los elementos para que ellos puedan cumplir con sus tareas”, afirmó.

 

No se impone plazos

 

Sarasola negó que se auto imponga plazos para la labor a realizar, a la vez que recalcó que “el bacheo es un trabajo de todos los días y, con lo poco que hay, hay que hacer mucho”. “Los pozos se van a ir tapando y la gente lo que tiene que hacer es controlar a todos. Tratar de impartir justicia con el pasado pero controlar el presente para que no vuelva a suceder. Porque todos somos buenos pero, si nos controlan, somos mejores”, consideró.

Dijo que no le sorprende la ayuda que está llegando a la gestión de parte de empresarios e instituciones privadas, “porque uno conoce la gente que ayuda y lo conocen a uno”. “Cuando voy a pedir fiado a cuenta mía, me dan y, si vas de parte de la Municipalidad, no te dan nada. Ya se irá normalizando y la gente volverá a fiar cuando vayamos de parte de la Municipalidad”, añadió.

Preguntado acerca de por qué aceptó el desafío de sumarse al gabinete, respondió: “Una cuestión de ego quizás, porque yo ya estaba retirado y no tengo problemas económicos como para tener que trabajar. Me puse en contacto con Hernán (Bertellys) para ver qué se podía hacer. Si bien no soy político, le doy una mano y lo apoyo en todo porque es una persona diferente. Estoy totalmente convencido, conociéndolo a Hernán, que salimos adelante sí o sí”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *