Pusieron en marcha un nuevo modelo productivo para incentivar al biodiésel  

El plan oficial consiste en producir y comercializar el combustible, integrando diferentes cadenas productivas. Buscan llegar al 2,5% del diésel provincial.

El Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires presentó un proyecto para entrar a jugar fuerte en el mercado del biodiesel.


En un intento por apuntalar una industria que se encuentra fuertemente relegada, el Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires presentó un proyecto para entrar a jugar fuerte en el mercado del biodiesel.
La cartera dirigida por Leonardo Sarquís destacó que actualmente en la provincia se procesa sólo el 13% de la soja que se produce y que con este plan se aspira a que sea el 50% de la producción, y que a partir de ahí, se elabore biodiesel en base al aceite de la oleaginosa resultante.
“Se llegaría así al 2,5% del mercado de diésel provincial, lo cual generaría alrededor de 500 puestos de trabajo directos”, afirmó la cartera a través de un comunicado. Además, estimó que se podrían generar más de 2300 empleos indirectos, por esta actividad. “Buenos Aires también tiene que ser protagonista en todo lo concerniente a las energías renovables, en la producción de biodiesel. Y el Ministerio tenemos muchos proyectos importantes que están en curso, por eso auguramos que vendrán importantes inversiones en los próximos meses”, sostuvo Sarquís.
Según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), la industria de biodiésel en el país cuenta con 37 fábricas, y una capacidad de producción anual conjunta cercana a 4,4 millones de toneladas al año.
En 2016, esa industria produjo cerca de 2,6 millones de toneladas de biodiésel, de los cuales se exportaron 1,6 millones. Lo curioso es que la gran mayoría de las fábricas de este biocombustible se encuentran en Santa Fe (prácticamente la mitad), y específicamente en el Gran Rosario (donde se localizan las siete plantas más grandes del país).  Allí se encuentran por ejemplo cuatro importantes plantas como la de Louis Dreyfus, en General Lagos, con una capacidad de producción anual total de éster metílico de 610.000 t/año; Renova (Timbúes); Patagonia Bioenergía (San Lorenzo); y Terminal 6 (Puerto General San Martín) con una capacidad de 480.000 t/año, respectivamente. En Buenos Aires, por su parte, existen 12 plantas industriales de biodiésel, algunas con capacidad de hasta 50.000 toneladas anuales como máximo, destacaron los datos de la entidad rosarina.
El proyecto está destinado a producir y comercializar biodiésel, basado en la integración de diferentes cadenas productivas, en el marco del Plan de Bioeconomía bonaerense. Se prevé que los biocombustibles puros se gestionen a nivel provincial y originen un sistema interno de producción y comercialización en cada municipio.
También el proyecto presentado apuesta a integrar la cadena de producción animal con la de producción de biocombustibles, en busca de potenciar el impacto de agregado de valor en el 300% sobre el subproducto original. “La producción de biodiesel y el uso de este biocombustible en el sistema de producción de soja, maquinaria, transporte y adecuación, podría definir una producción carbono 0, hecho de enorme relevancia en el mercado competitivo internacional de commodities”, afirmaron.
Como antecedente, a mediados de 2017 la cartera agroindustrial comenzó a elaborar biodiésel a base de aceite de cocina usado, una fuente de energía implementada a modo de prueba en tractores que forman parte de la flota ministerial. Ahora, el plan incluye al biodiesel producido en base a aceite de soja, y tiene como objetivos específicos la innovación, capacitación y comunicación “a fin de facilitar nuevos bioemprendimientos en el territorio bonaerense que permitan originar agregado de valor en origen y con ello una mayor generación de empleo con arraigo”, destacaron.
Fuente: El Cronista Comercial, Buenos Aires 
 
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *