UN ROBO A UN COLECTIVERO

“Que busquen al verdadero culpable, él es inocente”

Un joven está detenido desde el martes de la semana pasada. Lo acusan de un asalto a un colectivero que en Azul se produjo el 26 de febrero último. Ayer, en una rueda de personas que se hizo en sede policial, el chofer víctima y una pasajera lo identificaron como el sujeto que cometió el ilícito. Pero la pareja y la madre del ahora imputado sostienen que no es el autor de ese “robo agravado por el uso de armas” por el que actualmente está preso.

 

Norma Noemí Tomazo y Jaqueline Espán. Respectivamente, la madre y la pareja del joven que está detenido por el robo al colectivero.NACHO CORREA
<
>
Norma Noemí Tomazo y Jaqueline Espán. Respectivamente, la madre y la pareja del joven que está detenido por el robo al colectivero.NACHO CORREA

Un robo a un colectivero que se produjo en esta ciudad el pasado 26 de febrero tiene detenido desde días atrás a un joven que, en el marco del sumario penal que se está instruyendo, está ahora acusado de ser el autor del hecho.

Ayer por la mañana, durante una rueda de identificación de personas en la Seccional Primera local, el detenido fue reconocido por el chofer asaltado y por una pasajera del micro como el mismo sujeto que llevó a cabo el ilícito.

Pero la madre y la pareja del joven sostienen que él no es el autor de ese episodio delictivo por el que actualmente está preso en la Alcaidía de Sierra Chica.

“Que busquen al verdadero culpable, él es inocente” pidió ayer durante una entrevista con EL TIEMPO Jaqueline Espán. La mujer, de 31 años, es la actual pareja del joven al que acusan de este robo agravado.

De 24 años y llamado Matías Alberto Blando, había sido detenido durante el transcurso de la semana pasada, un día después a que policías realizaran un allanamiento en la casa donde vive con su pareja y los dos hijos de la mujer.

Tras ese procedimiento, al día siguiente -según contaron ayer a este diario su pareja y su mamá- Blando concurrió a Tribunales para averiguar sobre los motivos que habían derivado en que policías allanaran su domicilio, ocasión en la que fue detenido por ese robo a un chofer de la empresa de transportes de pasajeros “La Unión”.

“Cuando fue a preguntar a Tribunales, lo detuvieron”, contó la madre del joven, llamada Norma Noemí Tomazo y de 44 años, sobre lo que había pasado con su hijo el martes de la semana pasada en el Palacio de Justicia local.

“Tenemos testigos, él estaba en su casa”, dijo también. Y ese mismo concepto lo reafirmó la pareja de Blando, al sostener que el domingo 26 de febrero, a la hora en que el robo se produjo, su concubino estaba con ella y con otros amigos, cenando todos juntos en la vivienda que días más tarde la Policía allanó.

Reconocido

En la rueda de personas que se hizo ayer a la mañana en sede policial, a Blando lo identificaron el chofer asaltado y también una mujer que -acompañada por una menor- viajaba en el micro cuando este ilícito se produjo.

“Lo identificaron el chofer, que supuestamente antes no lo identificaba y ahora lo reconoció. Y también una mujer que iba en el colectivo”, contó la madre de Blando.

Según sostuvo, el hecho de presentarse ante los medios para hablar del caso que lo tiene detenido a su hijo obedece a que está convencida de que él no fue el autor de este robo que le están imputando.

“Por ahora nos dicen que tenemos que esperar, mientras él sigue detenido en la Alcaidía. El viernes pasado lo fuimos a visitar. Mi hijo está preso sin tener nada que ver”, dijo ayer Norma Tomazo.

En presencia de funcionarios de la Defensoría Oficial que está asistiendo a Blando en este proceso judicial y de la Fiscalía desde donde se está instruyendo la causa penal, en el reconocimiento llevado a cabo ayer a la mañana en la comisaría primera Tomazo y Espán contaron que “nos llevaron a una cocina para que no tengamos contacto con los testigos y para que tampoco pudiéramos ver la rueda”.

“Él es inocente. Tenemos testigos de que estaba en su casa cuando el robo se produjo”, reiteró la madre de Blando, más allá de esa rueda de personas llevada a cabo ayer en sede policial cuyo resultado parece complicar la situación procesal del joven.

Cuando ese domingo 26 de febrero que pasó el robo se produjo era alrededor de las 20.30.

“A esa hora, con Matías estábamos en nuestra casa. Estábamos con mis hijos y dos parejas amigas que esa noche se quedaron a comer. Y él no se fue nunca de ahí, en ningún momento salió”, señaló Espán.

“Después, cuando yo me enteré que lo detuvieron en Tribunales, fui para decirle que se acordara quiénes habían estado con él en su casa ese domingo a la hora del robo en el micro”, dijo la madre de Blando, que ahora espera que esos testigos con los que -según afirmó- cuenta sean citados por la Fiscalía actuante en la causa penal para que declaren.

La mujer, agregó, espera también declarar como testigo, después de que días atrás se había entrevistado con el colectivero asaltado y mantuvo una charla con él donde grabó declaraciones en las que al parecer el hombre no señalaba a su hijo como el autor del robo, más allá de que ayer en la rueda de identificación de personas sí lo reconoció como quien cometió ese ilícito.

“Yo hablé con el colectivero. Tengo una grabación. Ahora me tienen que citar para poder presentar esa grabación porque me tienen que tomar como testigo”, dijo la madre del joven acusado de este robo.

Tomazo sostiene que la Policía “armó todo esto y al chofer le mostró fotos de mi hijo, que tiene antecedentes” y así lo vincularon al joven con el robo.

Su madre reconoció que Blando “es adicto a las drogas” y que llegó a estar preso durante un año.

“Cuando salía, le daba lo mismo sacar una pala y venderla que cualquier cosa. Una vez lo agarraron en una casa robando y estuvo preso seis meses. Y después le salió otra condena, también de seis meses, por otro robo. Pero nunca por una cosa así como por la que ahora lo están acusando. Mi hijo estaba en libertad hacía un año y medio y estaba trabajando en el basural, en la parte del reciclado”.

Sobre la acusación que ahora pesa sobre él, la pareja del joven afirmó que a la Policía “le vino al pelo porque el asaltante se bajó a una cuadra de donde vivimos nosotros. Nosotros vivimos en Leyría y Salta y el ladrón se bajó en Castellar y Salta”.

Y más allá de la identificación como el autor del hecho que ayer en la rueda de personas hicieron el chofer y la mujer que iba como pasajera, Jaqueline Espán afirmó: “Los testigos que ahora lo reconocieron en la rueda se contradicen entre ellos mismos”, ya que -en su opinión- los datos descriptivos brindados con relación a las características físicas del asaltante y a cómo estaba vestido no coinciden.

En ese contexto, la mujer afirmó que mientras tanto “a nosotros no nos dejan avanzar para demostrar que él es inocente”.

El dato

Según fuentes policiales informaron, cuando la mujer que viajaba como pasajera en el micro el día del robo identificó ayer en la rueda de personas a Blando como el autor del hecho, inmediatamente la testigo “sufrió una descompensación” en la comisaría.

“RECONOCIDO EN FORMA INMEDIATA”

Después de que este asalto se produjo en horas de la noche del pasado domingo 26 de febrero, la denuncia radicada por lo sucedido en sede policial se tradujo en el inicio de un sumario penal desde la UFI 13, fiscalía que en Azul está a cargo del Dr. Javier Barda.

Ese expediente penal, en principio, está caratulado como robo agravado por el uso de armas.

Cuando Matías Alberto Blando fue indagado en Tribunales por el hecho que ahora se le imputa, el joven se negó a declarar.

Según sostuvieron ayer su concubina y su madre en la entrevista mantenida con EL TIEMPO, el Defensor Oficial que lo está patrocinando “nos dijo que él es inocente, aunque le dijo que no declarara”.

De acuerdo con la denuncia formulada por el colectivero asaltado, un hombre que tiene 55 años y se llama Julio César Velazco, el día en que el robo se produjo conducía uno de los micros amarillos.

El sujeto que después terminaría robándole había tomado el micro en Aldaz y Colón y le quiso pagar el boleto con un billete de cien pesos. Pero como el chofer no tenía cambio, lo dejó viajar gratis.

En el marco del recorrido, unas cuadras después subieron también al micro una mujer y una menor.

Esa mujer fue la que ayer a la mañana, al igual que sucedió con el colectivero, identificó en sede policial a Blando como el autor del asalto.

El hecho se produjo cuando el micro iba por calle Salta, en cercanías a la Plaza Belgrano.

En esas circunstancias, y cuando era alrededor de la hora 20.30 del ya mencionado domingo 26 de febrero último, el pasajero se paró como para descender del rodado e imprevistamente se dirigió hasta donde estaba el chofer, a quien lo amenazó con fines de robo mediante el empleo de un arma blanca cuya hoja le apoyó a la víctima a la altura de la cintura.

El colectivero le entregó en ese entonces una billetera en cuyo interior había unos 750 pesos, dinero consistente en la recaudación del día.

Después, el asaltante intentó robarles también a la pasajera y a la menor que iba con ella, a las que les exigió la entrega de dinero y de los teléfonos celulares.

En la denuncia el chofer contó que, para proteger a ambas, le dijo al ladrón que se acercara, que tenía más dinero para darle. Y en esa maniobra, aprovechando que tenía la puerta del micro abierta, lo empujó y lo hizo caer de espaldas en la vereda, logrando de esa manera darse a la fuga en el colectivo mientras el sujeto quedaba tirado en el piso.

Las averiguaciones de los investigadores derivaron, días después, en el allanamiento en el domicilio de Blando y en su posterior detención como el presunto autor de este robo agravado. Y en la rueda de personas llevada a cabo ayer en la comisaría primera -según voceros policiales señalaron- el joven fue “reconocido en forma inmediata”, tanto por el colectivero como por la mujer que el día del hecho viajaba como pasajera en el micro.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *