LA SEMANA POLÍTICA

Qué culpa tienen las abejas

¿Dos Expomiel? Asistimos a una situación insólita producto de la falta de diálogo y una  planificación a mediano y largo plazo.
<
>
¿Dos Expomiel? Asistimos a una situación insólita producto de la falta de diálogo y una planificación a mediano y largo plazo.

En caída libre hacia el papelón, este año habría dos Expomiel. El Centro de Apicultores confirmó como lugar a Olavarría y la Comuna local insiste que se hará en Azul. Falta de diálogo e improvisación. Cuando la centralidad de lo social se convierte en una cartelera de vanidades.

Escribe: Carlos Comparato – (comparatoc@yahoo.com.ar)

Hace una semana, la última frase del artículo publicado en esta contratapa decía: “De la algarabía de La Isidora a la desazón de la miel amarga, casi como un designio.” El transcurrir de los días confirmó ese entramado misterioso que da cuerpo a esta comunidad. El voltaje del enfrentamiento entre la Municipalidad y el Centro de Apicultores por la realización de la Expomiel fue en aumento las últimas horas cuando el intendente Hernán Bertellys subió la apuesta y anunció el jueves que la misma se concretaría en esta ciudad asegurando que tenía el acompañamiento de apicultores “fundadores” de la fiesta y advirtiendo sobre la posibilidad de acciones legales.

Al día siguiente, dicho Centro convocó a conferencia de prensa, refutó los conceptos del Intendente, mostró a numerosos productores históricos y confirmó que la Expomiel se hará en Olavarría aseverando que el próximo año volverá a Azul. Por encima de las inquinas folklóricas de vecinos entre “uruguayos” (no queda claro quién está de qué lado del río si azuleños u olavarrienses) estamos en caída libre hacia el papelón.  Además, es un golpe para el Jefe Comunal, un especialista en organizar fiestas y encuentros masivos. Justamente a él se le viene a escapar la tortuga…en este caso, las abejas.

Atada con alambre

¿Hubo algún contacto entre Bertellys y el intendente de la vecina ciudad Ezequiel Galli? Nadie lo confirma. Por encima del anecdotario y ver quién tiene razón o termina ganando la pulseada, el tema de fondo es la ausencia de una política que supere el horizonte y tenga una mirada a mediano y largo plazo. Aquí se conjuga lo público con lo privado y, como en toda manifestación de este tipo, deben ir de la mano.

Es una verdad que los últimos años las ediciones de la Expomiel, que supo ser el encuentro del sector apícola más importante del país, se fueron concretando atadas con alambre. La enorme carpa que se adquirió durante la gestión del ex intendente Omar Duclós que aparecía como una solución, no sólo para esta exposición sino para la realización de convocatorias de diversa naturaleza, incluidos recitales, que costó alrededor de 500 mil pesos se esfumó. Por desidia, abandono durante la administración del ex intendente José Inza, la indefinición para ubicarla en un lugar fijo y evitar así el alto costo de su armado, esencialmente en lo que hace a su estructura. Todo sumó para que se llegara hoy a esta situación. Con respecto a la referida carpa debería realizarse una investigación sobre el porqué de su abandono, más allá si fue acertada o no su adquisición.

A último momento

Improvisación es la palabra clave para intentar comprender algunas circunstancias del devenir de esta ciudad. No se puede a último momento intentar buscar soluciones mágicas por mejor predisposición que se encuentre en algunos actores. El lugar de realización de la Expomiel se tendría que haber definido hace meses y comenzar a hacer los trabajos necesarios con anticipación. Si el sitio asignado era el predio que pertenece al CEF 35, ¿por qué no se iniciaron las obras en tiempo y forma? Empezando por el prometido playón. Posiblemente haya faltado un diálogo más fluido entre la Comuna y el Centro de Apicultores.

Como azuleños tenemos que defender la ciudad…no podemos mirar para otro lado”, dijo un funcionario ante la consulta y se mostró optimista que el grupo de trabajo encabezado por el subsecretario de Desarrollo Económico y Empleo, Juan José Arruti llegue a finalizar los trabajos de readecuación del lugar donde funcionó la Curtiduría Azul.

Expomiel y Cervantino

El tema excede a la Expomiel en sí, cuyo origen y fortaleza es la ronda de negocios del sector y las charlas de especialistas. A partir de allí se genera todo lo demás: la cuestión artística, los puestos de artesanías, la elección de la reina. La otra salida que disparó Bertellys es que la Fiesta Nacional de la Miel que por decreto tiene que tener asiento en Azul, se realizaría en setiembre u octubre.

Hay que admitir la idiosincrasia del azuleño y la volatilidad para diseñar políticas a mediano y largo plazo. El Festival Cervantino, justamente anunciado el jueves pasado, aparece como un hilo que va a cumplir once años y que no puede cortarse pues excede a una mirada angosta, si se quiere, “culturosa”. Es un sello que distingue a Azul y que, bien aprovechado, resulta un generador de recursos.

Pueblo chico, infierno grande advierte el dicho popular cuando se avizoran disputas mezquinas o de cartel, cuando la centralidad de lo social se transforma en una cartelera  de vanidades. La fortaleza de Bertellys se sustenta en que es un emergente de la crisis del statu quo azuleño y se observa en el plano de la política. Ningún Intendente logró armar el equipo de colaboradores variopinto que hoy lo rodea. En un momento de profundo debate y revisión de las ideologías, el mandatario azuleño se corre y elige la colectora sin culpas. El futuro dirá el resultado. Hoy camina los cielos y los infiernos a los que,  ineluctablemente, se ven sometidos quienes ostentan el poder.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *