TRÁNSITO

Qué datos debe contener una multa por exceso de velocidad para ser válida

La Agencia Nacional de Seguridad Vial difundió una guía para identificar una infracción legal. Cómo y dónde reclamar. 

Según un informe comparativo de los controles de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), durante los meses de enero y febrero la infracción más recurrente es el exceso de velocidad. Ante esa situación, ese organismo nacional difundió una guía que enumera los ítems claves para identificar una infracción con validez legal.
Al recibir una multa por exceso de velocidad -de un agente en el lugar o por correo- se debe controlar que en el documento figuren los siguientes elementos: fecha en que fue cometida la presunta infracción -hora, día, mes y año-, ruta y kilómetro donde fue cometida la presunta infracción, imagen del vehículo al momento de la infracción con identificación del dominio (en caso de utilizarse un radar cinemómetro), velocidad máxima permitida y velocidad a la que circulaba el vehículo infraccionado, expresadas en km/h. Además, no debe faltar la firma de la autoridad pública interviniente en la infracción.
A la vez, hay que observar detenidamente los datos del radar/cinemómetro utilizado para constatar la presunta infracción -marca, modelo o código de aprobación y número de serie-, incluido el número de disposición de la ANSV que autoriza su uso.
También debe figurar en la multa la matrícula habilitante del operador del radar otorgada por ANSV, los datos del municipio emisor de la infracción y un contacto del Juzgado de Faltas o del Tribunal Administrativo que resulte competente.
Estadísticas de enero
Pero ¿qué ocurre si la multa no cumple con alguna de estas claves? Se podría estar en presencia de una multa ilegal. En ese caso, la ANSV sugiere efectuar el reclamo correspondiente, ya sea ante el juzgado o mediante un e-mail con copia de la infracción enviado a consultasradares@seguridadvial.gov.ar
De un informe oficial se desprende que durante los primeros quince días de enero se retuvieron 151 vehículos particulares y 299 licencias de conducir.
La causa principal de esas sanciones resultó ser el consumo de alcohol. Por su parte, los radares estadísticos, tanto fijos como móviles, detectaron 1.817 excesos de velocidad.
Quieren duplicar la cantidad de radares
El gobierno de la Provincia de Buenos Aires planea duplicar la cantidad de radares que controlan la velocidad en las rutas. De hecho se espera llegar a las 250 cámaras en puestos fijos y además se adquirirían equipos móviles para el control dinámico.Esta decisión se tomó luego de constatar la drástica reducción de infracciones por exceso de velocidad registrada en las rutas 2 y 11 durante enero y febrero de este año comparada con los números de 2016 (un 80%): las autoridades de seguridad vial de la provincia de Buenos Aires están decididas a multiplicar la radarización en las rutas de su jurisdicción que registran una elevada siniestralidad y que carecen de control electrónico, como la 3, la 5 y la 6, entre otras.
Hay dos tipos de radares. La velocidad se fiscaliza generalmente mediante cámaras que detectan el exceso, y luego generan una fotomulta que se envía al titular del auto. Esas cámaras están instaladas en las rutas en ubicaciones fijas. Asimismo, hay otros dispositivos, que se montan en trípodes o se colocan en camionetas y se manejan manualmente, que permiten realizar controles móviles y sorpresivos, que pueden incluir la retención de la licencia o el secuestro del vehículo en determinados casos.

EL DATO
Según informó la ANSV, 19.760 pesos es el valor máximo de la multa por exceso de velocidad que arranca en $ 2.964.

PESARÁN A CAMIONES QUE INGRESEN A CAPITAL

Según las estadísticas de Autopistas Urbanas (AUSA), los camiones representan un 9% (unos 54.000 camiones por día) del tránsito total que circulan por las ocho autopistas de la Ciudad. Los camiones tienen un impacto notorio en dos aspectos de las autopistas. Por un lado, en la circulación del tránsito. Se estima que la demora o congestión que genera un camión equivale a ocho vehículos. Esto se da no sólo por el espacio que ocupa, sino también por su baja velocidad, baja aceleración, tiempos de frenado, poca maniobrabilidad, etc.
Desde el punto de vista de la seguridad vial, la interacción entre vehículos de diverso porte compartiendo las vías de acceso a una ciudad como Buenos Aires, se torna de alta peligrosidad, ya que los grandes camiones de transporte de carga, no sólo circulan por las autopistas de acceso, sino por calles y avenidas internas, que no fueron pensadas ni dimensionadas tanto desde su ancho como desde la estructura del pavimento que debe recibir el impacto de la carga de estos grandes vehículos sobre dicho pavimento.
Con respecto al peso de las cargas, desde el Ministerio de Transporte de la Nación informaron que el peso de los camiones se encuentra regulado para prevenir el deterioro de los caminos. Vialidad Nacional está poniendo en funcionamiento las balanzas existentes y que estaban e desuso, para controlar que lo establecido por ley se cumpla.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *