¿Qué está pasando en Azul?

 

Durante la gestión anterior un alto funcionario provincial expresó que cuando visitaba el centro de la Provincia de Buenos Aires iba a Tandil y Olavarría. Y cuando se le preguntó ¿Por qué no venia a Azul? La contestación fue: “para tomar un café en el diario sí. Por otro motivo no”.

Actualmente parecería que está sucediendo lo mismo. Y según una versión, cuya credibilidad se duda, un grupo político perteneciente al Partido gobernante a nivel provincial y nacional, viajó a la Capital Provincial para formular la misma pregunta.

Salvo el Intendente que toca timbres por todos lados para conseguir algo para Azul, los dirigentes políticos del partido gobernante, y de otros partidos, se preocupan por ellos y por salir en la foto. En seis meses de gobierno no hicieron ninguna gestión que pudiera beneficiar a los azuleños.

Dicen que se ofrecieron a colaborar con el Intendente y que éste no los llama. Ello significa  que no tienen voluntad, o que son incapaces o que no tienen acercamiento con los funcionarios provinciales y nacionales.

Estando distanciados el ex y el actual intendente, éste último trajo obras para la ciudad.

Los azuleños estamos en un barco que se está hundiendo. Y en vez de juntarnos todos para poder reflotarlo, le echamos la culpa al otro y no hacemos nada, en vez de buscar acercarnos y tratar de sacar el agua del barco. Y el agua va avanzando. Es el mismo caso de una persona enferma que en vez de tratar de curarla discuten quién la enfermó.

El  Ministro de Economía de la provincia  estuvo en Tandil y Olavarria. Se realizaron gestiones ante el Jefe de Prensa del ministro, aceptando éste, aunque no lo tenía previsto, una entrevista. Los dirigentes del espacio PRO se enteraron y organizaron una conferencia de prensa y una reunión en la sede partidaria.

Llegó a esta ciudad, hablo con la prensa en la calle, estuvo en el local partidario con pocos dirigentes, donde se les prohibió la entrada al periodismo. Una publicación digital publicó esa foto. Y al Intendente no le informaron para que fuera a saludarlo, como un gesto de cortesía. Justo a la persona que dispone de los fondos provinciales.

Cuando estuvo el Ministro de Educación de la Nación en Azul, participando de una reunión privada, el intendente De Paula se enteró y fue al lugar donde estaba para estrecharle la mano. Un gesto que dejó bien parados a los azuleños.

Según una funcionaria municipal por orden del ceremonial de la Dirección General de Escuelas de la Provincia, se le prohibió la entrada a la Municipalidad a la vicepresidente del Consejo Escolar local. ¿Habrá sido con el consentimiento del presidente del Consejo Escolar?.Una falta de sentido común y de manejo del protocolo, o ¿fue intencionalmente como pensaron los vecinos que se expresaron por las redes sociales?

A la gente se la trata de engañar con pan y circo: feria americana, espectáculos, etcétera, para que no piensen tanto en los aumentos de servicios y tasas, los pozos en la ciudad, calles asfaltadas que están en peor condiciones que las de tierra. También existe un alto porcentaje del presupuesto municipal destinados a  recursos humanos, lo que genera que la Municipalidad tenga que recaudar alguna moneda extra para tapar un pozo que aparece nuevamente. Faltan  inversiones, lo que genera mucha mano de obra desocupada y movimiento económico para la ciudad..Un industrial expresó que en Azul no se invierte porque los gremios no dejan trabajar.

Azul tiene condiciones para progresar y esta parada. ¿Seguirá vigente la pregunta que se hacía el ex intendente De Paula sobre que ciudad queremos los azuleños? Pasaron mas de 30 años y no nos pusimos de acuerdo o no sabemos para comenzar a trabajar todos juntos en ese sentido. En vez de preguntarse ¿Qué está pasando en Azul? Debemos preguntarnos ¿Qué nos pasa a los azuleños?

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *