Qué puede hacer la inteligencia artificial ante el riesgo climático

 
 
Hace casi un mes ambos organismos concretaron un acuerdo de colaboración técnica para facilitar y colaborar en la promoción, evaluación, implementación y aprovechamiento de los programas, entrenamientos, recursos y herramientas tecnológicas de Microsoft. Trabajarán en proyectos de desarrollo conjunto donde aprovecharán tecnologías de información a fin de contribuir al mejoramiento competitivo de los sectores productivos nacionales y fortalecer el proceso de transición hacia una economía basada en el conocimiento y la innovación.
En las oficinas de Microsoft se presentaron distintos avances en los proyectos de Inteligencia Artificial (IA) que acompañan al sector agropecuario y facilitan la toma de decisiones. “La Inteligencia Artificial nos puede ayudar a prevenir sequías, entender sistemas fluviales, poner la mirada en la importancia de los recursos naturales y mejorar la producción”, explicaron los organizadores de la reunión.
Hace casi un mes, Microsoft y el INTA concretaron un acuerdo de colaboración técnica para facilitar y colaborar en la promoción, evaluación, implementación y aprovechamiento de los programas, entrenamientos, recursos y herramientas  tecnológicas de Microsoft. Para esto, trabajarán en proyectos de desarrollo conjunto en las que se aprovecharán tecnologías de información a fin de contribuir al mejoramiento competitivo de los sectores productivos nacionales y fortalecer el proceso de transición hacia una economía basada en el conocimiento y la innovación.
Imprescindible el manejo de información
“Resultan clave algunos conceptos que hacen referencia al procesamiento de grandes cantidades de números y cifras como big data o inteligencia de datos junto con la minería de datos y la inteligencia artificial, que se suman, además, a la Internet de las cosas o IoT (la conexión avanzada de dispositivos, sistemas y servicios) y Machine Learning (técnicas que permitan a las computadoras aprender), explicaron desde el organismo.
Carlos Di Bella, director del Instituto de Clima y Agua del INTA, afirmó: “No vislumbro otra posibilidad de poder tomar decisiones en el agro sin el manejo de información”. El profesional indicó que desde el ente están trabajando en bases de datos (climáticas, meteorológicas, satelitales, de suelos y hasta sociales) que el organismo integra en modelos que permiten generar variables de síntesis a través de las cuales se pueden tomar decisiones en el agro.
 “Hoy es el cambio climático; y el futuro del manejo de esta información también es hoy” expresó, y agrego: “El manejo del big data tiene que ver con cuatro V: velocidad, veracidad, volumen y variedad. Estamos usando una enorme variedad de información que proviene de sensores, plataformas, datos de campo, etcétera. En volumen venimos acumulando una cantidad de información en cuanto a clima, suelo y producción, y en cuanto a veracidad muchos productos del INTA tienen una enorme veracidad porque el productor los conoce, los ha implementado y les ha sido útil”, agregó.
Desafíos   
Di Bella planteó que el desafío hoy en día reside en la velocidad: velocidad de análisis, de proceso y transferencia. “Me parece que ahí es donde vamos a tener que hacer enormes esfuerzos en el futuro que nos permitan dar respuesta a los productores de manera confiable y rápida para que puedan tomar decisiones en tiempo y forma”, explicó.
Por su parte, Fernando Riccitelli, gerente de Informática del INTA, destacó la incursión del organismo en el mundo de estas tecnologías altamente disruptivas. “Debemos recorrer un proceso de consolidación de los datos de todas las fuentes enmarcados en un proyecto de big data. Esto es lo que comenzamos a hacer con los datos agrometeorológicos”, detalló.
Por su parte, Ezequiel Glinsky, director de proyectos de transformación digital de Microsoft Argentina, explicó que el objetivo de la IA es aumentar las capacidades humanas y destacó que el futuro del campo pasa porque la inversión tecnológica esté al alcance de todos.
 “La IA es esta tecnología que permite entender a través de múltiples sensores y ayudarnos en la toma de decisiones y la resolución de problemas”, señaló, y apuntó: “La idea es que en el campo los productores reemplacen aquella libreta de papel por tecnología accesible. El sector cuenta con millones de datos que pueden tener un poder transformacional enorme”.
Cobertura de riesgos  
Por su parte, Santiago González Venzano, director y fundador de S4, explicó que con el uso de sensores remotos ubicados en satélites hay una gran oportunidad de monitorear qué es lo que está pasando en la tierra y destacó, además, que el productor debe tomar decisiones en tiempos cada vez más cortos.
“Hace muchos años venimos trabajando con los productores agropecuarios y nos dimos cuenta que la eficiencia era muy importante y lo que más les dolía era el riesgo climático”, afirmó. González Venzano explicó que hace tres años lograron una cobertura basada en información satelital (índice verde) que tiene como objetivo transferir el riesgo de sequía a un mercado financiero, a una compañía de reaseguro. “Este año llegamos a cubrir 82 millones de dólares de capital en casi todos partidos productivos de la Argentina”, concluyó.
Fuente: La Nación Campo
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *