“¡Que sea ley! y sino, vamos a seguir luchando”     

Lo expresaron las abogadas que ofrecieron la jornada titulada “Interrupción voluntaria del embarazo y su tratamiento en el Congreso Nacional”. Ellas son las doctoras Soledad Deza y María Celeste Braga Beatote.  Directivos, docentes y alumnos formularon preguntas.

Ayer en la Facultad de Derecho se llevó a cabo una charla sobre “Interrupción voluntaria del embarazo y su tratamiento en el Congreso Nacional”. NACHO CORREA

Se llevó a cabo en la Facultad de Derecho una jornada titulada “Interrupción voluntaria del embarazo y su tratamiento en el Congreso Nacional” a cargo de las doctoras Soledad Deza y María Celeste Braga Beatove.

La primera de ellas es abogada feminista, egresada de la Universidad Nacional de Tucumán. Magister en Género y Políticas Públicas; coordinadora del área de litigio de católicas por el Derecho a decidir Argentina. Autora del libro “Libertad para Belén. Grito Nacional”, 2016; presidenta de la Fundación “Mujeres por Mujeres” y docente titular de la Cátedra Medicina Legal de la Universidad San Pablo T.

Braga Beatote es abogada y Directora Ejecutiva de Innocence Project Argentina y es asesora de la Dirección Nacional de Relaciones con la Comunidad Académica y la Sociedad Civil – Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Palermo.

En rueda de prensa las profesionales se refirieron al tratamiento que se viene desarrollando en el Congreso y sobre las expectativas en el Senado de la Nación el 8 de agosto.  

Una fuerte lucha

En principio Deza realizó un balance sobre la charla recientemente culminada, “muy valiosa, el espacio académico es el donde darse los debates porque acá está el futuro de los operadores del derecho. Así que muy contentos y agradecidos por la invitación”.

Sobre las inquietudes que más tuvieron los presentes, Braga sostuvo que “las preguntas tuvieron que ver con el uso de la herramienta de los derechos humanos que son las mismas que a partir del 83 la Argentina decidió tomarse muy en serio. Así que estuvimos discutiendo cuáles son algunos de los stándares en materia de los derechos humanos sobre el aborto y luego a algunas cuestiones referidas sobre todo a la implementación sobre todo respecto de los posibles dictámenes que se pueden llegar a aprobar en el Senado”.

Consultadas sobre las modificaciones, la abogada feminista subrayó que “se está hablando de incorporar la objeción de conciencia institucional a las clínicas confesionales que tengan en sus estatutos que tengan referencia al tema. Se está hablando de quitar la penalización a los profesionales de la salud  que denieguen la prestación, de disminuir el número de semanas de 14 a 12 y algunas otras cuestiones referentes a la consejerías pero que la información sea adecuada”.

Soledad Deza

Es decir “es contradictorio hablar de objeción de conciencia institucional porque la objeción de conciencia es una faceta del uso o del reconocimiento de un derecho humano que es la libertad de conciencia o de culto. Entonces en términos políticos no conviene porque es reconocer un derecho por un lado y por otro poner un picaporte por una puerta. Pensemos que como hay lugares poblados pero pensemos donde hay una sala clínica”.

Sobre el balance la votación en el Congreso como lo viene siendo en el Senado, la Braga Beatote, señaló que “el valor de debate es inmenso. No sólo porque estamos discutiendo un tema que hace muchos años es algo que queremos conversar en comunidad, sino que el debate ha resultado ser una herramienta pedagógica espectacular. El valor de lo que sucedió en el Congreso, sobre todo con esa apertura de las instituciones a que diferentes expertos de ciudadanos y ciudadanas que no necesariamente eran profesionales en el tema que pudieran exponer sus argumentos y posiciones y los diputados y diputadas escucharlos con atención me parece que es de un valor inédito”.

“Los legisladores no tienen obligaciones de estar informados en todos los temas. Sí me parece importante que cuando va a regular temas de políticas públicas que pueden impactar en los derechos de la ciudadanía que seamos concientes requiere de mucha información y datos ciertos sobre lo que se va a trabajar”.

Por último, sobre cuáles son las expectativas sobre la votación en el Senado el 8 de agosto, las entrevistadas coincidieron en que “¡que sea ley! y sino, vamos a seguir luchando”.     

María Celeste Braga Beatove.

                          

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *