Quedó inaugurado el complejo “Rehab Azul”


En el centro de día ubicado en Avenida 25 de Mayo 080 los pacientes que padecen un deterioro cognitivo encontrarán SU lugar. En las instalaciones aledañas serán tratados quienes tengan alteración de la motricidad. El médico director del espacio Martín Borra y la psicóloga Antonela Gros Andecoa ofrecieron detalles sobre un espacio que era muy necesario en Azul y finalmente se logró su concreción.
El pasado viernes por la tarde se inauguró el complejo Centro de Rehabilitación “Rehab Azul” en dos direcciones: Avenida 25 de Mayo 076 y 080. Allí último funciona el Centro de día.
En una amena reunión que se realizó en las instalaciones del lugar, la gente pudo conocerlo deleitándose con una delicioso ágape. En el amplio e impecable espacio se encuentra la sección del hall, Salón de Usos Múltiples, la sección terapia ocupacional, el gimnasio con una importante variedad de herramientas, tecnología y kinesiología con sus respectivos boxs. Además de psicopedagogía, fonoudiología, psicología, músicoterapia, terapia ocupacional, kinesiología, trabajo social y la coordinación del médico en rehabilitación.
Están a cargo del majestuoso e ineludible proyecto el director médico Martín Borra y sus socios Gabriel Di Cunzolo y Ariel Cuervo, quienes lo acompañaron en el acto de apertura. Expresó su agradecimiento a todas las personas que hicieron posible que el complejo se haya abierto para los pacientes de Azul.
Además, hay que destacar que es un ámbito en que la gente que padece este tipo de patologías o lesiones no tenga que viajar y tener consultas con especialistas en distintos lugares, sino que encuentren la solución a sus problemas en Rehab Azul. Para ello se existe esta suerte de suceso de soluciones.
De esta manera, el director y médico fisiatra Borra contó a este diario en qué consistirá el complejo.
 
Cuando de salud se trata…
“Es un centro de rehabilitación clásico que cuenta con un equipo interdisciplinario que trabaja en conjunto para ofrecer rehabilitación integral a casos complejos como patologías neurológicas como el mal de Parkinson, Esclerosis múltiple, parálisis por ACV o pacientes amputados, fracturas graves, con politraumatismos, entre muchas otras. Es decir, son casos que habitualmente con un solo profesional no se pueden resolver y requiere el servicio de un equipo interdisciplinario al paciente para sacarlo adelante”, aseguró, en primer lugar, el Doctor Borra.
Agregó que “tendrá un enfoque muy fuerte hacia la rehabilitación neurocognitiva y en ese apartado vamos a tener el centro de día. Éstas instituciones están habilitadas por separado. En el centro de día sólo se trata a pacientes que tienen deterioro cognitivo o sea de las funciones cerebrales superiores”.
Además explicó que van a trabajar con pacientes que concurran de tres a cuatro horas donde el paciente tiene un paquete de actividades en las cuales se estimulan las funciones cognitivas y físicas, pero principalmente las cognitivas. “Ello se logra con la realización de actividades recreativas que están orientadas por profesionales de la salud”. Ejemplificó “está trabajando un profesor de cine con una psicopedagoga o un músico con una psicóloga y la educación física también. Entonces, el paciente tiene recepción y producción de arte visual, música o plástica y la actividad física; y de esa manera, logramos brindarle un mejor funcionamiento”. Destacó que “está demostrado que un centro de día, cuando está bien trabajado, disminuye la medicación, reorganiza el sueño, disminuye las horas de televisión que son de inactividad y el paciente cobra interés, pasa a tener amigos, entre otras positivas cuestiones”.
Aclaró que “de un lado de la casa vamos a tratar enfermedades que alteran la motricidad y del otro, lo cognitivo. En lo que es la rehabilitación es aprender a vivir con la enfermedades que se aprende diariamente”.
Consultado sobre si trabajan con obras sociales el especialista informó que IOMA cubre al cien por cien el tratamiento. “No esperamos a que lo autoricen, se arranca a trabajar y después, nosotros presentamos todo y con el resto de las obras sociales, si la misma accede estamos abiertos a trabajar con éstas. En un futuro vamos a contar con la habilitación nacional (otorgada por el Servicio Nacional de Rehabilitación) que nos permite trabajar por la reglamentación de discapacidad con todas las obras sociales, sin costo para los pacientes”, señaló.
Para terminar el doctor Borra puntualizó que “junto a mis socios Ariel Cuervo y Gabriel Dicónsolo estamos valorando la posibilidad de incorporar un centro de día para pacientes con lesiones cerebrales perinatales que generan patologías de moderadas a severas. Habitualmente estos pacientes son usuarios de sillas de ruedas y no era nuestro objetivo, pero detectamos que en Azul existe la necesidad y estamos viendo si podemos dar una respuesta”.
 
Cómo impacta la psicología en pacientes con problemas cognitivos
Por su parte la licenciada en Psicología Antonela Gros Andecoa será otra de las profesionales del espacio.
Mencionó sobre su especialización “cuando uno se especializa en algo requiere más formación más allá de lo básico que es la licenciatura. Me formé en INECO que es uno de los centros más importantes en lo que son las neurociencias en nuestro país”.
Sobre su trabajo en el centro de rehabilitación fue específica cuando dijo que “tiene que ver, en principio, con la evaluación del paciente, de las capacidades cognitivas principalmente. Cuando hablamos de cognición hablamos de atención, memoria, capacidad de resolver problemas, inhibición de las conductas que no son necesarias para la actividad que no se está realizando en el momento. A partir de ello se diseña un plan de tratamiento. Depende del diagnóstico del paciente -vamos a trabajar con quienes atravesaron una situación injuriosa como un ACV, un accidente de tránsito que genera la pérdida repentina de funciones o en otros casos vamos a trabajar en pacientes que están en proceso de deterioro como parkinson o alzheimer porque lo que se busca recuperar no es lo mismo- los planes de tratamiento serán diferentes. En el último de los casos debemos valorar cosas que hasta a veces él mismo no lo hace. Pensando, por ejemplo, en un abuelo que padece alzheimer para el entorno produce mucho dolor, frustración, enojo; en cambio en estas instituciones se trata de valorar todo lo contrario: valorar lo que el paciente todavía tiene, y preservarlo. Entonces, desde lo social se empieza a valorar aquellas cosas que están y ello genera muchos beneficios para el paciente”.
Añadió, por último, que “también trabajamos es trabajar con las familias. Hay una herramienta muy importante que es la psicoeducación que tiene que ver con explicarle a la familia del paciente qué está pasando y brindarle herramientas para ayudarlo, sostenerlo y sostener ese proceso de una manera menos dolorosa posible”.
De esta manera se espera a todo el que necesite sentirse acompañado en estos procesos que son difíciles de atravesar, en Avenida 25 de Mayo 076 y 080, encontrará su lugar.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *