AYER

“Queremos mejorar la calidad de vida del colectivo trans en Azul”

En la Plaza San Martín se llevó a cabo una jornada para festejar pero también para reflexionar y potenciar la lucha por los derechos que aún no tiene el colectivo trans en Azul. Este medio dialogó con Silvia Lucero, referente de ATTTA y ADA, y explicó que hay muchas cosas que no se cumplen como el cupo trans y consultorios de salud amigables, entre otros.

Se realizó ayer en la Plaza San Martín una actividad para recordar la sanción de la Ley de Identidad de Género de Argentina.
<
>
Se realizó ayer en la Plaza San Martín una actividad para recordar la sanción de la Ley de Identidad de Género de Argentina.

Un día como ayer, pero de hace cinco días atrás, entraba en vigencia la Ley 26.743 en donde en primer lugar se reconoce la identidad de género, se garantiza el libre desarrollo de la persona y debe ser tratada de acuerdo a la elección de su imagen, nombre o identidad de género.

Mucho ha pasado desde aquella sanción hasta la actualidad. Si bien hubo una cierta cantidad de derechos que ganaron un amplio terreno, otros quizá no lo hicieron tanto ya que desde el mismo Estado se cierran algunas puertas, no se educa con perspectiva de género ni garantizan todo lo planteado en esa ley.

Pero esta fecha no deja de tener una carga simbólica más que importante. Es motivo de alegría pero también para reflexionar sobre las problemáticas que tiene el colectivo trans en nuestro país, que es el beneficiado por esta ley.

En nuestra ciudad se llevó a cabo en la Plaza San Martín una concentración de personas con el objetivo de hacer visible las distintas problemáticas que aún no están garantizadas por el Estado.

En la oportunidad hubo representantes de organizaciones sociales, representantes de comisiones vecinales, concejales y público en general que se sumó a esta actividad convocada desde la sede Azul de la Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA) y la Asociación Diversidad Azul (ADA).

En este sentido, este medio dialogó con la presidenta de ADA y referente local de ATTTA, Silvina Lucero quien en un principio dijo que este tipo de actividades sirven para poder “visibilizarnos ante la sociedad y poder movernos de una forma más tranquila y relajada”.

Al respecto agregó que si bien los tiempos han cambiado porque “antes éramos perseguidas por la policía por no tener la vestimenta de acuerdo a nuestro sexo”. El Estado argentino durante toda su historia persiguió de manera sistemática a través de la fuerza pública a las personas trans y eso ahora ya es ilegal, cada uno puede vivir su identidad de género como la sienta y no de manera impuesta.

En relación a esto remarcó que el sexo biológico es algo muy distinto al género ya que uno hace referencia a los aspectos físicos y el otro es una construcción social. Pero desde estas asociaciones quieren demostrar que cada uno tiene su identidad de género, que es la vivencia del género de acuerdo a cómo cada persona la siente, que puede tener relación, o no, con el sexo determinado en el nacimiento.

La ley garantiza que todos los ciudadanos puedan expresar su género de la manera que cada uno sienta, a través del nombre, la vestimenta, comportamientos, etc. Por eso es tan importante que esta ley siga siendo vigente en nuestro país.

Esto tiene que ver “con la sexualidad autopercibida, que tiene que ver con cómo uno se quiere vestir, cómo quieren que nos llamen en distintos lugares, con lo que sentimos y con lo que demostramos”.

Lo que pasa en Azul

La situación en Azul es un poco más compleja que en otras ciudades ya que no cuentan con los espacios y herramientas para “hacernos visible todo el tiempo”. No obstante, Silvina explicó que “nosotras nos organizamos y generamos los espacios para poder plantear cuestiones que son mejorar la calidad de vida del colectivo trans en Azul”.

Hace aproximadamente un año se creó ADA de la cual forman parte “trans, gays, lesbianas y heterosexuales porque no discriminamos, es más todos los que quieran venir son bienvenidos a participar a las distintas actividades”.

Desde esa agrupación se plantean ejes de trabajo que tienen que ver con hacer visible las problemáticas de discriminación, exclusión y muchas otras cosas. Una de las causas más importantes es el cupo trans en el Estado.

En Azul el 16 de agosto entró en vigencia la ordenanza del cupo trans en donde adhirieron los concejales pero a la fecha sólo dos mujeres trans entraron a trabajar al Municipio. El cupo es del 1 % de la planta total de empleados y son alrededor de 1.800 trabajadores municipales.

Entonces son 18 las personas que completan el cupo “por lo que estamos muy lejos de ese número. Estamos esperando que nos sigan convocando”, explicó Silvina. Además puntualizó que desde el municipio, y particularmente desde el área de Género, “no nos llaman mucho para ver cuál es la necesidad que tenemos, no hay una mesa de trabajo”.

El eje puntual está puesto en que se puede llegar a ese número a partir de un trabajo serio. Pero es urgente el hecho de que se puedan incorporar “porque el tema salud es muy importante para nosotras. Si tenemos obra social a nosotros nos beneficiaría mucho en nuestra calidad de vida”.

La misma exclusión hecha por la sociedad y apañada por el Estado durante muchos años hizo que un importante número de personas trans sean marginados. Por eso necesitan “medicación esencial para tener una mejor calidad de vida. Muchas tienen inyectado aceite de avión o prótesis de mala calidad y eso trae muchos temas graves que desencadenan en la muerte”.

Por eso “pedimos el tratamiento hormonal, se lo hemos explicado al director de Salud pero la realidad es que no se está dando. Si se hormonizan las chicas van a tener una salud segura y plena sino la salud se va deteriorando mucho”.

Por último dijo que el 7 de junio realizarán una nueva actividad con performances artísticas con Susy Shock y Marlene Wayar en una actividad en conjunto con la UNICEN.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *