ACTIVIDAD DE LA FELIGRESÍA CATÓLICA

Quienes trabajamos en la evangelización nos reunimos para revisar nuestra tarea pastoral

La frase surgió del Padre Rafael Díaz cuando, en diálogo con EL TIEMPO, se refirió al Encuentro Diocesano Pastoral que se realizó ayer en la Iglesia Catedral. La convocatoria reunió a integrantes de todas las parroquias y demás templos de la Diócesis de Azul. Antes de la invocación religiosa, se puso en escena una obra de teatro referida a una conexión espiritual entre el Cura Brochero y Mamá Antula.

En el encuentro diocesano que se realizó ayer en la Iglesia Catedral hubo representantes de distintos templos religiosos que forman parte de la Diócesis de Azul.
FOTOS NICOLÁS MURCIA
La obra interpretada por un grupo de cristianos que llegó de Tandil estuvo referida a un imaginario encuentro espiritual entre Mamá Antula y el Cura Brochero.
<
>
En el encuentro diocesano que se realizó ayer en la Iglesia Catedral hubo representantes de distintos templos religiosos que forman parte de la Diócesis de Azul. FOTOS NICOLÁS MURCIA

Una amplia representación de la feligresía de la Diócesis de Azul participó del Encuentro Diocesano que se realizó ayer en la Iglesia Catedral Nuestra Señora del Rosario.

Se trató de un encuentro en el que coincidieron distintas áreas de la catequesis que buscan alcanzar un fin determinado.

Esos objetivos se trabajan con los sacerdotes u oradores que están estipulados para cada una de las acciones a desarrollar: catequesis, liturgia, eucaristía, catequesis carcelaria, entre otras.

La tarea se realiza por separado, aunque se concluye con la misa –en este caso multitudinaria- en la emblemática Catedral.

En la víspera se reunieron los párrocos de toda la Diócesis que preside el Obispo Hugo Manuel Salaberry.

En la misa concelebrada, los sacerdotes alabaron junto con el Obispo ante una multitud de fieles que colmó el mayor templo católico de la ciudad.

Previo al oficio religioso se puso en escena una obra de teatro que giró en torno de un encuentro espiritual entre el Cura Brochero y Mamá Antula (beata camino a la Santidad, María Antonia de Paz y Figueroa).

La catequista que protagonizó la obra en su día  

EL TIEMPO tuvo la posibilidad de dialogar con la directora de la obra de teatro que se puso en escena ayer, la catequista Patricia Gelabert, integrante de la Parroquia del Santísimo Sacramento de Tandil.

La sorpresiva interpretación -no estaba prevista en el programa inicial de la jornada- dejó a varios sin aliento, en virtud de la historia tan conmovedora que versó sobre estos íconos de la cristiandad.

Patricia explicó que “Mamá Antula y Cura Brochero no se pudieron conocer, ya que ella nació en 1730 y Brochero en 1840; se llevan 110 años de diferencia pero ella (en la obra) lo descubre por su manera de hablar”.

Como precursora en el país por su formación religiosa y de ejercicios espirituales, pasando por la ciudad de Córdoba Cura Brochero descubre una de esas casas que fueron fundadas por Mamá Antula.

“La conexión en la obra es solamente espiritual pero él conoce toda mi tarea en Córdoba. En cambio Mamá Antula, como la teatralicé, caminó descalza por todo el país ayudando a los pobres; leyendo a San Ignacio de Loyola y dejando sus enseñanzas por todo lugar donde iba”, explicó Gelabert.

Para terminar, la religiosa dijo sentirse muy bien con la recepción que tuvo de los fieles en la jornada y por este medio hizo llegar un fraterno saludo a los catequistas porque también se celebró este día.

“Revisión de proyectos”

Por su parte, el Padre Rafael dijo que “todos los años en este feriado de agosto se realiza esta jornada diocesana pastoral; todos quienes trabajamos en la evangelización nos reunimos para revisar nuestra tarea pastoral educativa, pastoral carcelaria y de jóvenes, entre otros”. “Cada área se reúne para encontrar debilidades en cada proyecto, poner en comunión todo el trabajo de la Diócesis”, agregó el sacerdote, para remarcar que “es una jornada donde es muy fuerte el momento de oración”.

En este sentido sostuvo que “comenzamos a la mañana y terminamos con la misa porque es el Espíritu Santo el que armoniza personas, lugares e instantes. ¿Cómo hacer para que, estando tan lejos, nos sintamos una sola familia, compartamos un proyecto y pongamos prioridades?”.

El Padre Rafael confirmó que ayer se contó con la participación de mucha gente de distintos templos religiosos que forman parte de la Diócesis de Azul.

Por último, sostuvo que “fue muy lindo el momento de oración por la mañana, después cada Colegio estuvo reunido por áreas y convergemos todos a la tarde participando de esta puesta en escena tan importante del Cura Brochero y Mamá Antula, y la celebración de la misa presidida por el Obispo”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *