Quince años de Soles y Fogatas

 

La casona, ex pensión, ubicada en la calle Rubén Cesar De Paula (ex Uriburu) 784, cuando pasó a ser ocupada por el municipio, se decidió darle un destino que tenga que ver con la contención de los chicos. Y la forma de hacerlo es organizando talleres, actividades. Allí también funcionó la escuela de teatro, con su “salita” donde se pueden ver espectáculos teatrales de gran calidad artística. También se reunían los integrantes del Foto Club de Azul.

Pero la prioridad la tenía y la tiene todo lo que tenga que ver con la contención de la niñez mediante actividades y talleres.

Se comenzó con pocos talleres, pocas actividades, pero durante el transcurso de los años se fue intensificando la actividad y hoy es una de las instituciones que más actividades y compromiso tiene con la niñez en nuestra ciudad. Por eso llegó a los quince años de trabajo interrumpido, con gran cantidad de niños que asisten y con el acompañamiento de sus familias.

Para festejar el Centro Cultural Soles y Fogatas esta primera década y media de existencia decidieron hacer la fiesta en la calle. Las veredas estaban ocupadas por numerosas familias que querían ver lo que hacían sus hijos, como se comportaban y lo que habían aprendido de sus profesores en los talleres. Si bien existieron algunos vecinos que se sintieron molestos porque la calle estuvo cortada durante el tiempo que duro la actividad, a pesar de que fueron avisados con anterioridad, la presencia y la sana alegría de los niños fue más que suficiente motivo para justificar esta decisión porque lograron trasmitir esta algarabía juvenil a todos los vecinos.

La ausencia del Intendente Municipal por cuestiones de “agenda”, pareció que le dio más brillo y espontaneidad a la ceremonia.

La actividad comenzó con la banda Combate de Perdriel interpretando marchas y canciones del repertorio popular argentino. En un momento fue dirigida por uno de los niños asistentes al Centro Cultural. En ese marco también interpretaron el tradicional “Feliz Cumpleaños” en donde todos los niños lo cantaron alegremente. Ante el aplauso y pedido del público tuvieron que interpretar temas que no estaban en el repertorio preparado para este evento.

El taller de murga hizo una presentación con su batucada y sus bailarines dando un show que agradó a los presentes, por eso fue muy aplaudido. Tampoco pudo estar ausente el taller de guitarra interpretando canciones del rock nacional. En el interior de la sede se encontraban las muestras estáticas de los distintos talleres como artes plásticas, reciclados, teatro y muchos otros más. De este modo, una de las instituciones que más actividades y compromiso tiene con la niñez de nuestra ciudad festejo la llegada a los 15 años de existencia de trabajo ininterrumpidos.

Espacios como éstos son importantes de mantener en vigencia apostando a la contención infantil-juvenil por intermedio del arte y la inclusión social, que van de la mano.

Feliz aniversario para el Centro Cultural y que sus éxitos producto del trabajo serio, responsable y constante a favor de la niñez y su inclusión social, que se vea favorecido por la presencia de mayor número de niños y que perdure a través de los años futuros. Ese puede ser un punto importante para lograr la grandeza de los azuleños.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *