RESTAURACIÓN DEL TEMPLO CENTRAL   

Recambio de vitrales en la Catedral

Ayer, a través de una hidrolavadora y el trabajo prácticamente artesanal de los especialistas, se retiraron tanto los vitrales como los vidrios de protección de la torre del campanario. “En taller se procederá al arreglo, colocación de piezas vítreas faltantes, y al rearmado para la posterior colocación en su sitio original”, explicó el arquitecto Carlos Fortunato a este diario.


Ayer, especialistas en la materia retiraron parte de los vitrales que dan al frente en el marco de la obra de restauración de la Catedral. JOSÉ BERGER


En el marco de la obra de restauración, ayer, a través de una trabajo de riesgo y artesanal, estuvieron interviniendo los vitrales del frente de la Iglesia Catedral de Azul.
Dos especialistas en la materia fueron elevados al lugar de los arreglos con un hidroelevador que los mantuvo en alto durante largo rato. Los trabajos se extendieron durante toda la jornada.
Ante la consulta realizada por este medio, el arquitecto Carlos Fortunato, explicó que retiraron tanto los vitrales como los vidrios de protección.
También detalló que “en taller se procederá al arreglo, colocación de piezas vítreas faltantes, y al rearmado para la posterior colocación en su sitio original”.
Especificó que los vidrios de protección se cambiarán íntegramente, colocando vidrios laminados que darán mayor luminosidad al interior de la Catedral, a la vez de la protección necesaria. El proyecto es llevado a adelante por la Comisión Amigos de la Catedral y se solventa con el aporte de la comunidad.
La obra se encuentra en la sexta etapa y están abocados a intervenir los vitrales policromados.
En diciembre se culminó la restauración de los vitrales del ex baptisterio, sector de San Martín y Colón, y ahora comenzaron con la restauración de los vitrales de la torre-campanario que dan a la calle San Martín. Además de los vitrales, la restauración del templo central de Azul continuará con el arreglo de los revoques más deteriorados del frente. El gran desafío para el 2018 es poder restaurar los revoques de la esquina de Colón y San Martín, lo que es baptisterio, lo que se convertirá es una especie de modelo de lo que será la nueva estructura.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *