LEO MASLIAH

“Recibí algunos premios, pero eso nunca significa nada”

Lo expresó el reconocido músico uruguayo en diálogo con EL TIEMPO. El viernes pasado se presentó en Casa Ronco ante un buen marco de público. La actividad estuvo organizada por la Facultad de Derecho de la UNICEN. 

“La improvisación se puede abordar de formas simples o complejas del mismo modo que la creación que no se efectúa en tiempo real”, expresó el músico uruguayo Leo Masliah.
NICOLÁS MURCIA
<
>
“La improvisación se puede abordar de formas simples o complejas del mismo modo que la creación que no se efectúa en tiempo real”, expresó el músico uruguayo Leo Masliah. NICOLÁS MURCIA

En el marco de los actos conmemorativos por los 400 años de la muerte de dos de los máximos exponentes de la literatura de todos los tiempos como Miguel de Cervantes y William Shakespeare, se realizó el viernes pasado en Casa Ronco la presentación del reconocido músico uruguayo Leo Masliah. La actividad estuvo organizada por la Facultad de Derecho de la UNICEN y coorganizado por el Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires –Delegación Azul- y auspiciado por Grupo Laboratorio Azul, Tres Quijotes y ACOFAR.

En diálogo con EL TIEMPO, Masliah contó aspectos de su carrera.

Entrevista 

-¿Toma conciencia hasta dónde ha llegado con tanto esfuerzo?. Me refiero a premios, presentaciones y demás; y lógicamente la actuación en Azul, en conmemoración a Cervantes.

-No tenía una idea muy clara de cuál era el conjunto de actividades relacionadas con esta conmemoración del natalicio de Cervantes; por supuesto es muy grato ser convocado en ese marco. Sé que también, más allá de ese marco, mi concierto forma parte de una seguidilla de la venida de varios artistas uruguayos a Azul, como Hugo Fattoruso. En cuanto a lo otro, llevo varias décadas presentándome en escenarios de muchos países. Recibí algunos premios, pero eso nunca significa nada; es común que artistas totalmente intrascendentes reciban sonorosos premios y que gente como Van Gogh se muera sin haber vendido un solo cuadro.

-¿Qué le pareció la recepción del público azuleño?

-Había estado otras veces en Azul; la última fue en el 2001 y siempre me recibieron muy bien. Me sorprendió especialmente el nivel de atención del público y la conexión que sentía con ellos tanto en el repertorio de canciones como en el de monólogos y piezas instrumentales.

-¿Qué nos puede decir respecto del piano de Casa Ronco? ¿Habrá notado que es antiquísimo?.

-Me hablaron del piano, sí, pero creo que en lo relativo a edades de pianos no es tan antiguo; se destaca mucho, sí, por la “corporeidad” de su sonido; tiene unos graves realmente poderosos, es muy disfrutable tener la oportunidad de tocar en un piano así.

-Da la sensación que usted disfruta a pleno de su trabajo, ¿se divierte cuando compone una pieza musical?.

-Creo que, como en casi todos los trabajos, hay una parte divertida y otra que requiere esfuerzo, cansancio, frustración, fiebre, dolores de cabeza, resfríos, etc.

Improvisación, discos y proyectos

-¿Es de improvisar?

-Creo que la improvisación se puede abordar de formas simples o complejas del mismo modo que la creación que no se efectúa en tiempo real.

-¿Cuál de sus discos le gustó más y por qué?

-No puedo revelar eso porque me traería problemas con los demás discos. No quiero líos…

-¿Proyectos a corto plazo?.

-El 1° de mayo presento un libro en la Feria del Libro de Buenos Aires, y en ese viaje paso también por La Plata para tocar el 29 de abril. Antes y después sigo con trabajo de grabaciones que estoy haciendo en Montevideo.

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *