COMPLICACIONES

Recomiendan retirar el ganado de las islas por las crecidas en los ríos

Las lluvias excepcionales ocurridas en el noreste de Corrientes y extremo sur de Misiones, en las últimas semanas, generaron una crecida significativa en la cuenca del río Uruguay y un repunte importante en el Paraná.
<
>
Las lluvias excepcionales ocurridas en el noreste de Corrientes y extremo sur de Misiones, en las últimas semanas, generaron una crecida significativa en la cuenca del río Uruguay y un repunte importante en el Paraná.

Hay un repunte importante en el Uruguay y el Paraná. El INTA advierte que es necesario tomar esta medida para evitar graves pérdidas en los rodeos.

Las lluvias excepcionales ocurridas en el noreste de Corrientes y extremo sur de Misiones, en las últimas semanas, generan una crecida significativa en la cuenca del río Uruguay y un repunte importante en el Paraná. Por eso, el INTA recomienda a los productores que tienen rodeo en la zona de islas estar alertas y retirar los animales que se encuentran en las zonas más bajas.

De acuerdo con un informe del Instituto Nacional del Agua (INA), las lluvias acumuladas sobre la cuenca alta y media del río Uruguay en las últimas tres semanas generaron una crecida que aún está en desarrollo.

A su vez, el INA advierte sobre la alta probabilidad de que ocurran nuevas lluvias y tormentas en el norte del Litoral, este de Paraguay y en las cuencas de los ríos Iguazú, media-alta del Uruguay y no regulada del Paraná. Allí, los valores acumulados podrían superar los 150 milímetros.

Eduardo Flamenco, especialista en recursos hídricos del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar, indicó que el pronóstico del volumen estacional calculado desde abril hasta septiembre de este año para el río Paraná, en los puertos de Corrientes y Rosario, es de 326.000 hectómetros cúbicos.

“En consecuencia, se prevé la ocurrencia de una nueva onda de crecidas, con caudales por encima de lo normal, que si bien no alcanzaría el nivel de evacuación de la población en Corrientes, sí llegará nivel de alerta”, advirtió Flamenco.

En este contexto, especialistas del INTA recomiendan retirar los animales que se encuentren en zona de islas y de riberas bajas, además de tener en cuenta las recomendaciones de manejo para el ganado en situaciones climáticas extremas.

Andrea Pasinato, técnica del INTA Concepción del Uruguay (en Entre Ríos), destacó la importancia de “extremar las medidas de manejo del rodeo, principalmente las referidas a su alimentación y sanidad, ya que los animales serán más susceptibles en esta situación de estrés”.

“Hay que comprar el mínimo de alimento -aconsejó Pasinato- que permita sobrellevar la situación de emergencia para cubrir los requerimientos de mantenimiento del ganado sin esperar altos niveles productivos”.

Antes de suplementar, recomendó evaluar el valor nutricional de la superficie de pastura no alcanzada por el agua, y al mismo tiempo, bajar todo lo que se pueda la carga animal del establecimiento. Una vez realizado esto, la especialista sugirió dividir el rodeo en categorías según los requerimientos nutricionales y priorizar aquellas más sensibles.

Pablo Mercuri, director del Centro de Investigación en Recursos Naturales del INTA, analizó las perspectivas climáticas para el Litoral y adelantó que para los últimos 10 días de junio hay una alta la probabilidad de ocurrencia de lluvias sobre la cuenca alta del Plata que involucra el río Paraná, Uruguay e Iguazú.

Por esto, se espera que se mantengan altos los niveles de los ríos y se podrían llegar a generar inundaciones por desborde. Pero Mercuri aclaró que se “se desconoce la magnitud de las precipitaciones de las próximas semanas” y, por ahora, no superaron los niveles de alerta, salvo en el caso del curso del Uruguay, sobre localidades ribereñas de Corrientes y Entre Ríos, como Paso de los Libres, Concordia, Colón y Concepción del Uruguay.

Desde el punto de vista territorial, Mercuri hizo referencia a la posibilidad de recuperación de las zonas afectadas por los excesos hídricos y aseguró que “en gran parte del Litoral será rápida por tener bien demarcados los cursos de agua hacia los principales ríos como el Paraná y el Uruguay”.

En cambio, en la zona central del país los territorios inundados del noroeste de Buenos Aires, sur de Santa Fe, sur de Córdoba y centro y noreste de La Pampa, que están muy afectadas, tendrán una recuperación “mucho más lenta y gradual” porque son cuencas cerradas sin cursos hídricos significativos para evacuar la enorme cantidad de metros cúbicos de agua en superficie, explicó Mercuri.

Son zonas que carecen de obras de canalización importantes y que dependen de la “evacuación vertical hacia las napas o la atmósfera”, concluyó el especialista del INTA.

 

Fuente: Clarín Rural

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *