Reconocimiento merecido

Azul es una de las pocas ciudades del país que tiene un lugar donde se recuerdan a los poetas. Está ubicado en el Parque Municipal Domingo Faustino Sarmiento en  el sector denominado “La isla de los Poetas”.

Allí se puede apreciar monolitos de nombres conocidos como artistas, poetas y titiriteros. Lamentablemente ese lugar en estos momentos está abandonado. Se puede apreciar que a varios monolitos les falta la placa que lo individualiza porque fueron destruidas por manos anónimas, con la única finalidad de causar un daño. Son mentes enfermas que merecen el repudio de la sociedad y la sanción penal por parte de los responsables de impartir justicia. No se ha realizado en los últimos meses, para no decir años, ninguna tarea de cuidado, conservación y protección del lugar, dejando que los chicos con sus bicicletas, y las personas mayores lo ocupen sin adoptar ninguna medida de protección al espacio. Ello genera, con el transcurso del tiempo que la tierra suplante al pasto, y que los pastizales  perjudiquen la visión del lugar.

Pero, a pesar de todo, la “Isla de los Poetas” es un lugar emblemático donde se recuerda a artistas, poetas, que llevaron el arte más allá de las fronteras de esta ciudad. Por eso es necesario reclamar a las autoridades responsables que realicen las tareas de reparación necesarias para que sea un verdadero lugar turístico de la ciudad donde se incita a recorrerlo a quienes visitan esa zona.

En ese lugar, donde se esparcieron las cenizas de la escritora Alicia Castro, fallecida el 28 de noviembre de 2013 un grupo de personas están gestionando para que se construya un monolito con su nombre a modo de reconocimiento de todo lo que hizo por Azul.

Alicia Castro en la década del 70 a los 25 años de edad, ingresó a trabajar en el Diario El Tiempo, primero como correctora y luego como periodista hasta el año 1981. Su incorporación a la empresa significó un cambio en la mentalidad de los propietarios, por eso fue la primera mujer que ingresó a desempeñarse en la empresa periodística. Años después la sucedió otra escritora, Elva Gratas Abot.

Cristina Cordido expresó, quienes conocimos a Alicia y valoramos toda su grandeza de persona, sus cualidades creativas, a través de su trabajo periodístico, que fue una gran poetisa y luchadora de la vida, queremos que reciba el reconocimiento que se merece en la Isla de los Poetas a través de un monolito en el cual se perpetúe su nombre.

Agregó esta escritora, que tanto su familia como sus hijos y todos quienes valoramos y disfrutamos de Alicia, en su paso por esta vida terrenal, podemos brindarle este reconocimiento que es lo que menos se merece. La idea es que lleve, ese monolito, una placa recordatoria.

Por último sostuvo que quería dejar como mensaje que las personas que han pasado por su vida y a quienes les dejó tantas huellas trabajen para que Alicia perdure más allá del tiempo. Es lógico que tenga un lugar en donde ella pueda perdurar.

Se hicieron gestiones ante el secretario de Cultura y Educación de la ciudad, y con el presidente del Consejo Escolar y se comprometieron a llegar a buen puerto para que en el menor tiempo posible se concrete este anhelo de sus amigos.

Es un reconocimiento merecido a esa mujer luchadora, responsable, con espíritu superador, que supo gozar de la amistad de sus amigos.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *