DECLARACIONES DE LACUNZA

“Recuperar el equilibrio fiscal y la sanidad de las cuentas públicas va a llevar un par de años”

Hernán Lacunza, ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires, estuvo este viernes en Azul.
<
>
Hernán Lacunza, ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires, estuvo este viernes en Azul.

Lo señaló el ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, en su paso por Azul el último viernes. El funcionario habló además de la situación económica del municipio de Azul, a la que definió “en estado bastante delicado”. Asimismo, se mostró optimista en cuanto al futuro de la provincia al decir que “la transición es difícil para muchas familias pero tenemos evidencias de que los próximos meses van a ser mejores”.

El ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, estuvo el viernes en esta ciudad. En un rápido paso por Azul fue recibido por dirigentes de Cambiemos y tomó contacto con la prensa.

El funcionario bonaerense hizo escala en esta ciudad luego de visitar Tandil y Olavarría, lugares donde tuvo una intensa agenda, reuniéndose con los Intendentes y manteniendo encuentros con empresarios y representantes de diferentes sectores, a diferencia de lo que hizo en Azul donde sólo estuvo de paso.

“Muletas en la transición”     

Una hora más tarde de lo previsto, el ministro brindó una conferencia de prensa en la vereda del local partidario en la que habló de diferentes temas: los números de la provincia, el Fondo del Conurbano, las economías regionales, entre otros.

En un principio, se refirió a su visita a Tandil y Olavarría donde dijo “estuve visitando al sector industrial y a los equipos de trabajo del municipio. La provincia es vasta, heterogénea y las inquietudes no son las mismas en todas las ciudades”.

Luego puntualizó en los planteos que recibió en cada una de esas ciudades como la “aflicción por el aumento de las tarifas de servicios públicos”, aunque inmediatamente indicó que “estamos haciendo las cosas para tener un futuro mejor”.

En lo que hace a Azul, indicó que “sé que no escapa a la realidad provincial y nacional. Los últimos años han sido difíciles en materia productiva, también fiscal específica del municipio. Estamos trabajando con las autoridades locales para poder equilibrar las cuentas públicas municipales que están en estado bastante delicado. La provincia tenía las cuentas fiscales muy estresadas y el municipio también, así que estamos ayudándonos mutuamente para poder dar algo de previsibilidad”.

Sobre en qué consiste esa ayuda mutua, el funcionario apuntó que “por ejemplo, al municipio le hemos dado adelantos de coparticipación para poder solventar el pago de aguinaldos y pagos; también hemos hecho aportes no reintegrables del Tesoro Provincial. Obviamente son muletas en la transición hasta que el municipio pueda volver a equilibrar sus cuentas.

“Paciencia suficiente”    

En otro tramo, el funcionario hizo referencia a los números de los primeros seis meses de gestión. “Lo que hemos hecho es ordenar los gastos, las cuentas, saber lo que debemos, lo que ingresa y egresa por mes. Con esa mayor claridad en la información hemos podido pasar de la angustia de no saber si podíamos pagar los sueldos en diciembre a, hoy por hoy, poder proyectar y licitar obras que van a durar varios años”, sostuvo, para luego añadir que “obviamente que eso no fue instantáneo, sino que tuvo que ver con un programa financiero que despertó credibilidad en el mundo y nos permitió recuperar el crédito. Por supuesto, las cosas no cambian de un día para el otro. Seis meses es un lapso corto en la gestión de una provincia, pero cada día estamos un poco mejor.

Al ser consultado por el plazo que estima será necesario para sanear los números de la provincia, indicó que “recuperar el equilibrio fiscal y la sanidad de las cuentas públicas, va a llevar un par de años. Es importante que sea una tarea perseverante, en el sentido de que cada mes estemos un poco mejor que el mes anterior y, en ese sentido, estamos muy conformes con lo que se ha podido hacer, con el esfuerzo de los vecinos que han comprendido que la situación inicial era delicada y que tienen la paciencia suficiente para atravesar esta transición con el objetivo de una meta más saludable.

“Brotes primaverales”    

Luego, fue consultado por la información dada a conocer por Fedecamaras que relevó que el 40 por ciento de los comercios que cerraron -unos 5000 aproximadamente- son de la provincia, como consecuencia de la inflación y el aumento de las tarifas.

Al respecto, Lacunza dijo que “no corroboro ese número de 5000, me parece totalmente exagerado. Las informaciones que tenemos es que este primer trimestre ha sido frío en materia de actividad. Fue estable: ni subió ni bajó. Este estancamiento no empezó el 10 de diciembre, llevamos 4 años y 6 meses de economía fría. No se pasa del invierno al verano instantáneamente, siempre hay una transición”.

Añadió que “puedo decir con optimismo que ya vemos brotes primaverales, en el sentido de recibir muchas inquietudes de inversores tanto financieros como para la actividad real que están dispuestos a traer sus capitales a la provincia. Por eso, digo que la transición es difícil para muchas familias pero tenemos evidencias de que los próximos meses van a ser mejores.

Economías regionales y endeudamiento    

Posteriormente, el funcionario se refirió a las economías regionales y apuntó que “en el centro de la provincia tenemos industrias muy heterogéneas, como Olavarría que es más industrial o Azul más agrícola ganadera, lo mismo que Tandil. Estamos trabajando con el Ministerio de la Producción para desarrollar los polos productivos con parques industriales. En la provincia tenemos 100 parques industriales y 20 más en estudio para poder estimular y potenciar las capacidades de cada región, básicamente con reglas de juego parejas donde no haya privilegios para determinados sectores. Cuando apenas la restricción fiscal nos dé algo de oxígeno, nos preocuparemos en bajar impuestos, especialmente Ingresos Brutos que me parece que es el más nocivo para la producción.

También se refirió al endeudamiento de la provincia. En este sentido indicó que “tenemos un programa financiero que está autorizado en el presupuesto, votado por la Legislatura este año, de 60 mil millones de pesos de crédito. Hemos tomado ya créditos por 20 mil millones en el exterior. Va a haber nuevos capítulos de este endeudamiento en los próximos meses”.

Asimismo, advirtió que arte de ese endeudamiento se coparticipa con los municipios y aseguró que “ya hemos derramado a los municipios unos 10 mil millones de pesos de los 60 mil millones. Vamos a volver al mercado internacional voluntario de crédito en los próximos meses”.

Por último, ante la consulta de cómo controlará la provincia que el dinero que envíen a las comunas se destine específicamente para lo que son remitidos, indicó que “el control es simple y necesario, y en el caso de las obras consiste en que se gira un anticipo del 20 por ciento y contra el avance de obras se van haciendo los desembolsos siguientes. Esto es para asegurar que los fondos lleguen al destino específico como cloacas, agua potable, obras hídricas y rutas.

Así terminó la conferencia de prensa, tras lo cual Lacunza fue ingresado rápidamente al local partidario donde los dirigentes azuleños cerraron las puertas inmediatamente para mantener con el funcionario provincial una reunión más acotada.

EL FONDO DEL CONURBANO 

El Fondo del Conurbano se creó en 1992 y está compuesto con el 10 por ciento de la recaudación del Impuesto a las Ganancias. El objetivo fue que ese dinero fuera a programas de obras importantes y necesarias.

Sin embargo, en 1996, por Ley 24.621 se estableció un tope de 650 millones de pesos anuales para la provincia de Buenos Aires y se estableció que el excedente debía ser repartido entre las demás provincias.

Hoy por hoy, Santa Fe ocupa el primer lugar en la distribución de ese Fondo recibiendo 5.308 millones, mientras Buenos Aires sigue percibiendo los 650 millones del tope establecido hace 20 años y situándose en el lugar 23.

Consultado al respecto, el ministro Hernán Lacunza indicó que “el Fondo del Conurbano se ha perdido en los últimos años y los bonaerenses están subsidiando al resto del país. Para poner un número, un bonaerense recibe 5 mil pesos por año y un argentino promedio fuera de Buenos Aires recibe 20.000. Es decir, un bonaerense vale un cuarto que un argentino medio”.

Añadió que “la contratara de esa discriminación es que faltan escuelas, hospitales, rutas, obras hídricas para evitar inundaciones. Así que queremos recuperar ese fondo, que son unos 47 mil millones de pesos anuales, para poder subsanar esa deuda social y de infraestructura, que es más grave que cualquier deuda financiera”.

Ante la consulta de qué falta para lograr que vuelva a ser equitativo, indicó que “la gobernadora María Eugenia Vidal lo planteó al gobierno nacional porque son fondos federales. Lo hemos planteado al Presidente, al gabinete, a los ministros del Interior y de Economía, también a los senadores y diputados. Hemos recibido el respaldo a todos los argumentos. Incluso la gobernadora también lo ha planteado al resto de sus colegas de otras provincias, y los números son tan categóricos que no admite mayor discusión. Está sujeto a la tensión lógica de la distribución de recursos de origen federal, pero estamos dando la discusión donde corresponde, que es el Congreso”.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *