REFLEJO DEL ABANDONO


El estado actual del Lago Güemes es verdaderamente lamentable. Cronistas de este matutino pudieron corroborar ayer que el lecho de la reserva de agua dulce no detiene su proceso de vaciamiento. El calor seguramente hace lo suyo por la evaporación. Lo grave de la situación es el nulo accionar del Municipio respecto de otro tipo de manejo respecto de un espejo de agua que supo ser, además, una de las grandes atracciones turísticas de la ciudad.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *