RESERVA NATURAL BOCA DE LAS SIERRAS

La zona de Boca de Las Sierras es reconocida por muchos azuleños como un espacio de identidad, tranquilidad y belleza, útil para la recreación, el deporte y la investigación. En el año 1999 Se creó allí una reserva natural para conservar el paisaje, la que, aún después de

17 años, no consigue funcionar como tal surgiendo sobre su territorio innumerables

proyectos que más proponen su deterioro que rescate.

La reserva natural Boca de las Sierras es una parcela de 541 hectáreas sobre la Ruta Provincial Nº 80 (que une la Ruta 226 y el Paraje Pablo Acosta) cuyo objetivo fue conservar y difundir el patrimonio. Es un paisaje que la gente recorre avistando desde la acera las sierras, el Parador municipal, el Monasterio trapense Nuestra Señora de los Ángeles y edificios históricos de Pablo Acosta.

En ese camino los visitantes encuentran tranquilidad y belleza natural, realizan deportes, degustan la gastronomía local o realizan retiros espirituales.

Esta reserva natural cuida un ecosistema integrado por las sierras más antiguas del mundo, plantas nativas de valor forrajero, medicinal, ornamental y aromático y arroyos como La

Corina. Además guarda un patrimonio cultural ancestral asociado a los pueblos originarios, como corrales de piedra, refugios y espacios sagrados.

Según la ley provincial de reservas y parques naturales, en el área protegida está prohibida la explotación agrícola-ganadera e industrial, mientras que se fomentan las actividades recreativas turísticas y científicas, siempre que estén correctamente planificadas y reguladas. Sin embargo esta normativa no está siendo respetada actualmente ya que dentro de las 541 hectáreas hay cultivos y cría de ganado, y además se realizan diversas actividades militares. Tampoco existe ningún plan de manejo que regule las visitas, que se incrementan año tras año.

Esta situación debiera ser controlada por los organismos competentes: Organismo

Provincial para el Desarrollo Sostenible y el Municipio de Azul previo convenio de usufructo acordado con Fabricaciones Militares para evitar el deterioro del ambiente y atender a su conservación.

El 95% del territorio de la reserva natural pertenece al Ejército Nacional que expropió en la década del 40 miles de hectáreas de la zona para crear un Arsenal Naval y una fábrica de explosivos. En el año 2006 el gobierno municipal firmó un convenio con las Fuerzas Armadas para poder utilizar cinco de las 541 hectáreas que integran la reserva.

En el 2012 se inauguraron allí diferentes obras como la intervención artística “E1Malón” realizada por el reconocido a nivel mundial artista plástico Carlos Regazzoni, un espacio con juegos para niños, lugares de descanso con mesas y bancos y un edificio con el fin de ofrecer servicios a los visitantes.

Esas 5 hectáreas son el único sector de la reserva provincial, por ahora, que la gente puede aprovechar libremente, aunque la oferta de servicios e información es insuficiente y el espacio alterado por actividades masivas poco sensibles a su proyecto original.

Si Boca de Las Sierras funcionara como una verdadera reserva natural el Municipio podría lograr el usufructo de toda la extensión en base a un proyecto conservacionista. Para ello es necesario que exista un proyecto serio que contemple todas las circunstancias en beneficio

de cuidar la reserva natural y para comodidad de la gente que se acerca al lugar.

El patrimonio de esta reserva es único en el mundo y es de todos. Por eso se tiene el derecho de conocer su historia, la biodiversidad de las sierras y a disfrutar del paisaje.

Desde la Municipalidad, los vecinos están preocupados por el futuro de las sierras, deseando poder gozar de todos los beneficios que brinda la reserva natural.

El ambiente es una prioridad de la cual el gobierno y todas las personas se deben ocupar ya que su cuidado representa un beneficio para los habitantes y una fuente de orgullo para la ciudad y la región, y se puede convertir en una fábrica sin humo.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *