UN ESPECTADOR CIEGO EN LA DOMA

Ricardo Aguado: una historia de vida

Ricardo Aguado estuvo ayer disfrutando de la jineteada y la música.
<
>
Ricardo Aguado estuvo ayer disfrutando de la jineteada y la música.

Ricardo Aguado es ciego. Su presencia en el campo de doma no pasó desapercibida para muchos. Miguel Lapasta dio cuenta de su arribo al sector próximo al escenario, pasado el mediodía de ayer para disfrutar de la jineteada.

“Lo vivo con una emoción muy grande. Vino a saludarme Miguel Lapasta, con quien somos bastante amigotes porque yo hice un festival para ciegos y lo llevé a él como animador cuando no conocía el Teatro Español; siempre me lo agradece. Yo me crié en el campo, cosa que mucha gente no sabe; después vine a la ciudad. Mi padre era chacarero y no hay doma que yo me pierda, a pesar de que no veo. Escucho los latigazos que pegan los jinetes; eso me hace ‘ver’ la jineteada. Yo me afirmo a un alambre y cuando el animador dice que va a salir el caballo, yo ya lo estoy ‘viendo’. Lo veo en mi imaginación, en mi oscuridad”, expresó a EL TIEMPO.

Aguado consideró que “la gente que viene a la doma es porque realmente le gusta; hacen kilómetros y kilómetros. Cuando nosotros estábamos en el campo, en la zona de Laprida o Lamadrid, la gente se preparaba quince o veinte días antes de la doma. Ir a una doma es ir a una fiesta. Iban a caballo, en carro, en lo que pudieran; sabía llevar a muchos en el tractor a la doma. Esas cosas me quedaron. También me gustó siempre mucho el fútbol y me hice jugador de fútbol”.

El entrevistado dio cuenta de otra de sus grandes pasiones actuales: el relato de partidos de fútbol de la Primera División local, junto con el equipo de la FM 106.7 que integran Hernán Daulerio, Julio Valdéz, Andrés Los Arcos, Horacio Altamare y Pascual Llorente.

“Hace seis años que estoy con ellos. A Horacio Altamare, cuando transmite, lo único que yo le encargo cuando empieza el partido es que me diga para qué lado ataca cada uno. Mi imaginación me hace ‘ver’ para qué lado es el partido. Lo mismo ocurre acá, en la doma”, aseveró.

Aguado hizo una firme defensa del sentir criollo al señalar que “algunos se nos ríen expresando ‘los paisanos estos’. Yo me considero un paisano. Los ‘paisanos estos’ tienen más educación y respeto que cualquiera. Es una gente totalmente sana. Por eso tengo tanto aprecio por esa clase de gente”.

LA HUMILDAD DE LOS GRANDES

Ricardo Aguado se sorprendió cuando el cronista de este diario le comentó que, días pasados, hubo dos momentos muy emotivos dentro y fuera del campo de doma: uno de ellos a partir de la participación del jinete de 11 años Carlos Abelenda, y el otro por la presencia de Oscar Mauricio “Cacho” Franco a bordo de la réplica del Torino con el que el equipo que el azuleño integró ganó en Nürburgring. El nene y el ex piloto fueron merecidamente ovacionados.

“A ‘Cacho’ Franco yo siempre le digo que es un grande porque tiene la humildad de los grandes. Muchos se creen que son grandes; y cuando digo grandes me refiero a que son populares. Los grandes son los humildes. El tipo que es humilde es un grande y ‘Cacho’ lo es. Y lo que me decís del nene no tiene precio. Ahí tenés un ejemplo de lo que te digo de la gente de campo. Qué lástima que no estuve”, indicó.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *