EN LA CONSTANTE BÚSQUEDA DE LA EXCELENCIA

ROAS cuenta en su área de Servicio y Atención al Cliente con personal capacitado por Ford en diagnóstico electrónico

“Esto nos facilita mucho el trabajo porque te enseñan métodos para resolver problemas en el menor tiempo posible y para que la resolución sea lo más fácil posible”, expresó Andrés Pena. “Ir a Ford es fundamental porque allí uno tiene todas las herramientas para hacer el curso, tanto en la parte teórica como la práctica porque siempre estás trabajando en vehículos”, afirmó Fernando Sarno.
<
>
“Ir a Ford es fundamental porque allí uno tiene todas las herramientas para hacer el curso, tanto en la parte teórica como la práctica porque siempre estás trabajando en vehículos”, afirmó Fernando Sarno.

La instrucción se llevó a cabo recientemente en la planta de Pacheco. Dos trabajadores de la concesionaria azuleña pasaron con éxito el curso de ingreso y, durante tres años, incorporaron conocimientos teóricos y prácticos que les permite estar “al día” con el aspecto tecnológico de los modelos de la marca. 

Otra fuerte inversión que tiene como principal destinatario al cliente acaba de realizar ROAS, la concesionaria oficial Ford en Azul y zona. Es que dos mecánicos del área Servicio y Atención al Cliente participaron de un curso de Técnico Especialista en Diagnóstico Electrónico que, sobre aspectos tanto teóricos como prácticos, se realizó durante tres años en la planta de la fábrica con sede en Pacheco. Para conocer detalles de la capacitación y la importancia que esto tiene para la concesionaria, conversamos con el gerente de Servicio, Rodrigo Viscio, y los trabajadores que asistieron al curso: Andrés Pena, de 33 años, y Fernando Sarno, de 34, a quien le resta cursar dos materias para recibirse.

Viscio dijo que “nuestra idea era hacer un reconocimiento para Andrés (Pena) por el hecho de haber llegado a recibirse de Técnico DS, técnico electrónico en Ford, algo que no es tan sencillo. Es una carrera larga, una carrera donde hay que ponerle mucha voluntad, mucho tiempo, muchas horas, y la realidad es que queremos felicitarlo y decirle que en buena hora trabaje con nosotros y pueda desempeñarse para ROAS”.

El vocero destacó la relevancia que tiene para la concesionaria y, por ende, en favor de los clientes, el poder contar con personal altamente capacitado en una de las cuestiones que más caracteriza a las unidades de Ford. “Esto es fundamental porque las reparaciones son cada vez más electrónicas y cada vez más complejas. Las unidades vienen cada vez más equipadas, con mayores complejidades, y es necesario tener los técnicos capacitados para poder hacer las reparaciones del caso. Para nosotros es fundamental tener un grupo humano bueno como el que tenemos y bien formado”, expresó.

Viscio subrayó la apuesta de la firma azuleña al avalar y apuntalar la capacitación de sus dependientes del área Servicio. “Para ROAS es una fuerte inversión que se hace en capacitación. A la concesionaria el contar con personal altamente capacitado en la sección de Servicio le permite poder brindar el mejor servicio al cliente. Esto es innovación constante. El que no se actualiza, se queda estancado y no crece. Esos son los desafíos y es imprescindible mantenerse al ritmo de la tecnología”, finalizó.

 

“Esto nos facilita mucho el trabajo”

Andrés Pena, con pocos años de edad pero varios de ellos en ROAS, es consciente de la importancia que tiene para la concesionaria el poder contar con personal en permanente actualización. El trabajador, que puso toda su predisposición para realizar la instrucción, dijo que la capacitación está reservada para quienes superan el “filtro” del curso de ingreso. “El curso llevó más o menos tres años. Estuve yendo prácticamente todos los meses a Buenos Aires, a la planta de Ford en Pacheco. Son cursos que duran más o menos tres días, con un examen final al término de cada etapa. El primer año se hace una clínica en base a lo que es la electrónica del motor; una vez aprobado, podés seguir con el segundo año, que es un año y medio de duración. Una vez finalizado se da otra clínica con un examen teórico práctico integrando motor y carrocería”, manifestó.

Tras ratificar que el adiestramiento consiste en “toda la parte electrónica e interconexión de módulos”, Pena recalcó la posibilidad de incorporar conocimientos tanto teóricos como prácticos, y con instructores de nivel mundial. “En la clínica te dan un vehículo y vos tenés que reparar diferentes fallas y en base a eso te dan un traje y una clasificación. Hay que destacar que todos los años se hace un curso de ingreso y sólo los mejores promedios ingresan a la carrera. Junto con Fernando (Sarno) arrancamos la carrera y se fue dando más que nada por lo que hago yo acá, que es la parte de electricidad”, dijo y agregó: “Me sirvió mucho como experiencia y por el aprendizaje; esto nos facilita mucho el trabajo porque te enseñan métodos para resolver problemas en el menor tiempo posible y para que la resolución sea lo más fácil posible”.

El mecánico destacó la posibilidad que le dan, tanto ROAS como Ford, de poder estar “al día” con una información que le permite seguir creciendo desde lo humano y lo profesional. “Tenés que estar activo con el avance tecnológico; hay que tener mucho conocimiento y práctica. Constantemente tenés que estar capacitándote para no quedar relegado. La Ranger nueva es bastante diferente a los modelos que veníamos teniendo; cambia bastante la electrónica, se agregan cosas nuevas”, precisó.

 “El broche de oro para el curso sería poder participar de la Competencia Nacional de Habilidades Técnicas que se hace una vez por año en Ford, donde se seleccionan ocho técnicos y el que realiza las reparaciones –se presentan  unidades con las mismas diez fallas- en el menor tiempo posible, es el ganador. Es como un premio al esfuerzo del técnico y una buena propaganda para la concesionaria porque a nivel país es muy representativa”, añadió.

 

En el lugar indicado

A su turno Fernando Sarno subrayó la relevancia que tiene el hecho que el curso se realice en la planta de Ford, en Pacheco. “Lo que es ir a Ford es fundamental porque allí uno tiene todas las herramientas para hacer el curso, tanto en la parte teórica como la práctica porque siempre estás trabajando en vehículos. Siempre estamos desarmando y se están poniendo diferentes tipos de fallas para que nosotros mismos las tratemos de detectar y determinemos cuál es el mejor procedimiento para realizar la reparación en el menor tiempo posible”, afirmó y recalcó la excelencia de la capacitación. “Son cursos son muy exigentes. Los instructores contratados por Ford son argentinos pero dan cursos no solamente en Argentina”.

EL DATO

Desde el Directorio de ROAS, en tanto, reconocen el esfuerzo y la constancia de sus colaboradores y felicitan a Andrés Pena por el logro obtenido. Dicha capacitación se alinea con su misión de consolidar la marca, desarrollando personal capacitado y comprometido para prestar un servicio diferenciado de alta calidad y actuando con responsabilidad social.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *