AYER, DESPUÉS DEL MEDIODÍA

Robaron en dos negocios y por uno de esos hechos dos hermanos fueron aprehendidos

Ambos ilícitos fueron cometidos a mano armada. A los ahora acusados de robar plata y golosinas en un maxikiosco que está en 25 de Mayo y Calle 4 los arrestaron instantes después en un departamento del Barrio Pedro Burgos. En ese lugar, además, la Policía incautó dinero, dos chocolates, un revólver y una moto. Las sospechas de los investigadores apuntan a que el mayor de los hermanos aprehendidos había robado también, alrededor de las 12.30 de ayer, en una despensa que está en Cáneva y Amado Diab.

 

 

Los elementos que la Policía incautó cuando los hermanos fueron aprehendidos. En la otra imagen, la despensa donde también ayer hubo un robo.
COMANDO DE PATRULLAS/PBA
NICOLÁS MURCIA
<
>
Los elementos que la Policía incautó cuando los hermanos fueron aprehendidos. En la otra imagen, la despensa donde también ayer hubo un robo. COMANDO DE PATRULLAS/PBA NICOLÁS MURCIA

En un lapso de aproximadamente una hora y media, dos comercios se convirtieron ayer después del mediodía en lugares donde delincuentes robaron a mano armada.

Uno de esos hechos derivó luego en las aprehensiones de dos hermanos que ahora son considerados los coautores de ese robo.

Al mismo tiempo, uno de los aprehendidos está siendo investigado por el asalto en el otro comercio, ante la sospecha de que podría tratarse también del autor de ese ilícito, según lo que señalaron fuentes policiales a EL TIEMPO.

Los arrestos de los hermanos se hicieron efectivos en un departamento situado en el Barrio Pedro Burgos, instantes después a que se registrara el segundo de los asaltos a mano armada.

Plata y chocolates

Cuando era alrededor de la hora 14, en un maxikiosco que está sobre Avenida 25 de Mayo y Calle 4 -al lado de la Escuela Técnica número 1 “Coronel Pedro Burgos”- se produjo el robo que instantes después derivó ayer en los arrestos de los dos hermanos.

Víctima del mencionado ilícito resultó una joven de 24 años llamada Andrea Coronel, quien estaba atendiendo el comercio cuando dos sujetos ingresaron al local armados y con fines de robo.

Uno de los ladrones portaba un revólver, arma de fuego con la que la joven que atendía el local fue intimidada por los delincuentes, quienes le exigían la entrega de dinero.

De acuerdo con lo referido por voceros policiales, además de la plata los autores del hecho se llevaron algunas golosinas.

Ni bien huyeron del local, inmediatamente fue alertada la Policía sobre lo que había sucedido, a través de un llamado al teléfono de emergencias.

Con las versiones de la víctima y de otros testigos, además de que se cotejaron las filmaciones de las cámaras de seguridad existentes en el local escenario de este robo, la Policía comenzó con las averiguaciones para dar con los autores del robo.

De esa manera, se estableció que ambos sospechosos se encontraban en un departamento que está en el Barrio Pedro Burgos, a unos doscientos metros del negocio, lugar al que los efectivos de seguridad se dirigieron en medio del operativo que se había montado en ese entonces.

Al ingresar a ese departamento contando con la anuencia de una mujer que allí vive, se hallaron los elementos sustraídos y también el arma empleada en el hecho: un revólver calibre 22, según informaron los voceros policiales.

Además, los dos hermanos que ahora están acusados de haber cometido ese robo a mano armada fueron aprehendidos.

Uno de ellos fue identificado por fuentes policiales como Maximiliano Leonel Pérez, de 25 años. El otro tiene 18 años y se llama Lucas Pérez.

Más de mil pesos -según se presume, el monto total del dinero robado en el maxikiosco- la Policía incautó en ese departamento donde estaban los hermanos aprehendidos, al igual que dos chocolates que fueron también sustraídos en el comercio.

Además, se secuestró una moto Zanella de 110 cc cuyo número de identificación del cuadro estaba suprimida, vehículo que es propiedad del mayor de los hermanos arrestados. Eso dio lugar al inicio de un sumario contravencional, en forma paralela a la causa penal que se está sustanciando por el robo.

El primer robo

Para cuando ambos hermanos fueron aprehendidos, ya se tenía conocimiento por parte de la Policía del otro robo a mano armada que, alrededor de la hora 12.30, se había producido en una despensa que está sobre Cáneva y Amado Diab.

En ese lugar un asaltante logró apoderarse de unos 1.200 pesos en efectivo, al ingresar al negocio y amenazar de muerte con el revólver que portaba a la dueña del comercio, una mujer de nacionalidad paraguaya que tiene 30 años y se llama Marisa Bogado.

“Esperó a que se fuera la gente del negocio. Estaba afuera y para disimular se prendió un pucho”, contó la mujer anoche en diálogo con EL TIEMPO que los vecinos le contaron, al referirse a la actitud del asaltante en la previa a ingresar a cometer el ilícito.

Una vez que no había clientes en la despensa, el sujeto ingresó y le apuntó con el arma de fuego que portaba a la víctima.

“Estaba a cara descubierta y tenía una bufanda”, señaló también la mujer sobre el autor del ilícito.

“Una vez que entró me dijo que le diera la plata de la caja, mientras me apuntaba con el revólver continuamente”.

En todo momento, según señaló la dueña de la despensa, el ladrón tuvo una actitud calmada y no se comportó de manera agresiva.

El asalto duró pocos instantes, los suficientes como para que el delincuente se apoderara de unos 1.200 pesos en efectivo, dinero que él mismo tomó de la caja registradora y guardó, para después darse a la fuga a pie.

Ni bien se estaba yendo del negocio se cruzó con un menor que habitualmente concurre a la despensa, recordó la mujer asaltada.

“El nene me ayudó en ese momento”, hasta que luego la Policía fue informada sobre lo sucedido y se hizo presente en el lugar.

El ladrón huyó a pie, en contramano por Cáneva y luego dobló en dirección hacia las vías.

“Gracias a Dios no me pasó nada y fue todo muy rápido”, señaló por último la mujer asaltada ayer en el diálogo mantenido con este diario.

El dato

Los investigadores sospechan que el mayor de los dos hermanos aprehendidos ayer sería el mismo sujeto que cometió un asalto en la despensa de Cáneva y la ex Santa Fe. Por eso, está previsto solicitar una serie de medidas tendientes a confirmar esa versión. Hasta anoche ambos estaban en la comisaría primera y hoy iban a ser llevados a Tribunales, para ser indagados por el “robo agravado por el uso de armas” que se les imputa.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *