ROBARON ROPA Y DINERO EN UN NEGOCIO DEL CENTRO

El lugar por donde el ladrón ingresó, según contó Santiago Hoursouripé, propietario del local. En la otra imagen, manchas de sangre halladas en el comercio.
FOTOS: NICOLÁS MURCIA
<
>
El lugar por donde el ladrón ingresó, según contó Santiago Hoursouripé, propietario del local. En la otra imagen, manchas de sangre halladas en el comercio. FOTOS: NICOLÁS MURCIA

Un local comercial ubicado en la zona céntrica de esta ciudad se convirtió en escenario de un robo durante las primeras horas de ayer, en momentos que estaba cerrado.

Lo llamativo del hecho es que el autor del ilícito, desde un patio que está en la parte trasera del inmueble, ingresó al negocio por una de las ventanas -de muy reducidas dimensiones- de una puerta corrediza de madera. Además, al romper el vidrio de esa pequeña abertura, de aproximadamente unos 20 centímetros de alto por el doble de largo, resultó lesionado, por lo que ayer a la mañana cuando el ilícito fue descubierto se hallaron manchas de sangre en diferentes partes del interior del local.

El ilícito se produjo en “Hook Urbano”, local de venta de indumentaria que está al lado de la galería “Paseo del Azul”, es decir, en Yrigoyen entre Burgos y De Paula.

En ese mismo negocio funciona también una mueblería propiedad del padre del dueño del local de venta de ropa.

Santiago Hoursouripé, un joven de 24 años, contó que ayer a la mañana regresaron de viaje y que “nos encontramos una puerta del costado rota”, en alusión a ese lugar por donde al menos un ladrón ingresó.

Ayer a la tarde, a la espera de la llegada de peritos de Policía Científica, los restos del vidrio de esa pequeña abertura de la puerta estaban desparramados en el piso. Además, en diferentes lugares del local y hasta en la parte donde hay un escritorio en el que había dinero, podían encontrarse manchas hemáticas del autor del robo.

Hoursouripé no pudo precisar con certeza la cantidad de prendas de vestir sustraídas, aunque mencionó que remeras, “dos o tres camperas y algún que otro buzo” fue la mercadería de la que el autor de este hecho se apoderó, en una suma total que -estimó- oscilaría entre los “tres mil y cuatro mil pesos”.

Además, el autor de este robo se apoderó de alrededor de 80 pesos que había en el cajón de ese escritorio donde quedaron manchas de sangre suyas.

Esa plata, dijo Hoursouripé era sólo “cambio”, ya que acostumbran a no dejar dinero en el local cuando queda cerrado.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *