ROBARON UNA MOTO

La motocicleta sustraída es propiedad de un trabajador de San Lorenzo.
FOTO GENTILEZA: JUAN OCHANDATEGUI


“Me acaban de robar del galpón de mi casa otra vez. Como por quinta vez ya. Por favor, si alguien ve una moto. Es una herramienta de trabajo”.
A través de las redes sociales, Juan Pablo Ochandategui escribió ayer este mensaje para dar cuenta del robo de su motocicleta, hecho registrado el pasado jueves en horas de la noche en la casa donde se domicilia, ubicada en Arenales entre Calle 3 y Calle 4 de este medio, en cercanías al Barrio Mariano Moreno.
El hombre, de 35 años y empleado de Cerámica San Lorenzo, dialogó ayer a la tarde con este diario y contó más detalles de lo que fue la sustracción de la motocicleta, de a cual -según señaló- “recién había pagado la primera cuota porque me la había comprado el 26 de diciembre pasado”.
Para Ochandategui esa moto que le sustrajeron tenía un importante valor, ya que, mientras aún la está pagando, la utilizaba para ir a trabajar a la fábrica.
De acuerdo con lo que contó, el rodado estaba en un galpón de su propiedad cuando el pasado jueves en horas de la noche fue sustraído.
Según cree, el autor del hecho se la llevó “de tiro”, mientras él y el resto de su familia estaban en el interior de la vivienda y no advirtieron el ingreso a la casa del delincuente.
“El robo fue entre las nueve y las once y media de la noche. La moto estaba adentro de un galpón y el que se la llevó primero rompió el candado de la puerta y después el de la moto”, contó.
Una vez descubierto el faltante de su vehículo, el vecino concurrió a sede policial para radicar la denuncia, además de colocar un anuncio en las redes sociales para dar cuenta de la sustracción del rodado.
La moto robada es una Honda Wave de 110 cc cuyo número de patente es el 212.
“Por favor, escriban si la ven”, señaló en las redes sociales para tratar de recuperar su rodado.
Otra característica del vehículo, según expresó Ochandategui al dialogar ayer a la tarde con este diario, es que presenta una pequeña rotura en uno de los plásticos de la defensa, en la parte de adelante. “Pero después está impecable”, agregó.
Al ser consultado sobre el barrio donde reside, contó que “es demasiado inseguro”, al punto tal que en su caso “creo que esta es entre la cuarta y quinta vez que me roban, ya que antes me habían robado una desmalezadora y también bicicletas”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *