QUE EL CONTRAPUNTO NO APAÑE LA BUENA NOTICIA

Roberto Rusciolelli: “Le brindamos todas las facilidades”

La aseveración del presidente del directorio de la CEAL estuvo dirigida a Alberto Luco, titular de Frigorífico American Meat S.A., que estaría pronto a comenzar a operar en Cacharí. En declaraciones a este diario el responsable del emprendimiento comercial había señalado que en las gestiones que inició ante la Cooperativa Eléctrica, encontró “un gran palo en la rueda”.

El presidente del directorio de la Cooperativa Eléctrica de Azul Limitada, Roberto Rusciolelli, salió a responderle al titular del Frigorífico American Meat S.A., Alberto Luco, quien en una entrevista con EL TIEMPO afirmó que en el marco de las gestiones que inició ante la CEAL, encontró “un gran palo en la rueda”. Como se informó en la edición del pasado domingo, el empresario afirmó que en tres meses estaría apto para comenzar a operar en el emprendimiento situado en la vecina localidad y que emplearía a unas 80 personas, 30 de ellas en forma directa, con la meta de abastecer únicamente al mercado interno.

El frigorífico dejó de funcionar hace no menos de 12 años y su reactivación generaría un fuerte impulso para la comunidad cachariense, que acusó un fuerte golpe cuando 20 vecinos se quedaron sin trabajo.

En 2008 Luco compró las instalaciones y, entre 2009 y 2010, intentó reabrirlo. Las trabas del entonces secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, hicieron que  desista a pesar de que había realizado una fuerte inversión en las instalaciones.

Según comentó en la entrevista con este matutino, durante tres meses tuvo que lidiar para tener energía en la planta, cosa que logró recién el jueves de la semana pasada. Asimismo afirmó que en un principio la CEAL le pidió 300.000 pesos “sólo para darme la luz”.

Trámites en tiempo record

“Desde la Cooperativa Eléctrica se hicieron todos los trámites en tiempo record para que el señor, pedido expreso mediante que hiciera, tuviera energía cuanto antes. Le brindamos todas las facilidades; desde hacerle alguna bonificación en todo lo que era el costo del diseño del proyecto, a darle cuotas y prestarle un transformador. Ahora tendremos que considerar si resulta procedente un gesto de esta naturaleza toda vez que en vez de agradecer y de reconocer, se descuelga con esta clase de acusaciones”, expresó Rusciolelli en diálogo con el colega Daniel Juárez, de Cacharí.

Advirtió que a Luco “nadie le pidió 300.000 pesos”, y explicó: “Había un presupuesto original de 300.000 pesos que incluía el pago del transformador porque el que tenía inactivo ahí está lleno de PCB y eso no se puede habilitar. Él pidió que le prestáramos uno hasta que pudiera limpiar ese que tenía”.

El titular de la CEAL afirmó que la aseveración del empresario, además de “improcedente”, está teñida de “mala fe”.

“Estoy muy sorprendido con esto porque él vino en dos oportunidades a hablar conmigo y jamás evidenció malestar. Al contrario; agradeció. Uno no comprende cuáles son los objetivos ni los motivos que hay detrás de todo esto”, aclaró.

Tras mencionar que el empresario “vino de la mano de (el director de Producción y Empleo, Juan) Arruti”, Rusciolelli aclaró que “nosotros tenemos una política con esto”. “Permanentemente estamos sosteniendo emprendimientos, como Sudantex, Papelera, Molino Nuevo y una cerámica”, dijo el responsable del directorio de la CEAL, para deslizar que “posiblemente le pidamos aclaraciones por la vía que corresponde”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *