EL HECHO OCURRIÓ EN MAYO DEL AÑO PASADO

Robo a un comercio y un asaltante abatido: hay un segundo imputado

Se trata de un azuleño que tiene 30 años. Durante el transcurso de la semana que pasó, lo indagaron en Tribunales y se negó a declarar. Estaba detenido desde meses atrás por un caso de violencia familiar. Las pruebas reunidas en torno a la investigación por el asalto que había derivado en la muerte de “Tato” Vargas, uno de los tres autores del robo, lo involucran también en el hecho, señalaron ayer fuentes policiales y judiciales.

Un asalto a mano armada ocurrido el año pasado en esta ciudad, hecho donde uno de los autores del ilícito había sido abatido por la Policía, tiene desde la semana pasada un nuevo imputado.

De acuerdo con lo informado por voceros policiales y judiciales, se trata de un azuleño que ya estaba privado de la libertad por un caso de violencia familiar, a quien recientemente se lo notificó de que también figura como uno de los acusados de lo que fuera aquel robo que había derivado en que la Policía abatiera a tiros a uno de los autores: un hombre que se llamaba Roberto Javier “Tato” Vargas y tenía 39 años.

El segundo de los acusados que tiene ese ilícito que todavía sigue siendo materia de investigación, en el marco de una causa penal que instruye el fiscal Luis Surget, titular de la UFI 6 de Azul, fue identificado por fuentes policiales y judiciales como José María Gorosito, de 30 años.

El pasado jueves Gorosito, que está preso en la Unidad 2 -una de las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense que está en la localidad olavarriense de Sierra Chica- había sido traído a los Tribunales de Azul para ser indagado por ese asalto ocurrido en un comercio.

Gorosito se negó a declarar en sede judicial, acusado del delito robo doblemente calificado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no puede acreditarse y en poblado y en banda, señalaron ayer a EL TIEMPO voceros allegados al sumario penal que se está instruyendo.

El asalto

El asalto que se le atribuye a Gorosito en carácter de coautor -junto con el abatido Vargas y un tercer sujeto aún no fue hallado- se produjo en esta ciudad en horas de la noche del 9 de mayo del año pasado.

Aquel día, alrededor de la hora 21.30, tres varones llegaron con fines de robo en una motocicleta a un mercado situado en una de las esquinas de las calles Necochea y Puan.

Tres jóvenes, entre ellos los propietarios del comercio, fueron apuntados con las armas de fuego que portaron los asaltantes, quienes huyeron llevándose sólo cien pesos en efectivo.

Instantes más tarde, una vez alertada la Policía sobre lo sucedido, uno de los involucrados en el asalto, mientras los restantes lograban darse a la fuga, fue abatido a pocas cuadras del comercio.

Vargas portaba una escopeta recortada con la que le apuntó a policías que lo perseguían, dos de los cuales le dispararon.

El hombre fue trasladado al Hospital Pintos, donde esa misma noche murió. La autopsia a la que el cuerpo de Vargas fue sometido determinó que había recibido cuatro disparos.

La investigación judicial que se inició en su momento derivó en que los sumarios penales se desdoblaran.

Por un lado, se realizó la instrucción por el asalto propiamente dicho, la misma que ahora lo tiene también a Gorosito como imputado. Por el otro, se iniciaron actuaciones para determinar las responsabilidades de los policías que abatieron a Vargas, teniendo en cuenta que los familiares del hombre que murió denunciaron que se había tratado de un caso de “gatillo fácil”.

El dato

Si bien los policías que le dispararon a “Tato” Vargas fueron apartados de sus funciones, posteriormente volvieron a desempeñar tareas. Al igual que la instrucción de la causa penal por el robo, ese otro sumario relacionado con la muerte de Vargas todavía no está cerrado.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *