FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Robo de soja: penas de tres años de prisión en suspenso para una pareja

El hombre y la mujer que fueron condenados cometieron los ilícitos en dos campos del Partido de Azul.

<
>

 

Un juicio abreviado tramitado días atrás en un Tribunal de esta ciudad finalizó con condenas a penas de tres años de prisión en suspenso para un hombre y una mujer que, según lo que quedó probado, robaron varias toneladas de soja en dos campos ubicados en el Partido de Azul, informaron fuentes judiciales.

Los condenados fueron identificados como María Alejandra Fernández y Sergio Emmanuel Gutiérrez, una pareja oriunda de Olavarría.

El hombre, un transportista que tiene 34 años, fue hallado en el juicio abreviado autor penalmente responsable de un robo agravado por cometerse en despoblado, dos hechos en concurso real; mientras que la mujer -de 46 años- fue considerada “partícipe necesaria” de ese mismo delito.

El proceso judicial se desarrolló en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 de Azul y contó con la intervención en forma unipersonal del juez Gustavo Abudarham.

Los hechos materia de este juicio abreviado habían ocurrido en septiembre de 2012. Uno de ellos, entre la noche del 11 de septiembre y la mañana del día siguiente, se produjo en un campo llamado “La Suerte 194”. El otro, entre la noche del 14 de septiembre y la mañana del día siguiente, en un campo llamado “San Silvano”.

Respectivamente, las firmas damnificadas por estos ilícitos fueron “Bisagra S.A.” y “Los Pinos S.A.”, según se indicó en la resolución.

Con relación al primero de los robos -el ocurrido en “La Suerte 194”, establecimiento rural que está a la altura del kilómetro 254, en el Cuartel V del Partido de Azul- quedó probado que el hombre condenado en este juicio abreviado se hizo presente en el lugar en un camión Chevrolet.

Una vez en el campo, “previo forzar el candado de la tranquera de ingreso a dicho establecimiento”, el hombre se dirigió hasta un silo bolsa que estaba en un potrero situado en cercanías del camino “Siempre Amigos”.

Allí, efectuó diferentes cortes sobre ese silo bolsa, para después apoderase de manera ilegítima de 5.000 kilos de soja.

En cuanto al robo ocurrido en el otro campo, en el juicio quedó probado que también fue el transportista condenado quien lo cometió, en aquella ocasión conduciendo un camión con acoplado con el que se hizo presente en el lugar.

Una vez en el establecimiento rural “San Silvano”, “previo forzar el candado de la tranquera de ingreso al mismo y dañar dicha tranquera, (el encausado) se trasladó unos 500 metros por el interior del campo en dirección al lugar en que se hallaban dos silos bolsas que contenían 200.000 kilos de soja, realizando tres cortes sobre uno de ellos para luego apoderarse ilegítimamente de parte de la soja almacenada, cargando la misma en el chasis del camión y logrando así consumar el desapoderamiento”, escribió en el fallo el juez del TOC 2.

Una de las pruebas que sirvió para condenar al transportista estuvo relacionada con el hallazgo, en el primero de los campos mencionados, de una de las patentes del rodado de carga en el que se movilizaba.

Ese vehículo es propiedad, según se determinó, de la mujer que fue condenada en este juicio abreviado como “partícipe necesaria” de ambos robos de soja en los campos.

Además, en el segundo de los robos materia de este juicio, los autores del hecho se fueron del establecimiento rural dejando abandonado el acoplado del camión, que también es propiedad de María Alejandra Fernández.

Días después la mujer se presentó en una comisaría de Olavarría denunciando falsamente que el acoplado se lo habían sustraído.

El camión, en el marco de la investigación iniciada, después fue incautado durante uno de los allanamientos que se hizo por el caso. Otro procedimiento se había hecho en el domicilio de la mujer que es pareja del transportista al que también condenaron en este juicio abreviado, donde se secuestró parte de la soja robada en ambos campos.

“La coartada desplegada” por ambos encausados fue señalada por el juez Abudarham como otro elemento para probar que fueron los responsables de los robos de soja en ambos campos. “De allí se desprende que tras ser hallado y recogido el acoplado en el establecimiento rural “San Silvano” que estaba inscripto a nombre de Fernández, la nombrada, para justificar tal circunstancia, denunció falsamente la sustracción del mismo; siendo dicha denuncia ratificada a posteriori por Gutiérrez luego de que el acoplado referenciado fuera abandonado por los causantes en el lugar de comisión del hecho cargado de soja”.

“Analizados en forma conjunta los indicios enumerados anteriormente y si se tiene en cuenta que en ambos establecimientos rurales fueron encontrados objetos  que se relacionan directamente con elementos y documentos encontrados en el domicilio de María Alejandra Fernández, entre los que caben destacar una chapa patente correspondiente al camión que conducía Sergio Gutiérrez y un acoplado cuya titular era Fernández; el vínculo que ambos mantenían entre sí y la actitud por ambos desplegadas para justificar la existencia del acoplado de propiedad Fernández en el lugar a donde se produjo la sustracción cuya víctima resultó Silvano Saloy, todo ello conforma un conjunto probatorio que conduce lógica y directamente a vincular a ambos imputados como autores de los mismos”, concluyó el juez Abudarham.

El dato

“La modalidad del cumplimiento de la pena propuesta por las partes (en suspenso) resulta procedente, toda vez que se trata de primera condena y el monto convenido no excede los tres años de prisión”, señaló el juez Abudarham. En ese contexto, como pautas de conducta para ambos encausados les impuso las siguientes obligaciones por el plazo de dos años: “fijar residencia y someterse al control del Patronato de Liberados”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *