ROGELIO ALBERTO CLAVELLINO: PESAR POR SU FALLECIMIENTO

Ayer se produjo el fallecimiento de Rogelio Alberto Clavellino, una de las personas que honró al periodismo local, y también a la actividad comercial que luego desempeñó.

Nació el 15 de mayo de 1930 y desde joven se dedicó a trabajos administrativos. En el año 1974, comenzó a desempeñarse en el Diario El Tiempo haciendo reemplazos, hasta que el 1 de marzo de 1982 asumió como Secretario de Redacción. Se mantuvo en ese cargo hasta el 1 de diciembre de 1995, cuando renunció para dedicarse full time a la actividad comercial en el negocio sito en la calle San Martín entre Rivadavia y Alvear.

Hablar de Rogelio Alberto Clavellino es mencionar a una persona comprometida con esta ciudad y con su profesión de periodista, labor que ejerció con dignidad, responsabilidad y valentía. Por sobre todas las cosas, fue una excelente persona.

Hay hechos para destacar donde Clavellino mostró personalidad y conducta:

-El 24 de marzo de 1976, estando al frente de la coordinación del diario, ingresó en la redacción un grupo de integrantes de las fuerzas armadas que secuestraron al periodista Ricardo de la Fuente, que luego de aproximadamente un mes, apareció con vida. Clavellino, con singular valentía, afrontó esa situación.

-Él publicó una información de índole política donde los dirigentes socialistas locales se ofendieron y se presentaron en el diario, insultando y diciendo que era todo mentira. Con toda tranquilidad, Clavellino les contestó “veremos dentro de un mes, quién tiene razón”. Y los hechos le dieron la razón a lo que él había publicado.

-Era una persona muy bien informada que publicaba las cosas cuando estaba seguro de su verosimilitud. Además tenía mucha memoria y era muy inteligente, como así también sabía manejar al personal de la redacción.

-Le gustaba el diálogo, y defendía con ahínco sus ideas. Por eso era común verlo en la calle conversando. Lo mismo sucedía en su negocio, donde solía reunirse con vecinos para dialogar y disfrutaba escuchando a los demás.

-Estando en el diario y aún luego, cuando se alejó de este medio, su espíritu de periodista jamás lo perdió. Cuando tenía alguna información, enseguida hablaba a la redacción para pasarle los datos.

-Su responsabilidad lo llevó, ya retirado de este matutino, a rechazar el ofrecimiento que se le hizo para escribir una columna semanal. El motivo fue que le faltaba información porque el comercio le insumía mucho tiempo.

Con el fallecimiento de Rogelio Alberto Clavellino, el periodismo azuleño pierde a una persona que dignificó la profesión. En estos momentos de hondo pesar, vayan nuestras condolencias para sus familiares, amigos y allegados.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *