LA SEMANA POLÍTICA

Salarios en pugna

Grandes diferencias entre el Ejecutivo y los gremios municipales en el inicio de las negociaciones sobre la pauta salarial para este año. Bertellys se encolumnó en la propuesta de Vidal para la provincia.
<
>
Grandes diferencias entre el Ejecutivo y los gremios municipales en el inicio de las negociaciones sobre la pauta salarial para este año. Bertellys se encolumnó en la propuesta de Vidal para la provincia.

Se repite el escenario de conflictividad con los docentes. Desde el desguace menemista de la educación en los 90 los distintos gobiernos no le han encontrado una solución a la degradación del sistema. Sueldos y calidad educativa. Sin acuerdo entre la Comuna local y los gremios municipales. Bertellys sigue los pasos de Vidal.
Escribe: Carlos Comparato

(comparatoc@yahoo.com.ar)

La reconfiguración del Estado es una tarea inconclusa que arrastra décadas y no esquiva a ningún gobierno. Por el contrario, la ausencia de políticas a mediano y largo plazo en determinadas cuestiones clave, agudizó la perspectiva del crepúsculo. Asistimos de modo recurrente a escenarios ya vividos en una suerte de deja vú. El eterno conflicto docente que, por poner un hito histórico, nos podemos  remontar a la Carpa Blanca en la década del 90, en pleno menemismo y cuando se desguazó la educación en una estrategia que marcó a fuego el futuro y que las diversas administraciones nacionales no supieron o no quisieron revertir. Esa fue una de las piedras fundamentales de la degradación del sistema educativo que no hizo más que acompañar el mismo proceso en  la sociedad. Además, hay mucha hipocresía en esta cuestión. Cada uno aprovecha la espuma para lavarse la cara. Si apelamos a la memoria, en su discurso inaugural de las sesiones ordinarias del Congreso el 1 de marzo de 2012, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en medio del anuncio de paros rechazando el ofrecimiento salarial del gobierno, acusó sobre el elevado ausentismo de los docentes y enfatizó que “tienen estabilidad (…) trabajan cuatro horas por día y tienen tres meses de vacaciones”, viejo latiguillo al que siempre se recurre aunque sea una mentira.

 

Morderse la cola

Es por eso que la mirada no se puede depositar sólo en una disputa salarial. ¿Mejorar los ingresos de los maestros acompañaría la calidad educativa? Son escenarios distintos entre la justicia del reclamo, un Estado infructuoso y problemas de fondo que hacen a una serie de falencias, empezando por la infraestructura del sistema.

¿Cuánto hace que nos mordemos la cola como el perro sin encontrar la redefinición de un modelo que exprese los requerimientos del país? El kirchnerismo resultó un proyecto inconcluso que no tuvo la capacidad de proyectar las reformas de un nuevo paradigma del Estado en el tiempo. Entre la corrupción, los millones de los negociados  desparramados entre familias a costa del Estado, la falta de visión para reformular un plan económico agotado y los candidatos que presentaron para las elecciones, se la dejaron servida para que, como el huevo de la serpiente, Mauricio Macri fuera Presidente. De la épica kirchnerista pasamos a la etapa superior del neoliberalismo en un mundo bordeado por la locura de un grupo de tipos con poder. Y no sirve justificar a  los corruptos de antes con los corruptos de hoy.

 

El PJ y el voto líquido

Y reiteramos historias. Un peronismo en ebullición no tiene claro aún si insistirá con Cristina Kirchner y Daniel Scioli y con esa fórmula gane la próxima elección o se abrirá a un debate más amplio en un contexto de renovación dirigencial.

Hay un tema que la democracia argentina aún no tiene resuelto: ¿el peronismo es uno de los protagonistas del sistema político o el sistema político “es” el peronismo? No hay voto de pertenencia, hay un voto “líquido”, acorde a estos tiempos, según la mirada del sociólogo Zygmunt Bauman.

En conclusión, seguimos con un Estado burocrático, embebido de corrupción, con déficits estructurales que provocan que la secuencia de los reclamos se repitan en el tiempo: maestros, médicos, empleados de diversos órganos oficiales. Todo está empañado porque, en algún punto, a algunos les conviene esta suerte de proletarización masiva, que siga habiendo millones de pobres, marginalidad. Porque así funciona el sistema.

 

Sin acuerdo en Azul

Como era previsible, también en la Municipalidad de Azul está en plena discusión el tema salarial. La primera reunión entre representantes del Departamento Ejecutivo y los gremios terminó en la nada a partir de las diferencias de las partes, incluida entre los propios sindicatos.

Este Municipio tiene una carga de personal superlativa, no está en condiciones de modificarla y los salarios, magros en su gran mayoría, se llevan el 73 por ciento del presupuesto. Ese déficit estructural histórico es paliado por los dineros y programas que llegan de la provincia y Nación. En un momento de fuerte crisis del empleo y con una economía que genera incertidumbre, la Comuna se convirtió en la principal organización que brinda mano de obra en la ciudad.

Por eso, ¿desde dónde se parte para discutir sueldos? El intendente Hernán Bertellys quiere replicar la propuesta de la provincia y lo confirmó en su breve encuentro con la gobernadora María Eugenia Vidal en el aeródromo de Azul. Un 18 por ciento en cuatro cuotas resulta difícil de digerir, pese a la cláusula de ajuste por inflación. Aunque parezca una obviedad, no es lo mismo para el bolsillo de los trabajadores el 18 % en una vez con el ajuste gatillo por inflación a desparramarlo durante todo el año. Porque, si se divide en cuatro, ¿cómo se abonaría el supuesto reajuste en virtud del índice de precios?

Es una encerrona con final abierto.

 

Metodología repudiable

Un hecho que no se puede soslayar fue el protagonizado por el llamado Movimiento Primero de Octubre de la Corriente Clasista y Combativa con la virtual toma del Palacio Municipal el viernes pasado. Esta agrupación se caracteriza por cierta virulencia en su  accionar como los cortes en ruta 3, su principal referente es Griselda Altamirano de Tandil y no tiene una base social de peso en esta ciudad. Lo está intentando con un grupo de vecinos de Villa Piazza y poder alcanzar así algún grado de representatividad. Por fuera del sustento del reclamo, que merecería un análisis, lo que es criticable es la metodología, cargada de intolerancia, al impedir el ingreso al edificio comunal de empleados, funcionarios, concejales o vecinos. Compromiso, promesas, relevamiento social…hasta la próxima toma.

Retazos de un país surrealista

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *