ENFOQUE

Salven a nuestra querida Patria de caer en una nación infanticida

Escribe: Miguel Esteban Hesayne

Soy Obispo pero me dirijo a los legisladores nacionales, con sumo respeto, como ciudadano argentino pidiéndoles que salven a nuestra querida Patria de caer en una Nación infanticida. Si se tratara de un tema religioso, les escribiría como Obispo y respetando sus creencias e incluso su agnosticismo, si fuera el caso.

Les escribo como ciudadano porque el aborto es un tema de ley natural. Está probado científicamente que hay vida humana desde el instante mismo de la concepción en las entrañas de la mujer que por lo tanto ya es madre.

Por eso la ley de Despenalización del aborto es una ley que autoriza a cometer un crimen. Por lo tanto, el aborto es un horrendo crimen que viola el elemental derecho a la vida. Digo “horrendo” porque se viola su derecho a la vida a un inocente e indefenso ser humano. Además, siendo que el aborto causa una muerte, es un acto de suma violencia que va a producir más violencia en la sociedad argentina.

Somos muchos en nuestra querida Patria los que confiamos en el sano criterio de nuestros legisladores, para que en plena libertad ejerzan su facultad de autoridad nacional para bien de la sociedad, emitiendo su voto negativo a una ley criminal.

Terminemos con leyes y actitudes gubernamentales regidas por el nefasto principio de que “el fin justifica los medios”. Principio con el que se justificó el gobierno militar para torturar a ciudadanos argentinos.

Ahora con la pretendida ley de la Despenalización del aborto se pretende salvar la vida de la madre con la muerte del hijo. Pidamos  a nuestros legisladores nobleza de corazón y rectitud de juicio dando un voto negativo en una actitud de verdad y justicia.

Y así se salvarán dos vidas: la de la madre y la del hijo.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *