EN ROSARIO

Salvó a un perro de ahogarse, pagó el veterinario con sus ahorros y lo adoptó

El protagonista de la historia se llama Nicolás, de 7 años. Al ver que unos chicos más grandes estaban por matar a un cachorro, no dudó en socorrerlo. Con la ayuda de su madre pusieron a buen resguardo al can, al que bautizaron con el nombre de Esteban. 

Rescatista y rescatado. Nicolás salvó la vida de un perrito que estaba por ser ahogado por un grupo de chicos.
<
>
Rescatista y rescatado. Nicolás salvó la vida de un perrito que estaba por ser ahogado por un grupo de chicos.

Nicolás paseaba con su bicicleta por las calles de su barrio, como cualquier otra tarde en Rosario, cuando a poca distancia vio a unos chicos (de entre 8 y 12 años) torturando a un cachorro, dispuestos a quitarle la vida.

Sin dudarlo —y sin importarle el tamaño de los agresores— les pidió que dejaran de golpearlo y corrió a su casa en busca de ayuda.

Junto con su madre rescató al pequeño perro de pelaje marrón y ojos color miel. Sin siquiera pensarlo ni quererlo, en ese momento el niño se convirtió en un gran héroe.

Esa hazaña se viralizó rápido en las redes sociales.

En pocas horas más 900 usuarios de Facebook compartieron la noticia que avisaba lo sucedido y que pedía adoptantes.

La repercusión llegó pronto a los medios locales.

“No pensamos que esto iba a tener tanta repercusión. Cuando contacté a mi prima (que es proteccionista) para que hiciera la publicación, la intención era buscar adoptante para el perrito. La llamé y conté lo que había pasado y me dijo que contaría todo tal como se lo relaté… ¡Fue increíble! Esto pasó cerca del mediodía y a la tarde ya tenía un montón de compartidos y mucha gente ofreciéndose para adoptarlo”, recordó Gisela, mamá de Nicolás, a Infobae.

El niño recibió la felicitación de los cientos de usuarios de las redes que comenzaron a interesarse por Esteban, el perro rescatado.

El héroe de 7 años

“Estaba andando en bici hasta que vi a dos chicos con el perrito, lo tenían en una caja. Después uno lo tiró a la zanja, contó hasta 3 y le pegaron patadas. Lo quisieron ahogar. Llamé a mi mamá para que me ayudara y ella lo agarró. Lo entramos a casa y lo bañamos”, recordó Nicolás.

El rescate de Esteban tuvo muchas repercusiones y Nicolás dio varias entrevistas para contar su buena acción.

La ayuda de su madre fue clave para que los agresores huyeran y para que ellos pudieran salvarlo de una muerte segura: “¡Estaban dispuestos a matarlo! Si Nicolás no hubiera intervenido lo mataban”, reflexionó la orgullosa mujer.

CARIÑO MUTUO Y DE PRIMERA MANO

La buena acción del chico no termina allí: con sus propios ahorros, Nicolás lo llevó al veterinario para asegurarse de que estuviera bien.

Agradecido por haberle salvado la vida, Esteban no deja de seguir sus pasos y lo espera todos los días cuando llega de la escuela para jugar con él.

El cariño mutuo fue inmediato.

“Desde el principio Nico quería quedarse con él”, reveló Gisela.

Esteban descansa sobre Nicolás después de una tarde de juegos.

“Lo sigue todo el tiempo”, contó Gisela y agregó: “Esteban se va a quedar con nosotros”.

La alegría del niño por esa noticia traspasó la bocina del teléfono: “Estoy muy, muy contento porque se queda conmigo”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *