AYER EN SESIÓN EXTRAORDINARIA

Se aprobó el presupuesto 2017 y un aumento del 25% de las tasas

El Concejo deliberante aprobó ayer, en sesión extraordinaria, el Presupuesto 2017 y la actualización de las tasas. El concejal Claudio Molina expresó su malestar por estar sesionando un sábado, en tanto que Omar Norte dijo que la sesión “es ilegal” porque el llamado debe ser por un interés público y que el de ayer estuvo viciado de nulidad.En la sesión de ayer, que se extendió por alrededor de 4 horas, hubo tres despachos para el tratamiento del Cálculo de Recursos y Presupuestos de Gastos 2017.
<
>
El concejal Claudio Molina expresó su malestar por estar sesionando un sábado, en tanto que Omar Norte dijo que la sesión “es ilegal” porque el llamado debe ser por un interés público y que el de ayer estuvo viciado de nulidad.

En un día atípico para sesionar los concejales debatieron por alrededor de cuatro horas en el recinto. Hubo consensos parciales, cuartos intermedios y no faltaron las clásicas chicanas. En concreto, se aprobó el Cálculo de Recursos y Presupuestos de Gastos 2017 y un aumento un tanto menor al propuesto por el Ejecutivo para las tasas. El bloque del justicialismo al no tener los votos necesarios, apoyó los dictámenes firmados por los concejales Juan Sáenz y Pablo Yannibelli.

Ayer, en sesión extraordinaria, se aprobó el Presupuesto 2017 y se trataron las ordenanzas fiscal e impositiva para la actualización de las tasas.

Se aprobó por mayoría un aumento de las tasas del orden del 25 por ciento, con una cláusula gatillo que estipula que puede readecuarse en un porcentaje de hasta el 8 por ciento a partir de julio con una justificación de acuerdo a los índices inflacionarios.

El Ejecutivo proponía un 30 y que se pueda reajustar el incremento en un 20 por ciento en cualquier momento del año de acuerdo a la variación del índice inflacionario, lo que fue desestimado ayer por los concejales.

Más de los puntos tratados vinculados con los recursos municipales, el concejal Claudio Molina expresó su malestar por estar sesionando un sábado cuando no se ven las caras el resto de la semana.

Lo celebró irónicamente y consideró que hubo un acuerdo entre el radical Juan Sáenz y Santiago Zaffora del bloque Peronistas-Justicialistas.

Contó que les avisaron sin darles tiempo y que el contador Omar Norte que estaba de vacaciones tuvo que elaborar los despachos a último momento.

Esto disparó extensas respuestas, un debate político partidario y las típicas chicanas entre los ediles.

Omar Norte en el mismo sentido dijo que la sesión “es ilegal” porque el llamado debe ser por un interés público y que el de ayer estuvo viciado de nulidad.

Además, esto generó que debatieran sobre cuestiones internas de funcionamiento del cuerpo que nada tienen que ver con la gente, sino con los intereses particulares de los concejales, con horarios, días de sesión y reuniones internas para lo que ni siquiera se ponen de acuerdo.

Era necesario tratar cuestiones internas en una sesión extraordinaria en pleno enero y cuando había que abordar una ordenanza de importancia para Azul, y la verdad que la respuesta es negativa, ya que este tipo de cosas ocurren cuando se llega a las sesiones sin el consenso de necesario y la intervención de todas las fuerzas que lo componen.

Fue un “pase de facturas” como lo calificó Guillermo Vieta.

 

El presupuesto    

Yendo a los puntos tratados ayer en el recinto en una sesión que se extendió por alrededor de 4 horas, hay que consignar que hubo tres despachos para el tratamiento del Cálculo de Recursos y Presupuestos de Gastos 2017. Todos aprobatorios, pero con algunas observaciones de parte de la oposición.

Uno de Juan Sáenz y Pablo Yannibelli y otro que fue presentado ayer mismo y sobre tablas por el concejal Omar Norte.

Para todos los puntos sucedió lo mismo con los despachos.

El edil radical tomó la palabra y aclaró que este tratamiento es algo formal ya que desde el cuerpo no pueden mayormente intervenir en esto que es la hoja de ruta que tendrá la gestión. Sin embargo, aclaró que es un municipio que tiende a ser deficitario.

Especificó a su vez que están pidiendo adicionalmente al Ejecutivo que informe acerca de cómo va el pago a proveedores.

Luego Norte realizó un análisis mayormente técnico de los números presupuestados por el Ejecutivo

En su despacho, el GEN propuso estipular que se suspenda la incorporación de nuevo personal al municipio y también suspender la vigencia de la consolidación de deudas hasta tanto el Ejecutivo acredite las razones del pedido de prorroga con los informes pertinentes.

Finalmente el peronismo, al no tener los votos necesarios, apoyó el despacho de Sáenz y Yannibelli y de esta manera fue el que prevaleció. Lo mismo pasó con las tasas.

 

Ordenanza impositiva    

Tal como se consigna más arriba en la crónica de lo ocurrido, hubo tres despachos para el tratamiento de la ordenanza impositiva para el ejercicio 2017. Uno aprobatorio del bloque del justicialismo, y dos de la oposición con objeciones: uno de Juan Sáenz y Pablo Yannibelli y otro que fue presentado ayer mismo por el concejal Omar Norte.

El Ejecutivo municipal proponía un incremento que ronda un 30 por ciento en las tasas municipales más influyentes en la comunidad como son la tasa urbana y la vial, mientras que desde la oposición impulsaron que sea un porcentaje menor.

Hay que aclarar que este año no habrá revalúa fiscal que incida sobre los valores de la tasa urbana.

Sáenz y Yannibelli plantearon un aumento del 25 por ciento de la tasa por recolección y limpieza.

Sostuvieron que tiene que haber una recomposición equilibrada teniendo en cuenta las arcas municipales y el bolsillo del contribuyente.

Norte propuso, entre las modificaciones de más trascendencia, un incremento de la tasa urbana y vial del 20, y que se suspenda el fondo educativo municipal para el ejercicio fiscal 2017 por los recursos que llevan destinados con este fin desde Nación y de Provincia.

Es que la dinámica inflacionaria incide tanto en las cuentas comunales como en la economía de los habitantes del distrito y si bien consideraron como inevitable el criterio de recomponer los montos de las tasas, no es menos cierto que la capacidad contributiva del vecino también se encuentra afectada, por lo que el esfuerzo no lo debe hacer solamente el contribuyente e ineludiblemente el estado debe ser más eficiente en la administración de los recursos.

No obstante, en el despacho de la oposición proveniente de Cambiemos dejaron establecida una cláusula gatillo donde establecen un porcentaje de hasta el 8 por ciento más por si se dispara la inflación a partir de julio.

 

Chicanas político partidarias  

Molina aseguró que el aumento de las tasas es muy superior a lo expuesto en los despachos y le llamó la atención que hayan hecho eso desde el peronismo, sosteniendo  que “hay un alineamiento” con el PRO.

“Por segundo año consecutivo se está castigando a los sectores medios y bajos”, manifestó mientras opinó que el resto de los concejales de la oposición “son funcionales a Bertellys”.

Frente a esto Yannibelli se ofuscó, negó está situación, y advirtió que “las posiciones políticas no están mal si no afectan al vecino de Azul”.

Para Zaffora lo de Molina fue un discurso para la tribuna y la reflexión fue que el edil del GEN “quiere ser peronista”.

Le tiró además el acuerdo de Margarita Stolbizer y el Frente Renovador por el cual Omar Duclós obtuvo el cargo en el OCEBA.

También le recordó los 12 años de gestión donde se aumentó la planta de personal, uno de los problemas más graves estructurales que tiene el municipio.

“Discurso demagógico”, dijo Sáenz sobre lo de Molina. Descartó un acuerdo y entendió que el concejal del GEN quiso embarrar la cancha.

 

La votación  

Hubo un cuarto intermedio y fueron a la votación y Maya Vena, los ediles de Cambiemos, la UCR, Viviana Del Rio, Pablo Yannibelli y el Peronismo apoyaron el  despacho de Sáenz y Yannibelli, prevaleciendo este despacho que fijo un incremento promedio del 25 por ciento en las tasas.

Votaron en particular el artículo 38 mediante el cual se estableció la clausula para una posible readecuación de acuerdo a la inflación a partir de julio. No la apoyaron el GEN, Erica Torena, Roberto Gayani, y Ulises Urquiza.

 

La ordenanza fiscal   

Como en los casos anteriores, para el tratamiento de la ordenanza fiscal para este año se expusieron para el debate tres despachos: uno firmado por Juan Sáenz y Pablo Yannibelli con modificaciones respecto al proyecto presentado por el Departamento Ejecutivo. Otro aprobatorio de los concejales Santiago Zaffora y Florencia Goyeneche.

Sobre tablas presentaron un despacho más desde el GEN firmado por el edil Omar Norte, también con puntos que se diferencian de las demás posturas, esencialmente en relación a que la comuna se encuentre cobrando deudas que están prescriptas y también con determinadas exenciones como ciertos espectáculos públicos.

Hubo pocas diferencias en cuanto a lo conceptual en los despachos de la oposición, ya que principalmente la disidencia estaba en un artículo vinculado a la exención del pago de derechos a los espectáculos.

El tema fue hacer una diferenciación entre los realizados por privados y por instituciones religiosas, entidades benéficas, asociaciones culturales sin fines de lucro, cooperadoras de hospitales, bomberos, etc.

Por este motivo, resolvieron ir a un cuarto intermedio donde resolvió apoyar el despacho de Norte y votar en particular el artículo 184 relacionado con esta exención.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *