VITRALES Y JARDINES

Se concretó una nueva etapa en la restauración de la Catedral

Se repusieron vitrales en la parte superior en la Iglesia Catedral gracias a la colaboración de la comunidad de Azul. Por calle Colón el jardín ya se encuentra acondicionado con plantas nuevas y un sistema de riego.
<
>
Se repusieron vitrales en la parte superior en la Iglesia Catedral gracias a la colaboración de la comunidad de Azul.

La iglesia principal está recobrando el brillo gracias a un grupo de vecinos de nuestra ciudad que vieron la necesidad de ocuparse del templo. Desde hace algunos años vienen trabajando concretando etapas con la reparación y reposición de la infraestructura.

 

Hace algunos años un grupo de vecinos de nuestra ciudad se organizaron para restaurar el Templo Catedral de nuestra ciudad con la colaboración de toda la comunidad. En este sentido, han concretado distintas etapas tanto en el interior del templo como afuera y en esta oportunidad se está trabajando en una nueva que tiene que ver con los vitrales y el jardín que se encuentra por calle Colón.

En la parte superior la Catedral Nuestra Señora del Rosario cuenta con museo y un espacio donde se ve la nave principal del templo. Los vidrios de ese sector se encontraban deteriorados y en el fin de su vida útil, por eso los Amigos de la Catedral se pusieron manos a la obra y comenzaron a generar recursos para poder costear los gastos que le trae esto.

Por este motivo, este medio dialogó con Carlos Fortunato y Ramón Noseda quienes brindaron detalles de esta etapa de la obra. En un principio de arquitecto Fortunato explicó que “estamos completando los vitraux de la torre campanario”. En el año 2015 se habían reparado estos vidrios decorados de la parte lateral que dan sobre calle Colón “pero ahora estamos arreglando los que dan a la medianera con el Teatro Español”.

Estos vitrales son de colores claros “que estaban al borde de la vida útil y era algo que necesitábamos reparar”. En relación a lo que falta de los vitrales en el templo Fortunato dijo que son los del frente “que dan a calle San Martín. Pero hemos completado todos los vitrales de las naves laterales, los de la sacristía, y los de nave mayor”.

Todos estos son de la parte baja del templo, aún quedan “catorce de la nave central que son de la parte alta y los docetones que están en las partes laterales. Además, que son los próximos a reponer, son los que están en el antiguo batisterio que trataremos de restaurarlos durante el presente año”.

 

Jardín lateral

 Además de los vitrales, se estuvieron haciendo trabajos de jardinería “que ya están casi completos porque quedan plantar las rosas pero que aún no es época. Pero todo lo demás está completado”.

La restauración del Jardín que da por calle Colón “se ha podido hacer gracias a la colaboración de seis vecinos de nuestra ciudad y también con el grupo Jardín liderado por la paisajista Cecilia de Dominicis”.

El jueves se terminó de instalar el sistema de riego por goteo “que es algo muy importante para ahorrar agua y poder tener las plantas lo mejor posible porque es lo mejor ya que mantiene húmeda todo el tiempo”.

 

Venta de calendarios

 Para poder llevar a cabo estas obras se necesita de la colaboración de todos los vecinos de nuestra ciudad. En este sentido Noseda explicó que “la venta de los almanaques continúa. Si bien no quedan muchos ejemplares es muy importante poder venderlos a todos para que de este modo se puedan concretar este tipo de obras”.

Además comentó que “este es un verdadero desarrollo tecnológico, de calidad de impresión, fotográfica lo que se ha logrado. Este es un hecho de trascendencia este calendario y estamos muy contentos con lo que se ha puesto en este producto”.

El calendario contiene fotografías tomadas por Martín Laborda que muestran tanto la parte interna como externa del templo que sorprenden. Mas “cuando tenemos este edificio que es un patrimonio cultural muy importante”.

Además de la adquisición del calendario “están los módulos que se pueden comprar. Esta fue la primera forma de colaboración que se aceptó”. Cada módulo tiene un valor de 2.000 pesos y “generalmente se junta un grupo de personas que quiere colaborar con la compra. Este módulo nos da una ayuda muy grande los Amigos de la Catedral para seguir avanzando”.

Por su parte Fortunato agradeció “a todos aquellos que han hecho grandes aportes de manera anónima sin necesidad de la compra del módulo lo que nos ha dado un gran aliciente y poder avanzar en las etapas”.

La obra se va concretando a medida que se adquiere el dinero “nunca nos excedemos de eso porque el criterio que tenemos para trabajar todos los que formamos parte de esto es que lo que se hace se paga”.

Aún quedan etapas importantes para concretar “como es el techo de nave central, que es lo más grande ahí se licitará con el aporte de Nación o Provincia con otro tipo de ayuda económica y técnica”.

Todas aquellas personas que quieran colaborar lo pueden hacer dirigiéndose a la secretaría de la Catedral que queda en el mismo lugar en horario de mañana con el fin de que se puedan concretar de manera más rápida este proceso de obras y que la Catedral luzca tan imponente como siempre.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *