AUTORIDADES EDUCATIVAS RESOVOLVIERON INICIAR UN PLAN DE “DESRATIZACIÓN”

Se confirmó que fue Hantavirus la causa que motivó la muerte de la nena que concurría a la Escuela Normal

El director de Zoonosis Rurales, Dr. Jorge Bolpe, ratificó en diálogo con este diario el resultado del estudio sobre las muestras extraídas del cuerpo de Melanie Ruth Pais que se realizó en el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas “Dr. Julio Maiztegui” pero volvió a descartar la posibilidad que el contagio se haya producido dentro del establecimiento escolar. Por la mañana y hasta las primeras horas de la tarde, un grupo reducido de padres y alumnos primarios, secundarios y terciarios, participó de una ruidosa manifestación en las puertas del colegio. 

El final que algunos querían: el cierre de la Escuela Normal mientras se realizan tareas de desinfección. El cierre a una nueva jornada de desaciertos por parte de las autoridades del colegio de la Avenida 25 de Mayo. NACHO CORREA La Inspectora Jefa Distrital Gisela Linzer comunica la decisión del cierre temporario del colegio a los fines de una tarea de desinfección. A partir de las 11 horas integrantes de la comunidad educativa de la Escuela Normal comenzaron una sentada para reclamar por “una escuela sin ratas”. Uno de los momentos de mayor tensión estuvo aparentemente originado por una expresión de una docente, que le habría recriminado a alumnos por su participación en la manifestación. Sobre las 14 horas se produjo el grueso de la concentración en las escalinatas del Normal.
<
>
El final que algunos querían: el cierre de la Escuela Normal mientras se realizan tareas de desinfección. El cierre a una nueva jornada de desaciertos por parte de las autoridades del colegio de la Avenida 25 de Mayo. NACHO CORREA

Fue Hantavirus la causa de la muerte de la nena de 12 años ocurrida el viernes pasado en la sala de Terapia Intensiva del Hospital Materno Infantil “Argentina Diego” de Azul. Así lo confirmó anoche, en diálogo con este diario, el jefe del Departamento de Zoonosis Rurales de la provincia de Buenos Aires, doctor Jorge Bolpe, quien volvió a descartar de plano la posibilidad de que Melanie Ruth Pais haya contraído la enfermedad dentro de la Escuela Normal, colegio al que la víctima concurría, en el turno mañana, al sexto grado del nivel primario. Por otro lado en la víspera continuaron las marchas y contramarchas de los responsables del colegio que ocupa la manzana delimitada por Av. 25 de Mayo, Necochea, 9 de Julio y Roca, a punto que finalmente se terminó cediendo a la exigencia de un grupo de padres que no veía otra salida posible que el cierre del establecimiento a título preventivo para realizar una “desratización”. En el interín una intervención de la directora de la Unidad Académica, Laura Duca, volvió a quedar vacía de contenido cuando después de asegurar ante los manifestantes y los medios de comunicación que se iba a reanudar el dictado de clases en el turno tarde, finalmente debió volver sobre sus manifestaciones y resolver –junto con el cuerpo de Inspectoras y los consejeros escolares- el cierre del colegio a la espera de la aplicación de un plan de limpieza a fondo y la detección de eventuales roedores.

Crónica de otro día agitado

Ayer a partir de las 11 de la mañana, padres e integrantes de la comunidad educativa de la Escuela Normal comenzaron a acercarse con el objetivo de realizar una sentada en las puertas del establecimiento para reclamar a las autoridades la limpieza y desinfección de este legendario edificio. Portando carteles con sus reclamos y aplaudiendo de tanto en tanto, se hicieron escuchar a partir de una convocatoria que surgió a través de las redes sociales. Ya más cerca de mediodía incluso llegaron a cortar la Avenida 25 de Mayo entre Roca y 9 de Julio, siendo la principal preocupación urdida en los carteles la salud de los estudiantes y docentes, y de todos los que concurren a la escuela.

La indignación proviene no sólo por la situación actual planteada a partir del fallecimiento de una alumna por un posible caso de Hantavirus –enfermedad que transmiten una especia de rata que habita preeminentemente en la zona rural- sino en que, al decir de los padres autoconvocados, la falta de higiene en el lugar no es nueva.

La sentada continuó y minutos después de las 13 horas, cuando salió la directora de la Unidad Académica, Laura Duca, a quien los padres le solicitaron información y garantías de limpieza. Hubo una especie de contrapunto motivado en lo sensible del tema. Duca explicó que tenía que tener abiertas las puertas de la escuela y que cada padre podía decidir enviar o no sus hijos.

También aclaró que no estaba dentro de sus posibilidades garantizar la desratización, pero que estaban arbitrados los medios como para que se realice un operativo especial.

En las primeras horas de la tarde se terminó de confirmar la suspensión de las clases en esta escuela hasta tanto vengan especialistas en medio ambiente de la dirección de Escuelas provincial y certifiquen que las instalaciones están en las condiciones de salubridad e higiene que corresponden. Esta labor de desinfección terminaría de realizarse no antes del viernes de la semana en curso. El nuevo panorama lo explicó ante los medios Gisela Linzer, Inspectora Jefe Distrital, quien estuvo acompañada por otras autoridades educativas.

Un antecedente

Según lo que indicaron los testimonios tomados por este medio durante la manifestación de ayer, no se trata de una situación nueva en el Normal sino que viene desde hace tiempo, y que ahora eclosionó a partir del fallecimiento de una alumna de 12 años con la sospecha –confirmada ayer- de un posible caso de Hantavirus.

En este sentido, basta citar como antecedente que finalizando el mes de octubre de 2013, se cerraron las puertas de esta escuela a raíz de una invasión de ratas. En esa oportunidad se realizó la correspondiente desinfección y se taparon los posibles lugares por donde podrían haber ingresado los roedores al establecimiento.

Se colocaron los cebos y se fue monitoreando el comportamiento de los roedores para ver dónde andaban, y si entraban o salían. El tratamiento lo hizo Juan Loustalot, responsable del área de Sanidad del municipio de Azul.

La tarea de desinfección constó de la limpieza con agua clorada de todos los elementos que utilizan los chicos tales como sillas, picaportes, mesas, puertas, etc. Además, se aprovechó y a los baños se les hizo una limpieza más profunda que la habitual, se trabajó en los mingitorios y los inodoros con sal de limón, que es una sustancia que no es tóxica y es capaz de sacar toda la suciedad. En ese entonces, hasta se encontraron madrigueras cerca del escenario. El problema radica es que estos operativos de control de plagas y desinfección deberían ser de rutina y no ante hechos puntuales, como es este caso.

El reclamo de los padres era ayer para que no haya clases hasta tanto alguien garantice fehacientemente que el edificio está desinfectado y limpio.

“Estamos preocupados”

“Estamos preocupados como padres no sólo por el tema de los roedores, sino también por la higiene de la escuela”, manifestó Leandro Fissina, papá de una alumna que concurre a la Primaria del Normal. Luego afirmó que “es una locura que vuelva  a haber clases cuando tenemos la preocupación por la salud de nuestros hijos”.

En este contexto, advirtió que es el momento de que “el Estado tome las medidas correspondientes” y que “nos brinden la seguridad para nuestros hijos”. “Hasta que no haya ninguna rata en la escuela no tiene que haber clases, lamentablemente es así. Entiendo que es una situación difícil, entiendo a los directivos, pero se trata de la salud”, puntualizó.

Fissina contó también como para graficar la situación que “mi hija hace tres meses que no va al baño de la escuela por el tema de la higiene”. “Necesitamos una respuesta de parte de los directivos de la Escuela Normal, el Consejo Escolar, el Departamento de Zoonosis. Queremos un informe escrito que nos garantice la correspondiente desinfección. El Estado se tiene que hacer cargo de la situación”, remarcó finalmente.

“No es un tema nuevo”

Juan Rubolino, en representación del Centro de Estudiantes del Instituto Palmiro Bogliano, también estuvo presente en la movida y expresó al hablar con este diario que “a nosotros el tema nos toca de cerca porque cursamos en esta institución a la noche”.

Precisó que este malestar por falta de limpieza en la escuela no es nuevo. “Desde el año pasado que veníamos viendo irregularidades con el tema de la higiene”, apuntó.

Consideró entonces que “este caso trágico ha desatado la inquietud tanto de alumnos, como de padres. Así que es nos unimos todos los actores de la comunidad educativa para pedir la desratización inmediata del establecimiento y que mientras tanto se suspendan las clases”.

Por su parte Luz Ramallo, abuela de uno de los alumnos de la Escuela Normal que concurre al nivel secundario, manifestó a este diario que el pedido es por limpieza.

“Es escandaloso que la preocupación en este momento esté puesta por parte del gobierno y de las autoridades en desvincular a la escuela de la muerte de la alumna. Es espantoso porque este hecho trágico lo que hizo fue poner sobre el tapete el tema”, opinó. Remarcó que se trata de un tema que ya tiene su historia. “Tenemos una invasión de ratas desde hace muchísimo tiempo, han sacado fotos a las heces de los ratones”, aseguró.

Por eso consideró que más allá del hecho del fallecimiento de una alumna de la Escuela Normal, “toda la comunidad tiene que reaccionar. Los alumnos, los docentes, y los directivos tienen que estar involucrados en este reclamo, como también las familias y la población en general para que los chicos tengan las condiciones de higiene y salubridad adecuadas para poder estudiar”.

Ramallo sostuvo que “esto habla de un problema del Estado, es la caída de la educación pública. Dejan a los chicos expuestos a focos altamente infecciosos nada más y nada menos que en la escuela pública”.

Desconcentración y…lo que quedó en el tintero

Pasadas las 15, con la confirmación del cierre del Normal mientras se realiza la desinfección, los manifestantes comenzaron a desconcentrarse.

Atrás quedaban los cruces verbales –en algunos casos fuertes- entre algunos de los demandantes e integrantes de la comunidad educativa, y los intentos de algunos exaltados que pretendían –nadie sabe con qué fin- ingresar en el colegio mientras las autoridades del establecimiento, las inspectoras y los consejeros escolares deliberaban en la oficina de la Unidad Académica.

Con el resultado anunciado, acaso nadie recuerde la cadena de desaciertos de las responsables de la dirección de la Escuela Normal que, luego de la reunión de la que participaron el sábado en la sede del Consejo Escolar, donde se acordó un plan de acción a seguir y respetar por todos, incurrieron en sucesivas marchas y contramarchas, y en hacer públicos detalles inconvenientes si lo que se pretendía era calmar los ánimos, como decir que se había realizado una limpieza del establecimiento, “con la excepción de la dirección y otras dependencias”, porque se priorizó la higiene de las aulas.

Tampoco nadie recordará los llamados de una mujer que se identificó como integrante del staff directivo del colegio alertando a los medios que “desde el Consejo Escolar no nos mandan productos de limpieza” cuando, en realidad, éstos elementos deben ser adquiridos por la Cooperadora. Los productos de limpieza que tiene el CE son reservados, por norma, a los establecimientos educativos con servicio de comedor, se explicó.

Quedará como una de tantas anécdotas la expresión que surgió de una integrante de la comunidad educativa hacia un grupo de alumnos que –es cierto, quizás un poco alborotados- pretendía trasponer las rejas de ingreso del colegio, que palabras más o menos les señaló: “ustedes son una ofensa para esta escuela”.

De a ratos no fue nada alentador el clima que se respiró y, desde los representantes del Partido Obrero y el Centro de Estudiantes del colegio se responsabilizó de ello a las autoridades educativas. “La violencia la imprimen desde adentro. Esto que hemos conseguido es importantísimo. Ayer (por el lunes) nos ‘bicicletearon’ y hoy (por ayer) tenemos respuestas. Ahora, cada uno a su casa, nos mantenemos en contacto y no respondamos a provocaciones”, expresó uno de los referentes de la manifestación.

EL DATO

Cerca de las 14 horas se acercó una inspectora para informar acerca del plan de contingencia previsto para limpiar el lugar y confirmó que hasta tanto no se presenten los especialistas en la materia de provincia y se resuelva la situación no habrá clases en la institución.  El operativo incluirá la deschatarrización que se concretara con la colaboración del municipio que aportará un vehículo.

CON EL RESULTADO DE LA MUERTE, LA INVESTIGACIÓN SE PROFUNDIZA

“Hay un estudio de laboratorio dentro de los que hizo el Instituto Maiztegui que confirma que la causa de la enfermedad que provocó el óbito de la nena es un cuadro de Hantavirus”, confió anoche el jefe del Departamento de Zoonosis Rurales. “Nosotros hemos solicitado por intermedio de los médicos tratantes tener una entrevista con los familiares de la nena para averiguar, dentro del período de incubación, qué actividades tuvo la paciente, identificar qué lugares de riesgo pudo haber existido para que ocasionaran el contagio e inspeccionarlo como ver si existen situaciones de riesgo en esos lugares. Ya se le comunicó la novedad a los padres y mañana (por hoy) se tendrá una entrevista para conocer más detalles al respecto”, precisó el doctor Jorge Bolpe.

El funcionario dijo que no hay un plazo preestablecido en lo que respecta al tiempo de incubación de la enfermedad. “Hay pacientes que en cinco días tienen los síntomas y otros que pueden tener una exposición muy larga de entre 45 y 60 días”, indicó.

Reiteró asimismo la improbabilidad de que el contagio se haya podido producir dentro de la escuela a la cual la nena asistía. “Había toda una inspección previa que había hecho gente de Saneamiento Municipal donde no detectaban en los salones ni en el resto de los ambientes presencia activa de roedores. Estaba el comentario de algún chico que había visto una rata dando vueltas, pero la realidad es que la Municipalidad y el técnico que tiene no hallaron evidencias de una invasión de roedores y, por ende, de peligro para la comunidad educativa”, ratificó Bolpe.

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Marcos

    mayo 12, 2016 at 9:27 am

    Que haya ratas en la ciudad es algo inevitable, lo que necesitamos es que haya médicos que puedan reconocer los síntomas y salvar las vidas de los que se enferman. Conozco gente que se ha salvado por la acción de médicos y por eso creo que se pueden evitar muertes de esa manera. Consulten la Escuela de Medicina de Olavarría.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *