9 DE FEBRERO

Se cumplen 143 años de la fundación de la Sociedad Filantrópica Italiana de Azul

La Sociedad Filantrópica Italiana de Socorros Mutuos de Azul, tiene el agrado de  compartir con la comunidad azuleña  la celebración de un nuevo aniversario de su fundación.

Por estos días, pero hace ya 143 años, un grupo de inmigrantes llegados  a nuestra ciudad desde Italia -concretamente fueron 33- dieron inicio a una actividad solidaria, que no ha  sido abandonada a lo largo de los años.

Hay que ubicarse en contexto, y pensar en la marea humana  que arribaba a la Argentina  motivada por la difícil situación que atravesaba Europa  en los inicios de la Revolución Industrial , con hambre y desempleo que nuestros italianos  intentaron  remediar emigrando a otros lares.-Y la Argentina  fue lugar elegido  y apreciado  para vivir en paz y con posibilidades.- Si pensamos en nuestros abuelos, casi todos tendremos en nuestro recuerdo una anécdota, un relato  de viaje, de los inicios en la Argentina, de la casa-habitación ,de los sacrificios diarios para sobrevivir, del lento pero seguro  caminar hacia  un avance en la calidad de la vida en nuestro país.De esos italianos (y españoles, y árabes, y franceses, y europeos del este , etc.) descendemos nosotros, con un orgullo  manifiesto por nuestras raíces y una  decidida  porfía por no olvidar.

Quienes  tenemos origen en la península itálica, veneramos estas memorias, que en cada corazón tendrá rostros , y les llamamos  simplemente “los italianos, los tanos” .-

Hay un nombre que  desearíamos  quede en la memoria colectiva  de Azul: un italiano, genovés, el fundador  presidente de la primer Sociedad Filantrópica Italiana de Socorros Mutuos, Don Giovanni Battista Luciani, quien dando muestras de entusiasmo y visión de futuro, se animó a comenzar esta actividad solidaria que  hoy persiste. Si visitamos  la calle Burgos, altura 542, nos encontraremos con un edificio elegante, que es sede de la Institución que comenzara Luciani y sus compañeros   en aquel lejano 1873.

A las actuales autoridades, una felicitación  y los deseos  de que el espíritu que  impulsó  a nuestros abuelos  se haga presente  para continuar el trabajo iniciado hace tanto tiempo, en favor de los hombres y mujeres  de nuestro siglo , que llevan en su corazón  el amor  por la patria del “nonno”, que-a pesar de su lenguaje contaminado  de tantas influencias  y de sus aspectos  agresivamente modernos, buscan, indagan, desean, esperan  llegar a  comprenderse a partir del inmigrante  que fue su abuelo, bisabuelo, tatarabuelo, con ternura  y agradecimiento.

 

Colaboración: Hilda H. Vazzano

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *