EL NUEVO ESPACIO DE EL TIEMPO

Se dice…

<
>

…que la flota de vehículos municipales para transporte de personas está reducida, y no caben dudas de ello. Sabido es que no hay presupuesto para combustible ni para que se realice el necesario mantenimiento de las unidades. Hay proveedores que siguen sin atender los coches del Municipio, a la espera de que les paguen la deuda que dejó la gestión anterior. Pero no es lo único. Al conocido accidente que protagonizaron una combi municipal y luego el propio jefe comunal junto con su chofer y el fotógrafo de la Comuna en el Chevrolet Vectra gris, se habrían sumado otras dos unidades siniestradas. Por lo que este matutino pudo saber uno de esos coches formó parte de la compra por leasing que se realizó para la Patrulla Urbana. Supuestamente, el rodado pasó semanas atrás a la órbita de la Secretaría de Gobierno. Durante un viaje a La Plata, el Chevrolet Classic blanco –que ya no contaba con el ploteo ni las balizas en el techo- habría chocado. El siniestro no deparó secuelas para sus ocupantes pero sí daños en el rodado, debiendo ser retirado para su reacondicionamiento. El otro auto sería el “viejo” Fiat Duna blanco que colisionó en circunstancias desconocidas. Ambos vehículos estarían “durmiendo” en algún galpón municipal.

…que los vecinos del sector de calle Roca entre Rivadavia y Alvear siguen intranquilos por episodios que estarían siendo originados por un menor de 17 años que se domicilia en una casa presuntamente usurpada que está a pocos metros del ingreso al Hogar Sagrado Corazón. Los primeros incidentes derivaron en denuncias cruzadas y, más allá de los daños materiales ocasionados en algún bien, lo cierto es que hay un creciente estado de nerviosismo. A oídos de los “damnificados” llegó el dato que la cuestión debe abordarla un organismo provincial que tiene a una representante en Azul, pero nadie se ha comunicado con los vecinos luego que el caso tomara estado público a través de una nota publicada semanas atrás en este diario.

…que el privado que tiene la concesión del gimnasio de Cemento Armado llevaba a cabo anoche un espectáculo bailable sin contar con la habilitación municipal correspondiente, con los riesgos que esto implica para todos los asistentes. El baile se estuvo promocionando a través de una radio de FM y con afiches en la vía pública. El punto es que el Municipio, a través del área de Control Urbano, debería haber clausurado el baile por no respetar la ordenanza vigente. Entrada la madrugada, al cierre de esta edición, todo indicaba que la Comuna no iba a actuar como corresponde. ¿Primer “tirón de orejas” para el flamante responsable del área?

Para contactarse con “Se dice…” escribir a: lectores@diarioeltiempo.com.ar

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *