ANTE LA OLA DE DESPIDOS Y CIERRE DE EMPRESAS 

“Se están creando las condiciones para resistir los planes de este gobierno” 

Lo dijo al hablar con este diario el dirigente del Partido Obrero, Guillermo Casas, quien estuvo en esta ciudad para brindar una charla sobre la clase obrera y sus tareas frente a la situación política del país. En ese sentido, apuntó que es necesario que los trabajadores se organicen para resistir y apuntó contra los sindicalistas que se adueñan de los gremios.

Guillermo Casas, dirigente del Partido Obrero, dialogó con este diario sobre la situación política y lo que debería hacer la clase trabajadora ante las distintas medidas adoptadas por el gobierno. NACHO CORREA


Guillermo Casas, dirigente del Partido Obrero nacional, estuvo en Azul para brindar una charla sobre “La clase obrera y sus tareas en la nueva situación política”, en el marco del 25° Congreso de esa fuerza política que se realizará en Semana Santa.
En diálogo con este diario, habló de las medidas “antiobreras” del gobierno nacional e hizo especial hincapié en la necesidad de organización por parte de los trabajadores para resistir y luchar.
Asimismo, dijo que el PO participará de la movilización convocada por ATE y también, pese a las diferencias con el gremialista Hugo Moyano, de la que es organizada por la CGT.
“Organizarse y luchar”   
Al analizar la situación política actual, el dirigente sostuvo que “el gobierno está  llevando adelante un verdadero plan de guerra contra los trabajadores. En Azul se está viviendo duramente con el cierre de FANAZUL. Yo soy de La Plata y ahí tuve oportunidad de participar en la lucha de los trabajadores de la Unidad Ejecutora Provincial -UEP- que fueron despedidos también en masa y que siguen luchando”.
Enumeró además lo que está sucediendo en el mismo sentido en el Hospital Posadas, INTI, SENASA, ANSES, la mina de Río Turbio “y también empresas privadas, como por ejemplo Dass de Coronel Suárez que logró el retiro voluntario de 600 trabajadores y ahora quiere despedir a 200 más que están ahora comenzando a organizar una resistencia frente a la deserción total del sindicato. Lo mismo está pasando en otras empresas, como las azucareras en el norte y demás. Es un plan de guerra”.
Ante esta situación, dijo que a la clase trabajadora “debe organizarse y luchar en cada lugar. Cuando una empresa pretende cerrar, nosotros somos partidarios de ocuparla e impedir el cierre porque los puestos de trabajo son un bien social. No son propiedad privada del capitalista, aunque la Constitución le reconoce esa propiedad, pero en términos de que la siga haciendo funcionar y que los puestos de trabajo sigan vigentes”.
Habló luego de la concientización que debe ir acompañando la organización de las luchas. “En Azul se hizo y dio grandes resultados, porque el pueblo está siendo muy sensible con la lucha de FANAZUL. Hubo movilizaciones muy importantes que, más allá de que son gestos solidarios con los trabajadores despedidos, están indicando también un cambio en el humor social en relación a un gobierno que hace poco menos de tres meses decía que iba al reformismo permanente y pretendía meter una reforma antiobrera tras otra”.
“Sin embargo -dijo- ahora el gobierno se va a Chapadmalal a reflexionar par ver cómo relanza su plan de gobierno”.
Las convocatorias de ATE y CGT    
El panorama presenta, por un lado, “un gobierno que tiene estos planes y, por el otro hay una clase obrera de trabajadores que están luchando y organizando la movilización para rechazarlos”.
En ese marco, se refirió a la “primera acción que va a ser muy importante”, en referencia al paro nacional de ATE programado para el jueves 15.
Consultado si el Partido Obrero se sumará al paro del 21 convocado por la CGT, dijo que sí, y explicó el porqué.
“Moyano (Hugo), que es el convocante de ese paro, lo hace en defensa de sus propios intereses porque no quiere ir preso. Moyano no defiende los intereses de la clase obrera, eso está clarísimo, porque hasta diciembre tuvo un pacto con el gobierno. Ahora se quebró y decidió convocar a una movilización y como tiene que atraer a los trabajadores, la va a presentar con las reivindicaciones históricas. En el seno de esa movilización, nosotros vamos a luchar por un paro activo nacional y un plan de lucha para derrotar este plan de guerra”.
Consultado, por qué si reconoce todas esas cuestiones de Moyano participan igual y si no cree que en algún punto concurrir es respaldar al sindicalista de Camioneros, explicó que “participar del paro del 21 es como el judo. Si uno quiere superar a su rival hay que hacerle una toma que utilice su propia fuerza. Con Moyano y la burocracia en general queremos actuar de esa manera”.
Añadió en ese sentido que “nosotros utilizamos las medidas parciales que ellos asumen, y sobre la base de esas medidas que ponen en movimiento a masas de trabajadores que no son burócratas, tratamos de desarrollar algo que vaya más a fondo y supere a Moyano y compañía”.
“Los sindicatos no son de los burócratas”   
El dirigente del PO advirtió a todo esto que “se están creando las condiciones para resistir los planes de este gobierno. La clave para nosotros es intervenir en cada lucha puntual y plantear siempre la necesidad de una respuesta en conjunto”.
Por eso, dijo, el planteo del paro activo nacional y el plan de lucha. Pero no queda ahí, ya que explicó que “a eso le agregamos la necesidad de un congreso de bases. Los sindicatos no son de los burócratas. Camioneros no es Moyano, la UOM no es de Caló, la UOCRA no es de Martínez”.
Añadió por último que “los sindicatos son de los trabajadores. Son organizaciones que están obligadas a convocar a los trabajadores a deliberar en asambleas para votar delegados y unir a todos esos delegados en un gran Congreso de las bases obreras de Argentina, que discuta un plan de lucha y un programa de salida a la crisis”.
“SE EMPIEZA A COMPRENDER LA SITUACIÓN” 
En otro tramo de la nota con este diario, Guillermo Casas profundizó su concepto sobre la conciencia de lucha y subrayó que en estos momentos “está creciendo la disposición a enfrentar este plan de guerra, porque está creciendo también la conciencia que los trabajadores y el pueblo en general empiezan a tener de que esto al único lado que va es a dejar sin trabajo a la gente, a limar el salario, a quitar la jubilación”.
Añadió que “se empieza a comprender la situación y ese paso de comprensión es el primero para después adoptar algún tipo de decisión”.
Un ejemplo puntual que sobre esto dio, fue el de los trabajadores de Dass. “Hasta ahora, la burocracia del Socaya, que es el sindicato del calzado, se las venía ingeniando para que no hubiera ningún tipo de respuesta. Entonces, hubo 600 retiros voluntarios que en realidad son como despidos”, indicó, para luego agregar que “eso se terminó, los trabajadores sacaron la conclusión de que aceptar esos retiros es pan para hoy y hambre para mañana. Ahora quieren echar a 200 más y la gente se empieza a preguntar dónde para esto”.
De acuerdo a su exposición, la otra conclusión a la que arribaron los trabajadores “es que la dirigencia que supuestamente los tenía que defender, está con la patronal. Ante eso, saben que se tienen que organizar. Así, los trabajadores despedidos empiezan a intervenir”.
El dirigente señaló también que “hay otros lugares donde están más preparados desde antes, como es el caso del INTI, que tiene una tradición de lucha más importante que la que pueda tener Dass. Entonces, en cuanto hubo despidos se tomó el Instituto. De las luchas que están transcurriendo en este momento, la del INTI es una de las que más posibilidades tiene de obtener resultados”.
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *