EN LOS ÚLTIMOS MESES

Se incrementó la cantidad de alumnos que asisten a los comedores escolares

“Desde febrero estamos pidiendo un incremento de los cupos de entre un 20 y un 25 por ciento”, explicaron los consejeros escolares Paola Ficca y Martín Laborda. Paola Ficca y Martín Laborda, tesorera y presidente del Consejo Escolar, hablaron con este diario del aumento en la matrícula en los comedores escolares del Distrito.
<
>
Paola Ficca y Martín Laborda, tesorera y presidente del Consejo Escolar, hablaron con este diario del aumento en la matrícula en los comedores escolares del Distrito.

Los consejeros escolares Martín Laborda y Paola Ficca, presidente y tesorera respectivamente, señalaron al hablar con este diario que en los últimos meses la asistencia de chicos a los comedores escolares aumentó en el Distrito de Azul entre el 20 y el 25 por ciento. Si bien el gobierno de la Provincia de Buenos Aires aún no aprobó esos cupos, los alumnos concurren igual porque la alimentación no puede esperar a que un funcionario firme un papel dando el visto bueno para su incorporación al sistema. “Hay escuelas en las que nunca se comía y ahora hay comedor”, indicaron, reflejando así la difícil situación económica y social. –

En los últimos meses, los comedores escolares que funcionan en el Distrito de Azul vieron incrementada la demanda entre un 20 y un 25 por ciento. Son números, porcentajes, pero detrás de ellos hay cada vez más chicos que necesitan recurrir al Servicio Alimentario Escolar para poder comer, al menos, una vez al día. Sin lugar a dudas, es una muestra más de cómo la actualidad económica repercute -y muy fuerte- en los hogares, colocándolos en una situación de vulnerabilidad cada vez más creciente.

Paralelamente, si bien el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires incrementó el valor que se destina a cada alumno, nada es suficiente. Con los 12,60 pesos por día que se asigna a cada chico hay que hacer malabares si lo que se busca es que estén relativamente bien alimentados.

En el Distrito de Azul funcionan 33 comedores escolares en los tres niveles de la educación -inicial, primario y secundario-, además de los Centros de Educación Complementarios, el Centro de Día Vivencias y las Escuelas Especiales. De los poco menos de 2000 alumnos que concurrían a fines del año pasado -con el receso escolar en el medio- hoy lo hacen más de 2400, cifra que llega a sobrepasar los niveles históricos.

 

Cupos aprobados y cupos reales –

El presidente del Consejo Escolar Martín Laborda y la tesorera Paola Ficca, fueron quienes hablaron con este diario sobre la situación.

En un principio comentaron que fue a partir de los primeros meses de este año que comenzaron a vislumbrar un aumento en la demanda de cupos en todas las escuelas del distrito.

Fue por esto que “desde febrero estamos pidiendo un incremento de los cupos de entre un 20 y un 25 por ciento. Presentamos en la Provincia un informe porque ya teníamos previsto que iba a aumentar ya que las escuelas venían al Consejo a pedir más cupos”, señalaron, para añadir luego que “hicimos un análisis de situación para mandar a Desarrollo Social de la provincia. En ese momento estaba el problema del cierre del Frigorífico y los despidos y suspensiones en San Lorenzo, además de una realidad que se va complejizando porque mucha gente se queda sin trabajo, los alimentos están cada vez más caros y muchas familias optan para que los chicos coman en la escuela y así les garantizan una comida”.

Con los datos enviados, tuvieron una reunión con los responsables de esa cartera provincial “y ahora estamos a la espera” para que actualicen los cupos.

Lo que sucede es que si bien hoy son más de 2400 los alumnos que concurren a los comedores, el Consejo Escolar tiene en realidad alrededor de 2000 cupos aprobados.

Esos 400 restantes son los que están pidiendo que se actualicen, ya que si bien los chicos acceden de todas maneras al comedor, la provincia no envía los fondos por ellos porque aún no los aprobó.

Consultados cómo hacen económicamente, consignaron que “empiezan igual y después desde el Consejo vemos cómo administrar los recursos”.

Explicaron que “cuando un padre va a la escuela a pedir que su hijo vaya al comedor porque no puede darle de comer, el chico va y come. Los chicos se siguen sumando”, por más que el gobierno provincial aún no mande sus partidas. Y dieron un caso concreto: en la Escuela 27 hay 90 cupos aprobados, pero sin embargo van 120 alumnos a almorzar.

En este contexto, subrayaron que “el Estado tiene que estar presente en uno de los derechos fundamentales que tienen los chicos, como es el de alimentarse. Si a nivel provincia se hace la ‘vista gorda’, problema de la provincia. Nosotros no actuamos así” y comentaron que cuando el mes pasado estuvo de visita en esta ciudad el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, le entregaron en mano una carpeta con este pedido. “No es que no nos hemos movido”, observaron los consejeros.

 

“Hay escuelas en las que no se comía y ahora hay comedor”

El incremento de entre el 20 y 25 por ciento de la asistencia a los comedores escolares es para los consejeros Laborda y Ficca consecuencia directa “de la situación social” que atraviesa hoy el país y, en este caso en particular, la ciudad de Azul.

En ese sentido, comentaron que el cierre del Frigorífico fue un duro golpe que se tradujo, casi automáticamente, en parte de la mayor demanda y que “repercutió directamente en el inicio de clases y en los comedores de muchas escuelas”.

Es más, ante la crítica situación en la que el empresario Marcelo Celeste dejó a cientos de trabajadores -desapareciendo de la noche a la mañana sin pagarles absolutamente nada-, desde el Consejo Escolar se organizó una campaña para asistir a los hijos de los empleados en el inicio de clases. “Nuestros proveedores y los sindicatos colaboraron con útiles escolares, zapatillas, guardapolvos porque fue muy fuerte lo que pasó” y el desamparo en el que quedaron las familias.

Más allá de este tema puntual, los consejeros también indicaron que la cantidad de alumnos que hoy concurren a los comedores está por encima de la media histórica en el distrito. “En 2010 se empezaron a reducir cupos (porque los chicos no necesitaban asistir); después, en los últimos dos años, se incrementaron otro poco y ahora tenemos que volver a pedir más cupos”.

Es más, advirtieron que “hay escuelas en las que nunca se comía y ahora hay comedor”, que se suman también a los comedores que se van abriendo en los barrios de la ciudad y donde concurren muchos niños azuleños.

“Es un reflejo de lo que pasa a nivel país”, apuntaron.

 

Valores “al límite” 

El de los recursos es todo un tema. Administrarlos y hacerlos rendir lo máximo posible es tarea del Consejo Escolar.

El 1° de mayo de este año, la provincia llevó de 6,30 pesos a 12,60 el monto de las raciones diarias por alumno en los comedores escolares.

“De marzo a abril funcionamos con 6,30 pesos y se hacía difícil”, indicaron. “De todas maneras, cuando en esos meses salió que en muchos comedores estaban dando sólo fideos y arroz, nosotros seguimos comprando carne, pollo, arroz, fruta, verdura, todo lo que podíamos. Sabíamos que se podía llegar a generar un defasaje, pero la idea era dar la mejor calidad posible y después buscar cómo financiar para no generar deuda”.

Y, según advirtieron, la administración no les salió mal. “Al día de hoy, llevamos bien las cosas -aseguraron-. Se pagó a todos los proveedores que están cobrando al día”.

El incremento del 100 por ciento en el monto de cada cupo ayudó, pero la creciente inflación mensual no hace fácil las cosas.

“El valor venía muy atrasado. Los 6,30 pesos que se destinaban por chico eran insuficientes. Marzo y abril nosotros tuvimos que manejarnos con ese valor, ahora los 12,60 ayudan más porque tenemos más aire, pero no es lo ideal. Estamos siempre al límite”, dijeron para finalizar.

 

EL DATO

Además de los comedores escolares, el Servicio Alimentario Escolar también comprende la copa de leche que es universal, por lo que en el Distrito de Azul la reciben unos 6000 chicos. Según indicaron los consejeros escolares, el monto de la copa también se incrementó a partir del 1° de mayo: de 3,20 pesos pasó a 6,40 por día por alumno.


LOS MENÚES

Los menúes para los comedores escolares son enviados desde la provincia, pero la realidad es muy diferente al papel en el que algún funcionario plasma lo que deberían comer los chicos.

“Es imposible ajustarse a ese menú -indicaron Martín Laborda y Paola Ficca- porque si se lo cumple se deberían gastar 50 pesos por chico, y eso es imposible para el dinero que manejamos”, que paradójicamente es el que envía la provincia.

Por esto, explicaron que “se fue readecuando y se les da un menú variado cada día”.

Especial hincapié hicieron en que “se les da una muy buena comida el lunes y también el viernes, con una carga calórica importante, porque por ahí hay chicos que el sábado y el domingo no comen”.

El resto de los días “nos vamos manejando para que no consuman tanta harina ni siempre lo mismo. Por eso hacemos que se entreguen frutas, verduras, carne, pollo”.

Esto llevó, según comentaron, a que algunas escuelas se pasaran del presupuesto. “Nosotros les decíamos que se pasasen, que desde el Consejo de alguna forma nos íbamos a arreglar porque lo importante es que los chicos coman y que tengan una dieta lo más equilibrada posible”.

Advirtieron además que “hay comedores en los que los cocineros tienen mucha voluntad y se las ingenian para optimizar los recursos. Con el pan viejo, por ejemplo, hacen budín de pan o tostadas. No se descarta nada”.

Paralelamente, comentaron que desde el Consejo están trabajando en un proyecto para presentar en el Concejo Deliberante para que quienes sean designados como cocineros tengan las nociones necesarias para desenvolverse en ese puesto, además de otras cuestiones como Libreta Sanitaria y demás requisitos que en otros lugares exigen.


PROVEEDORES Y PRECIOS

En cuanto a la partida que reciben para solventar el Servicio Alimentario Escolar, Martín Laborda y Paola Ficca señalaron que “está depositado en tiempo y forma” y que eso les permite manejarse diferente con los proveedores.

“En febrero hicimos una licitación por seis meses, más allá de que había mucha incertidumbre por los precios y algunos proveedores no querían porque no se sabía qué iba a pasar. De todas maneras, lo hicimos y cubrimos todos los productos. Ahora volvimos a licitar hasta enero de 2017 y hemos sumado proveedores nuevos porque la idea es tener variedad”, sostuvieron los consejeros.

Como los pagos se están haciendo a 30 días “podemos pelear los precios de otra manera. Además, abrimos el espectro y convocamos a más proveedores. Sucede que si hay un solo proveedor, cobra lo que quiere. De hecho hemos visto un proveedor al que no le afectó la inflación en absoluto porque bajó los precios un 40 por ciento más o menos, comparando lo que licitó en febrero y lo que licitó ahora. Debe ser la única persona en el país a la que la inflación no le afecto”, comentaron irónicamente.


OBRAS DURANTE LAS VACACIONES 

Por otra parte, Martín Laborda y Paola Ficca hicieron referencia a algunas de las obras que se están haciendo durante este receso invernal.

En este sentido, indicaron que en el Jardín 902 se están modificando los baños “haciendo que cada inodoro tenga su habitáculo, porque hasta ahora estaban juntos. Esta fue un pedido que nos hizo la directora cuando arrancamos el año”.

También se está haciendo una limpieza integral en la Escuela 66 y en la Escuela Normal, “después de los episodios de hace unos meses estamos haciendo el sellado de las rejillas, arreglo de puertas y colocación de burletes para que no haya más problemas. Además, también una limpieza integral del edificio y los baños, en particular. Es una de las escuelas más grandes de Azul y demanda mantenimiento”.

En el Centro Educativo para la Producción Total -CEPT- de Pablo Acosta está terminándose un aula, con la colocación del techo y las aberturas; mientras que en la Escuela Media 2 de Cacharí, se le dio impulso también a la terminación de un salón.

Estas obras se hacen con el Fondo Compensador que maneja el Consejo Escolar.

En lo que hace a la realidad edilicia de las escuelas del Distrito, indicaron que “hay obras que están pendientes desde hace años, para las que se va a utilizar el Fondo Educativo, como el techo de la Escuela Técnica 2”.

Hicieron referencia además a la Escuela 36 -Chaves casi Ruta 51-, donde funcionan jardín, primaria y secundaria “que hay que darle un impulso importante. Es un edificio de una escuela rural, chiquito, así que ahí tenemos una demanda urgente”.

Como este caso, hay varios en el Distrito donde los servicios son compartidos por los distintos niveles de la educación.

En pleno invierno, el tema del gas también se está trabajando desde el Consejo Escolar. “Tenemos que ocuparnos de los problemas que surgen en todas las escuelas, desde la puesta en marcha de un calefactor a hacer recambio de calefactores, y asegurarnos que los chicos no pasen frío. En la zona rural nos manejamos con tubos y las llamadas chanchas. Pero en este tema no hemos tenido problemas”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *