LOS INDAGARON AYER A LA TARDE EN TRIB

Se negaron a declarar los cuatro acusados del robo que el viernes sufrió una mujer en Guido Spano y Moreno

Voceros allegados al sumario penal que se está instruyendo informaron que el conductor de la camioneta es un hombre que trabaja actualmente en un establecimiento rural. Los demás acusados del robo son tres jóvenes. Uno de ellos tiene 18 años, otro 19 y el tercero 21. Hasta anoche, los acusados de este robo seguían privados de la libertad en la comisaría primera. Después de que se negaron a declarar cuando fueron llevados a Tribunales, desde la Fiscalía actuante en la causa penal que se inició fueron solicitadas que las aprehensiones de los cuatro fueran convertidas en detenciones.
<
>
Hasta anoche, los acusados de este robo seguían privados de la libertad en la comisaría primera. Después de que se negaron a declarar cuando fueron llevados a Tribunales, desde la Fiscalía actuante en la causa penal que se inició fueron solicitadas que las aprehensiones de los cuatro fueran convertidas en detenciones.

A la víctima, tras golpearla e intentar agredirla con un cuchillo, le habían sustraído la cartera. Los autores del hecho se movilizaban en una camioneta. Instantes después a sucedido el robo, fueron aprehendidos en Las Flores y Belgrano, justo frente a la sede de la comisaría primera. Fuentes policiales y judiciales informaron que el conductor de la camioneta es un hombre que trabaja en un establecimiento rural y que tiempo atrás lo hizo también en una pinturería. Los demás implicados en el hecho son tres jóvenes.

 

Un hombre y tres jóvenes son los acusados del robo que el pasado viernes en horas de la noche sufrió una mujer en esta ciudad, en momentos que la víctima regresaba caminando a su casa y en Guido Spano y Moreno fue interceptada por los asaltantes, que se movilizaban en una camioneta.

Los ahora imputados habían sido trasladados ayer a la tarde a Tribunales, donde fueron indagados por el ilícito que se les atribuye, después de que el mismo viernes, instantes más tarde a ocurrido el robo, fueron aprehendidos cuando circulaban en una Chevrolet S-10 de color gris.

El vehículo fue interceptado por personal policial luego de una breve persecución, cuando pasaba por la sede de la Seccional Primera local, en Las Flores casi Belgrano.

Una vez requisado el rodado, en el interior del mismo se hallaron elementos considerados de interés para esa causa penal que se está instruyendo ahora desde la UFI 13, la Fiscalía del Departamento Judicial Azul con sede en esta ciudad que en forma interina está a cargo del Dr. Javier Barda.

Además de que fue recuperada la cartera que instantes antes le sustrajeron a la víctima de este episodio delictivo, se incautó un cuchillo que portaba uno de los coautores de este robo.

Con ese arma blanca la mujer -según contó ayer en diálogo con este diario- intentó ser agredida por uno de los asaltantes cuando el ilícito se llevaba a cabo. Al mismo tiempo, dos más le aplicaron varios golpes de puño en su región abdominal, mientras forcejeaban con ella hasta que lograron sustraerle la cartera, aunque no pudieron hacer lo mismo con un teléfono celular que la víctima también tenía.

Según lo que fuentes policiales señalaron, entre los acusados de cometer este hecho hay uno que es empleado de un establecimiento rural y que tiempo atrás trabajó también en una pinturería.

Voceros policiales y judiciales identificaron ayer a los aprehendidos como Agustín Ariel Barrionuevo, de 18 años; Enrique Ferioli (19); Braian Héctor Ponce (21) y Gustavo Andrés Zeballo (32).

El mayor de los acusados de cometer este ilícito era quien conducía la camioneta que la Policía incautó, una vez que los cuatro ocupantes del rodado fueron aprehendidos en la puerta de la Seccional Primera.

 

No declararon

La causa penal que se inició por lo sucedido anteayer cuando era alrededor de la hora 22 en la esquina de Guido Spano y Moreno está caratulada, en principio, como robo doblemente agravado, en poblado y en banda y por el uso de arma, según señalaron a este diario voceros judiciales allegados al sumario penal que se está instruyendo.

Por ese ilícito, en carácter de presuntos coautores, los aprehendidos fueron indagados en Tribunales ayer por la tarde, una vez que los trasladaron a sede judicial desde la comisaría primera, la dependencia de seguridad donde por el momento permanecen privados de la libertad.

De acuerdo con lo señalado con relación a esa indagatoria, ninguno de los imputados declaró.

 

El robo

Una mujer que tiene 33 años y se llama Yanina Valeria González se convirtió anteayer en la víctima de este episodio delictivo, ocurrido cuando regresaba caminando a su casa después de que había hecho unas compras en una despensa cercana al lugar donde fue interceptada por los ahora aprehendidos.

Mientras que uno de ellos se quedó aguardando el desenlace del robo en la camioneta que guiaba -Zeballo-, sus cómplices descendieron del rodado para interceptar a la mujer, forcejear con ella, golpearla y, en el caso de uno de ellos, intentar agredirla con ese cuchillo que portaba.

Los autores de este ilícito sólo pudieron robarle la cartera a la mujer, ya que ella intentó resistirse al asalto y de esa manera evitó que también le sacaran un teléfono celular que en ese entonces llevaba en una de sus manos.

Ni bien se apoderaron de la cartera de la víctima, los tres sujetos que la asaltaron subieron a la camioneta en la que los aguardaba el otro implicado en este robo. Y según contó González en la nota mantenida ayer con este diario (ver cuadro) en principio el vehículo no arrancó, aunque después el sujeto que lo conducía logró encenderlo para, por calle Moreno, darse a la fuga y doblar en Puan.

La propia González, una vez que los ladrones huyeron, llamó a la Policía y brindó los datos relacionados con el tipo de vehículo en el que circulaban los sujetos que la habían asaltado.

De esa manera, policías de diferentes dependencias de seguridad de la ciudad implementaron un operativo cerrojo que permitió localizar a la Chevrolet S-10 en San Martín y Avenida Catriel. La persecución que se inició derivó, instantes más tarde, en que el rodado fuera interceptado en Las Flores casi Belgrano, justo en la puerta de la comisaría primera.

En ese lugar, en medio de un importante operativo, los cuatro ocupantes del rodado fueron aprehendidos y esposados, al tiempo que en el interior del vehículo eran hallados la cartera de la mujer y el cuchillo ya mencionados.

 

El dato

Después de cumplida con la indagatoria a los acusados ayer a la tarde en Tribunales, desde la Fiscalía actuante en el expediente judicial que se inició por lo ocurrido fue solicitado que las aprehensiones de los cuatro fueran convertidas en detenciones. Sobre ese pedio, muy posiblemente en el transcurso del día de hoy, iba a resolver la Dra. Mariana Irianni, a cargo del Juzgado de Garantías número 1.


“LOS TRES GIRABAN ALREDEDOR DE MÍ Y ME PEGABAN”

“Creo que esto fue al boleo. Ellos me vieron cuando salía de la despensa y me estaban esperando, pero no creo que me hayan estado siguiendo”, dijo ayer en diálogo con este diario Yanina Valeria González, la mujer que el pasado viernes en horas de la noche se convirtió en la víctima de un robo que instantes después derivó en las aprehensiones de los cuatro presuntos autores del hecho, cuando en una camioneta pasaban frente a la sede de la comisaría primera.

La mujer, que cuida a un anciano y está estudiando Enfermería, no quiso que le fuesen tomadas fotografías. “Ponete en mi lugar, tengo miedo”, señaló en ese sentido para después reconocer el rol de la Policía en este hecho que la tuvo como víctima.

“Lo que sí, quiero que destaquen el accionar y la atención de la Policía, que fue muy bueno”, dijo.

Al ser consultada sobre cómo se encontraba luego de la experiencia de victimización que le tocó atravesar, cuando el viernes -minutos antes de las 22- le sustrajeron en la calle su cartera tras amenazarla con un cuchillo y golpearla, sostuvo:  “Estoy bien. Pero esto te da impotencia porque no esperás que alguna vez te pase”.

Ese mismo viernes por la noche, después de las aprehensiones de los ahora acusados de cometer este hecho, González concurrió a la comisaría primera para dar su versión de lo que fue este robo.

Su relato en sede policial sobre lo sucedido fue similar al que ayer brindó en la charla mantenida con EL TIEMPO.

“Nunca me había pasado nada. Es la primera vez que me pasa algo”, recordó para después contar: “Yo estaba llegando caminando a mi casa. Justo había ido a la despensa que está en Guido Spano y 25 de Mayo. Cuando salí de ahí, llegando a la esquina de Guido Spano y Moreno estaba la camioneta estacionada, pero no le presté atención”.

“No fue una entradera -aclaró teniendo en cuenta que, en principio, el robo que sufrió se mencionaba que había tenido esas características- porque yo iba caminando y me faltaban un par de cuadras para llegar a mi casa”.

Según dijo, fueron tres los sujetos que se bajaron de una camioneta Chevrolet S 10 color gris para atacarla con fines de robo en la esquina de Guido Spano y Moreno.

“Uno, que era el más grandote, estaba todo tapado. Me manoteó la cartera y empezó a tironearla. Pero como yo no la soltaba, entre todos me empezaron a pegar trompadas en el estómago. En la otra mano yo tenía mi teléfono celular. Y cuando se dieron cuenta de eso, otro de los que había bajado me lo quiso sacar. Pero yo tampoco lo soltaba. Entonces, me empezó a tirar puntazos con el cuchillo, en el brazo y en el estómago”, aunque sin que -afortunadamente para ella- el agresor llegara a herirla con ese arma blanca que portaba.

“Yo empecé a los manotazos y al celular no lo solté. De última, sólo iba a dejar que se llevaran la cartera, aunque tenía los documentos y un poco de dinero. Pero en ese momento pensaba más en el teléfono, que es muy costoso y me costó mucho comprármelo”.

“Los tres giraban alrededor de mí y me pegaban. Una vecina escuchaba mis gritos. Pero no se animó a salir de su casa. Recién salió cuando ellos ya se fueron”, recordó también sobre ese robo que sufrió.

Una vez que los delincuentes se apoderaron de la cartera de la mujer, inmediatamente se subieron a la camioneta en la que andaban, lugar donde aguardaba el desenlace del robo el joven que conducía el vehículo.

Pero en principio, según contó González, la camioneta no arrancó, por lo que transcurrieron algunos minutos hasta que finalmente esos cuatro sujetos, una vez que el rodado se puso en marcha, lograron darse a la fuga.

“Cuando me sacaron la cartera se subieron enseguida a la camioneta. Pero al principio no les arrancó. Yo veía que no les arrancaba y que el que manejaba, que no se bajó, estaba a cara descubierta. Después, cuando salieron, lo hicieron a todo lo que podían por Moreno y doblaron por Puan, donde casi levantan por el aire a una moto que en ese momento iba pasando”.

“Una vez que reaccioné -continuó relatando ayer González en la charla mantenida con EL TIEMPO- llamé a la Policía para pasarle los datos de la camioneta. Tengo justo un compañero que tiene una camioneta igual, por lo que me di cuenta de que era una Chevrolet. A los cinco minutos, la Policía llegó adonde yo estaba. Y mientras me tomaban los datos, escuché que los habían agarrado en la esquina de la comisaría”.

Por último, al ser consultada sobre las secuelas de la agresión que sufrió,  sostuvo: “Me pegaron trompadas en el estómago y ahora es como que me empieza a doler. Y también tengo dedos marcados en el brazo y unos raspones, que no sé si fueron por el cuchillo o por los rasguños que me dieron”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *