Se presentará “Nadie nace virgen”, de Sergio Fitte  

En Oliva Drys Espacio de Arte se pondrá a consideración del público del décimo libro de este autor oriundo de Chillar. En este sentido, cuenta con ilustraciones de varios artistas entre ellos Osvaldo Morúa.

Sergio Fitte presenta este sábado el libro llamado “Nadie nace virgen” en Oliva Drys Espacio de Arte.  

El sábado 9 a las 20 horas se presentará en Oliva Drys espacio de arte, Prat 675, el décimo libro del escritor Sergio Fitte, Nadie nace virgen. Con la presencia del autor, el editor Daniel Wolkowicz, Osvaldo Morua y otros artistas que ilustraron el libro, se llevará a cabo la presentación de Nadie nace virgen.

En diálogo con el autor oriundo de Chillar, compartió aspectos que hacen al origen del libro y su relación con la literatura. También Daniel Wolkowicz, editor y diseñador que estuvo al cuidado de la edición, brindó sus apreciaciones de esta nueva edición.

 – ¿Por qué escribís?

– Para perseguir la felicidad. Cuando escribo soy casi feliz. Además sé que el día que escribo me transformo en un super hombre y ese día no me voy a morir.

– ¿En qué período de tu escritura te encontrás?

– La escritura es una búsqueda permanente. Por lo tanto deambulo por ese lugar. Nadie Nace Virgen es mi 10º libro. Viene de hacer su primera aparición pública en la 44ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires con buena repercusión. Igual la idea es continuar buscando.

– ¿En que están basados los relatos de Nadie nace virgen?

– En situaciones cotidianas de la vida real. En este caso, primero está la realidad y luego la literatura. Hay ironía de diferentes modos en cada texto. Para ser escritor hay que ver la vida con ojos de escritor. Estar atento. Eso es lo que me propuse hacer con mi último trabajo. Abundan los personajes poco queribles: alcohólicos, hombres que le pegan a las mujeres, mujeres que le pegan a sus hijos y siempre alguien que se alegra o se ríe en silencio de los problemas que tienen los otros. Cada vez que me toca dar una charla suelo preguntar cuántas personas borrachas, castigadoras, incluso violadores, hay en la sala. Nunca nadie levanta la mano. De acuerdo a las estadísticas en esta clase de reuniones deberían esconderse algún personaje con las características mencionadas. Deben andar escondidos o a lo mejor me sigue un público muy correcto, pulcro y bien educado. Igual todas las caras me suenan sospechosas. Por eso hay que andar atento y aprovechar para sonreírles y venderles el libro.

– Hoy me decías que hay gente a la que le choca tu literatura.

– En estos relatos trabajo mucho los bordes de la literatura. Me gusta darle un cachetazo en la cara al lector desprevenido. De paso me sirve para tratar de contestarme la pregunta: existen los límites dentro de la literatura. Para el caso de que la respuesta sea positiva: quién se encarga de poner esos límites el lector o el escritor. O ambos. A mi me gusta pensar que el escritor es el que manda. El escritor es Dios con lapicera. De todas formas no te puedo negar que existen grandes grupos de personas desesperadas que corren atrás del arribo de la última revista Para Ti. Eso marca algo. Por suerte también podemos tener a mano a Saer a Aira a Fitte (sic).

– ¿Hay algún tema que dejes excluido de tu repertorio literario?

– No. Es más, en una época, buscaba temas lo más aberrantes posibles (no por eso menos reales) y realizaba mis experiencias. Algunos están en este último libro. Quizás el más fuerte de los que componen la obra sea uno que ilustró justamente Osvaldo Morua. Los invito a que lo descubran ustedes mismos se llama “Decile amor”.

– ¿Cómo surge la publicación de Nadie Nace Virgen y como se da la posibilidad de que sea un libro ilustrado?

– A través de las redes sociales fui contactado por Daniel Wolkowicz, él es el dueño de Wolkowicz Editores. Me propuso la locura de editar un libro ilustrado con los costos que ello conlleva. A lo largo de nuestras charlas vía Facetbook fuimos avanzando (dejo aclarado que nunca vi ni hablé telefónicamente con Wolkowicz), recién casi a lo último del recorrido me vengo a enterar que Daniel es uno de los diseñadores gráficos más importantes que tiene la Argentina. Los ilustradores Ale Moreno y Moreno, Martín Malamud y Horacio Petre, todos acercados por Daniel, salvo Osvaldo Morua que lo sumé yo, tienen una larga carrera no solo de nivel nacional sino también internacional. Todo esto sumado al gran diseño del libro lo terminan convirtiendo en algo más que un simple libro. Sin dudas Nadie Nace Virgen es una obra de arte con mayúsculas.

– ¿De dónde viene el título?

– Creo que tiene que ver con un conjunto de cosas que voy desplegando a lo largo de los relatos. No es una cosa única y puntual. Solo aquel que lo lea va a entender el por qué del título. Para aquellos que no tengan interés, que se hagan a la idea de que nadie es quien cree ni dice ser. Uno es una cosa bien distinta.

– Hiciste referencia a las redes sociales. ¿Cómo influyen en tu manera de escribir?

– A mí en particular me han abierto muchas y nuevas puertas. Así es que a raíz de la visualización que me dan las redes estoy escribiendo para varias revistas literarias de acá y también del exterior (siempre en habla hispana). También estoy leyendo para varios programas de radio, hasta me he sumado como columnista de una radio de Tilcara. Hace unos años esto hubiese sonada a locura. Pensándolo bien hoy también es una locura que un tipo se detenga a escuchar lo que leo desde un lugar tan remoto, sentado cómodamente en un sillón de pana rojo.

¿Qué esperás que suceda con Nadie Nace Virgen?

Espero que me de unos buenos dividendos. Que es lo que más vengo necesitando. Que de una buena vez me pueda hacer millonario. Ser millonario es lo único que interesa en esta vida ¿o no? Y cuando sea millonario quiero comprarme un helicóptero. Siempre me gustaron los helicópteros.

LA PALABRA DEL EDITOR

Daniel Wolkowicz es Arquitecto, Diseñador Gráfico e investigador, ha ocupado numerosos cargos dentro de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo  de la UBA, como los de Vice-Decano (1994-1996), director en dos oportunidades de la carrera de Diseño Gráfico (1990-1994 y 2006-2010), subdirector de la misma (1987-1990) y profesor titular de las asignaturas Diseño I, II y III. También dirige la editorial Wolkowicz Editores responsable de la edición del libro de Sergio Fitte, también dialogó con El Tiempo donde expresó conceptos sobre el mundo editorial, la presentación en Azul en la que estará presente este sábado y la relación palabra e imagen.

¿Qué representa hoy en día el desafío de una editorial? 

Una editorial independiente en la Argentina siempre ha sido un enorme esfuerzo, si bien Buenos Aires es la ciudad que tiene más librerías por habitante, la cadena de comercialización y distribución es compleja. A pesar de ello el amor por los libros y brindar posibilidades a escritores para que tengan la posibilidad de editar es más una tarea de las editoriales pequeñas que de los grandes grupos editores.

– En la edición de Nadie nace virgen de Sergio Fitte se conjuga la palabra y la imagen. ¿A qué se debe esa relación y cuál fue el criterio para la selección de los artistas plásticos?

– Los cuentos de Sergio Fitte son breves y contundentes, generan imaginarios intensos y finales sorpresivos. Conocí su obra por Facebook y le propuse hacer el libro, es el primer caso que edito un autor a quien no conocí en persona y que recién en la presentación en Azul tendré el gusto de ver. Cuando diseñé la puesta en página del libro vi que cada cuento entraba en una página y pensé que sumaría valor enfrentar una ilustración al texto, se lo propuse y aceptó entusiasmado, solo puso una condición que uno de los ilustradores debería ser Osvaldo Morua, invité a Alejandra Moreno, Horacio Petre y Martín Malamud con los cuales ya habíamos encarado proyectos juntos, fijamos formato y cada uno decidió que cuentos ilustrar. Confieso que fue una incógnita lo que recibiría de ellos, mágicamente cuando empecé a recibir las ilustraciones la coherencia en la diversidad era increíble y el libro se transformó en una unidad visual y literaria.

– Usted tiene una destacada trayectoria como profesor universitario y diseñador, entre otras actividades profesionales. ¿Cuál es su opinión sobre la educación?  

– Hace 33 años que soy profesor en distintas universidades en Buenos Aires y el interior del país, quizás este sea uno de los momentos más críticos del sistema educativo todo. Más allá de la falta de presupuesto, el modelo pedagógico necesita de cambios estructurales y conceptuales, el rol de los maestros y profesores ha cambiado definitivamente, hoy no somos los dueños del saber ni los referentes del conocimiento; a un clik de mouse se puede acceder al conocimiento universal. Nuestra función debe ser otra, hoy somos motivadores de la curiosidad, animadores de la búsqueda y estimuladores para generar cruces entre saberes. La acumulación no genera innovación si no podemos ver las relaciones que existen entre las distintas disciplinas y aprender a construir una nueva forma de enseñanza colaborativa donde todos aprendemos de todos donde el juego y el disfrute garantice la formación de futuras generaciones.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *